Secciones
Síguenos en:
A voz en Cuello

A voz en Cuello

La Corte tiene grabaciones que revelan cómo familiares del presidente de la Cámara, Alfredo Cuello Baute, le consiguieron apoyo de 'Jorge 40'.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de mayo 2007 , 12:00 a. m.

EN FEBRERO DE 2002, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía envió al Cesar una comisión de los mejores investigadores del CTI para establecer quién estaba detrás de las masacres y asesinatos selectivos que habían convertido las elecciones parlamentarias en uno de los procesos más cruentos de la historia reciente.

A partir de las denuncias recibidas, los comisionados se dedicaron a seguir a algunas personas e hicieron una lista de los teléfonos que debían ser intervenidos. El primer número de la lista era el 583 8652, asignado a una casa de Valledupar donde vivía Ana Carolina Vélez, esposa del jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, Jorge 40. Gerente regional de una compañía aérea y miembro de la alta sociedad cesarense, la señora Vélez no tenía incriminación alguna pero los agentes del CTI encargados de las interceptaciones telefónicas suponían que por medio de ella muchas personas podrían buscar contacto con el jefe paramilitar.

No se equivocaron. Entre el 27 de febrero y el 12 de marzo grabaron cerca de 80 llamadas que también les permitieron establecer relaciones con otros teléfonos. Clasificadas y archivadas en discos que fueron anexados a los expedientes 779 y 779 A, entre las grabaciones había 16 que comprometían a la señora Vélez; a Yolanda Pupo Pupo (fallecida hace dos años), tía de Jorge 40 y madrina de Alfredo Cuello Baute, entonces candidato a la Cámara; a  Astrid Baute, tía del candidato, y al jefe paramilitar, a quien todos llaman El Compadre.

Organizadas en forma cronológica, las conversaciones dejan en evidencia que por petición de Astrid Baute -sus interlocutores la llaman La Doña-, Yolanda Pupo Pupo se comprometió a conseguir que su sobrino Jorge 40 apoyara la aspiración de su ahijado Alfredo Cuello y le ayudara a recuperar territorios que electoralmente consideraba perdidos, como ese en el que lo aventajaba Álvaro Morón, uno de sus principales contrincantes.

Sin embargo y tal vez porque no tenían relación clara con los crímenes investigados entonces, la Fiscalía no le dio tratamiento especial a las grabaciones  y se limitó a dejarlas en los expedientes que fueron cambiando de manos a medida que se presentaban riesgos para los funcionarios judiciales. Así terminaron archivados entre un sinnúmero de pruebas en la Fiscalía Quinta Especializada de Santa Marta.

Eureka

A comienzos de marzo pasado, los magistrados auxiliares de la Sala Penal de la Corte que instruían el proceso de la parapolítica ordenaron una inspección en Santa Marta y encontraron información clave que podría tener un valor probatorio superior al del computador de Jorge 40.

Entre el material recopilado están las grabaciones relacionadas con la campaña de Cuello Baute, hoy presidente de la Cámara. Estas fueron transcritas y analizadas por dos investigadores de criminalística del CTI y sirvieron de base para que, a mediados de abril, la Corte lo citara para interrogarlo dentro de una investigación preliminar.

Desde entonces, el presidente de la Cámara ha insistido en que jamás tuvo trato alguno con paramilitares ni buscó su apoyo para su causa electoral, y asegura que las grabaciones en manos de la Corte sólo registran conversaciones de una tía suya con una familiar de Jorge 40 pero que no revelan nada sustancial. "Ahí se oye a dos vallenatas hablando de mí", dice.

Sin embargo, CAMBIO tuvo acceso a las grabaciones, cuyo contenido podría resultar mucho más sustancioso que lo que Cuello acepta. No sólo dejan en evidencia las gestiones de Yolanda Pupo y Astrid Baute para conseguir el apoyo de Jorge 40 para él, sino que este y su hermano, el ex superintendente de Notariado y Registro Manuel Guillermo Cuello Baute, visitaron a paramilitares para consolidar el apoyo electoral (ver recuadro).

Las evidencias, sin embargo, están por ahora en proceso de evaluación y sólo la Corte podrá determinar si, como lo afirma el joven dignatario de la Cámara, las conversaciones no fueron autorizadas  por él y sus protagonistas actuaron por su propia cuenta y riesgo. 

 

LAS CONVERSACIONES

Hay varias conversaciones grabadas que confirman el interés que tienen Astrid Baute, La Doña, tía de Alfredo Cuello Baute, y Yolanda Pupo, tía de Jorge 40 y madrina del hoy presidente de la Cámara, de asegurar el apoyo del jefe paramilitar a Cuello, pues en ese momento hay una fuerte puja entre las cabezas de lista al Congreso.

27 de febrero de 2002.

YOLANDA PUPO: ¿Pero el candidato ha vuelto a hablar por allá con el Compadre?

ASTRID BAUTE: Sí, el debe estar hablando por allá con él, porque el candidato todo se lo consulta al compadre.

YOLANDA: Ah, entonces mañana yo sondeo a ver cómo va todo.

 

28 de febrero, 11:10 a.m.

YOLANDA PUPO: Oye Any (Ana Carolina Vélez, esposa de Jorge 40).  ¿cómo está el Compadre?

ANY: Él está bien...

YOLANDA PUPO: Cuando hables con él, dile que me eche una llamadita.

 

28 de febrero, 1:10 p.m.

YOLANDA PUPO: ¿Ya sabes que lo hablé con el ahijado (Alfredo Cuello)?

ASTRID BAUTE: Sí, ya lo sé. Muchas gracias.

YOLANDA: Bueno, también le mandé una razón al Compadre con su esposa para que me llame... pero por teléfono es mejor no hablar.

ASTRID: Pero creo que la razón la tienes que mandar es con Vicky Sánchez (una especie de secretaria de Jorge 40 en Valledupar)

YOLANDA: Sí, entiendo, con Vicky. Pero de todas maneras yo ya hablé con Alfredito y él me contó cómo iba todo.

 

8 de marzo, 7:42 a.m. 

YOLANDA PUPO: Bueno, yo estoy esperando el triunfo del ahijado.

JORGE 40: ¿Quién es el ahijado?

YOLANDA PUPO: Alfredito.

JORGE 40: Ah, sí. Yo lo he visto que está luchando, pero todo depende del trabajo que haya hecho.

YOLANDA PUPO: Ayer estuve con mi hermano Edgardo y le rogué que se fuera por el ahijado. Pero él está con Matos para la Cámara y por el Senado está con Vicente Blel. Se lo pedí delante de Ceci y de Rodrigo (padres de Jorge 40), pero es que él es terco...

JORGE 40: Sí, sí, claro que de todas maneras hay que apoyar a Mauricio. (Según el CTI se trataría de Mauricio Pimiento).

YOLANDA PUPO: Todos vamos a votar por Mauricio y por Alfredito.

 

8 de marzo, 8:02 a.m.

ASTRID BAUTE: Estamos mal porque alguien se nos quiere meter por allá por Hurtado (balneario sobre el río Guatapurí, entre Valledupar y Patillal)

YOLANDA PUPO: No, no te preocupes que todo va bien.

ASTRID: De todas maneras tengo mucha angustia y acabo de hablar con tu sobrina, con Any (esposa de Jorge 40). Pero eso no lo hablemos por teléfono.

YOLANDA: Sí, es mejor no hablar de eso por teléfono, pero puedes estar tranquila porque de parte del Compadre todo está bien.

ASTRID: ¿Cuándo volviste a hablar con él?

YOLANDA: Por teléfono no se puede...

ASTRID: Yo hablé con Any y le pedí que por el santo Ecce Homo, por la amistad y por todo, nos ayude porque por el otro lado de Hurtado las flores se quieren caer y se están desviando para otros lados.

YOLANDA: No hables más por aquí. Nos vemos en el salón de belleza de Ibis.

 

8 de marzo, 11:43 a.m.

Ese día Yolanda vuelve a comunicarse con su amiga para informarle que "parece que todo se arregló", pero insiste en que de todas maneras le dejó una nueva razón a el Compadre para pedirle un último empujoncito para Alfredo. Una hora después, las dos  vuelven  a hablar sobre un tema más específico que hoy capta la atención de los investigadores: Una posible reunión de Cuello Baute con hombres de Jorge 40 para refrendar el apoyo de éste:

YOLANDA PUPO: ¿Ya se calmaron las cosas?

ASTRID BAUTE: Sí, tranquila. Y no digas nada pero el ahijado (Cuello Baute) y mi sobrino Manuel Guillermo están allá porque la orden era que fueran cerca. Vicky también habló para aclarar las cosas porque hubo personas que fueron a decir un poco de mentiras del candidato para dejarlo caído.

YOLANDA: ¿Ellos van para donde el Compadre?

ASTRID: No, a donde unos sulbalternos de él. Pero el Compadre ya habló con ellos y ordenó solucionar todo.

 

UN CIERRE DE GRATITUD
8 de marzo,  2:52 p.m.
YOLANDA PUPO vuelve a comunicarse con Astrid Baute, La Doña, para preguntarle si Alfredo y Manuel Guillermo Cuello Baute ya han regresado de la reunión con los representantes de Jorge 40. "Sí, Alfredo estaba muy nervioso pero vino, almorzó y se volvió a ir -le dice La Doña-. Dijo que ya todo estaba claro".
Los contactos telefónicos se mantuvieron hasta el 12 marzo, dos días después de las elecciones parlamentarias en las que Cuello Baute logró su curul en la Cámara. El 12, a las 16:41 p.m., Yolanda Pupo llama a la esposa de Jorge 40, Ana, para felicitar a un hijo que ese día cumple 11 años y para agradecerle el apoyo que hizo posible la elección de su ahijado Alfredo. "El compadre -dice Yolanda-- se portó con ese muchacho como la mejor maravilla del mundo". 

CUELLO BAUTE
SE DEFIENDE
"No entiendo cómo hace el CTI para interpretar unas conversaciones en tono coloquial que yo mismo no he podido entender".
"Las damas de esas conversaciones son personas de la tercera edad que no hacían parte de mi campaña y que no fueron autorizadas por mí para hacer gestiones ni ante Jorge 40 ni ante nadie".
"Cuando se producen esas charlas, 20 días antes de las elecciones, ya la suerte de la campaña estaba echada. No iban a ser esas señoras las que iban voltear una tendencia electoral".
"Una de esas conversaciones muestra que Jorge 40 ni siquiera me conocía".

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.