Secciones
Síguenos en:
$ 52 millones regaló un cajero automático de Bancolombia, durante dos horas

$ 52 millones regaló un cajero automático de Bancolombia, durante dos horas

Fue el pasado 27 de marzo, minutos después del mediodía. Una de esas estaciones, en la Avenida Eldorado, entre avenidas Boyacá y 68, en Bogotá, empezó a 'botar' plata a diestra y siniestra.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 2007 , 12:00 a. m.

Era una tarde soleada de martes y alrededor hombres de corbata a rayas y ejecutivas de minifalda caminaban en busca del almuerzo.

La escena era la misma que todos los días, excepto por un detalle: el cajero de la izquierda (hay dos) permanecía vacío mientras que el otro estaba a reventar. Y eso que era fin de mes, días en que las cuentas de los usuarios están más vacías que nunca.

-¿Está dañado o qué?-, preguntó una señora de unos 60 años mientras buscaba la tarjeta para introducirla en la máquina de la izquierda, que permanecía solitario. Nadie contestó.

Un joven levantó los hombros y otro giró la cabeza en sentido contrario. Ella, como una gran hazaña, adelantó la fila que ya tenía a unas 20 personas ansiosas y sacó 20 mil pesos. Luego miró a todos con aire de triunfo y se fue.

Pero nadie se salía de la hilera. Tampoco nadie sonreía, hablaba o demostraba emoción. Hacían como si nada estuviera pasando.

Cuando llegó su turno, un joven de unos 28 años digitó un retiro por 400 mil pesos, todo lo que le quedaba de su sueldo como operario. El cajero le dio 700 mil.

Contó y volvió a contar. Y mientras lo hacía, una tembladera se le pegó a las manos. No había duda, tenía 300 mil de más, aunque en el recibo constaba que la transacción había sido por 400 mil.

Entonces sacó el celular del bolsillo, llamó a su jefe y pidió permiso para demorarse. Volvió a la fila, pero cuando estuvo frente a la pantalla del aparato, apareció el letrerito de 'fondos insuficientes'.

Así que entró al Banco y consignó 500 mil pesos para seguir retirando. La segunda vez que escuchó el ronronear del cajero electrónico, ya no contó sino que se metió el fajo de billetes al bolsillo.

Así lo hizo una y otra vez hasta que la tarjeta se bloqueó y ya no le dio más. "Yo no contaba. Solo veía billetes de 50 mil como arroz", le dijo a EL TIEMPO.

Mientras unos celebran, otros...

Esa tarde de marzo, el cajero entregó irregularmente 52 millones de pesos en operaciones que duraron casi dos horas, hasta que funcionarios sospecharon que algo anormal estaba pasando.

El error, de acuerdo con personas cercanas a la investigación, fue humano, no de la máquina. Un joven inexperto, encargado de abastecer el cajero y que finalmente fue despedido, ubicó billetes de 50 mil en la gaveta en donde debía poner los de 10 mil.

"Está bien que el banco, de vez en cuando, pierda un poquito", dijo el operario. Respuestas similares dieron los demás. "Es como quitarle un pelo a un gato", dijo otro de los felices clientes de esa oficina.

Pero la verdad es otra. Fuentes directivas del Bancolombia, que pidieron mantener su nombre en reserva, explicaron que el banco nunca pierde dinero.

En ese caso específico, el cajero estaba dado en concesión a una firma privada, que se encarga de abastecerlo y de mantener llenas las gavetas con cerca de 2 mil billetes. Sin embargo, eso no es lo común.

Pagan de su bolsillo

En otras oficinas, los cajeros electrónicos dependen directamente de la sucursal, y si un empleado comete un error no es despedido, sino que debe pagar de su bolsillo. En esa y otras entidades bancarias abundan esos casos.

Por las manos de un cajero de ventanilla, por ejemplo, pasan a diario más de 400 millones de pesos. En un momento de descuido, una madre soltera, que gana un poco más del mínimo y estudia de noche, entregó dos millones de más. La angustia la arrinconó.

Para pagar debía tomar un préstamo, con sus respectivos intereses, y ahorrar durante unos siete meses. Afortunadamente, a los tres días -cuenta feliz-, un hombre alto y serio apareció frente a ella. "Usted me dio esta plata de más y vine a devolvérsela", le dijo.

Pero ese no fue el caso del cajero electrónico de la Avenida Eldorado. El banco les ha ido debitando 'por la derecha' a algunos de los 'afortunados' con el cajero millonario, que no tuvieron reparo cuando recibieron más de lo debido, pero sí se pusieron iracundos cuando el banco recuperó algo de lo que era suyo.

1 millón de pesos de más recibió un operario en lo que catalogó como un golpe de suerte. Él no ha pensado en devolver el dinero al banco, aunque sabe que en cualquier momento la entidad se lo puede descontar. "Esperaré a ver qué pasa", dijo sonriente.

'El banco no pierde'

"La gente piensa que el banco es el que pierde pero no es así. Llevo casi un año pagando un préstamo porque me descuadré en cinco millones de pesos. Eso no es justo. La gente debería devolver si se les da de más. En cualquier momento esto les puede pasar a ellos".
Patricia, cajera de una entidad bancaria.

ANDRÉS L. ROSALES GARCÍA
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.