Secciones
Síguenos en:
Palo, palo, palo bonito

Palo, palo, palo bonito

La bambuterapia, una técnica de relajación oriental, se abre espacio entre las múltiples terapias en boga.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 2007 , 12:00 a. m.

El masaje debe hacerse en el mismo sentido de las manecillas del reloj, en una habitación apenas iluminada por la titilante luz de velas aromáticas depositadas en el suelo y con el leve sonido de una percusión oriental como telón de fondo. Cuando todo está dispuesto, el masaje empieza con un baño en aceite de sésamo que, según Luisa Aya, la esteticista que introdujo la técnica en el país, "elimina de entrada todos los bloqueos energéticos".

Cuando el paciente está más aceitado que un pistón, el turno es para las varas de bambú. La masajista introduce varitas de 10 centímetros de largo por un centímetro de ancho entre los dedos del pie izquierdo. La sensación inicial es extraña pero cada vez es más agradable.

Luego, con un bambú de 20 centímetros por dos, pasa al tobillo (algo de dolor al principio, pero el final es relajante). La masajista se dirige a la pantorrilla y con una vara de 50 centímetros por dos repite los movimientos hasta llegar al muslo. "Se utilizan tallos de diferentes diámetros y longitudes porque estos, individualmente, dejan calibrar la presión de cada encrucijada vascular y cada relieve del cuerpo -explica Aya-. Esto permite dar armonía no sólo físicamente al cuerpo, sino interiormente al alma".

La bambuterapia, una técnica de relajación oriental que tiene sus raíces en Japón, se aplica también a la cara, la cabeza, los codos y las manos. Terminada la primera parte de la sesión, boca arriba, el paciente se voltea y la masajista inicia un proceso similar que comienza por un pie, avanza por el muslo, la espalda, la cabeza y repite el recorrido por el otro costado del cuerpo hasta terminar en el otro pie.

"La terapia busca mantener el vigor y la longevidad en el ser humano -afirma Janeth Antonio, una de las masajistas que aplica la técnica en el Spa Dulce- (tel: 2137850)-. Al estimular la producción de anticuerpos, los bambúes reducen los procesos de deterioro físico".

La actriz de televisión Marcela Angarita, quien ha acudido a la bambuterapia, sostiene que la técnica de presión y deslizamiento favorece el drenaje y la regeneración de los tejidos y por eso "es efectiva para remodelar la silueta". También sirve para atenuar las líneas de expresión de la cara derivadas de la tensión y los gestos que las personas hacen permanentemente. La sesión dura 60 minutos y finaliza con la aplicación de toallas tibias sobre el cuerpo durante 10 minutos. Una hora de relajación total que deja a las personas como recién salidas del taller. 

El bambú

Es una planta muy antigua que se encuentra en  Asia, América, África y Oceanía, adaptable a variedad de climas. Su nombre es una onomatopeya malasia. Fue introducida por los portugueses en Europa en el siglo XVI, pero las primeras plantaciones datan de 1855 en Inglaterra y Francia. Es una planta muy flexible y versátil que ha inspirado mitos en algunas culturas orientales que lo consideran símbolo de flexibilidad, bienestar, elasticidad, sinceridad y buena suerte. Por su resistencia, también es llamado  el acero vegetal. No en vano, de los más de 1.500 usos que le reconocen, el de la construcción es uno de los más importantes. 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.