Persecución contra su familia, la Costa y el Presidente, denuncia Sergio Araújo Castro

Persecución contra su familia, la Costa y el Presidente, denuncia Sergio Araújo Castro

El hermano del senador Álvaro Araújo y de la ex canciller María Consuelo Araújo señala al vicepresidente Francisco Santos como uno de los responsables de la situación que vive ese clan de Valledupar.

18 de marzo 2007 , 12:00 a.m.

"No es una persecución aislada contra nosotros. Es una persecución contra el uribismo. La Corte ha sido interferida y se le han aportado pruebas que son falsas", asegura.

EL TIEMPO: ¿Interferida por quiénes?

SERGIO ARAÚJO CASTRO: Por personas interesadas. Al gobierno lo atacan desde afuera y desde adentro. El Vicepresidente (Santos), por ejemplo, persigue a las personas que han trabajado por la paz en el proceso con las autodefensas.

¿Usted tiene pruebas para sostener semejante afirmación que suena calumniosa?

Sí. En el caso del cargo de secuestro contra mi padre y mi hermano, el Vicepresidente envió una carta que fue inspirada por él, frente a una persona que él utilizó para que escribiera esa carta y luego enviarla a la Corte. El cónsul de Colombia en Barquisimeto, Elías Ochoa, dijo que el señor Víctor Ochoa, su hermano y dirigente político del Cesar, había sido secuestrado, quizá para producir un beneficio electoral a Álvaro Araújo.

Eso, por lo demás, es falso, porque Ochoa tenía un compromiso firmado para apoyar a Álvaro Araújo. El vicepresidente utilizó la versión en beneficio propio: le pidió al cónsul que escribiera eso y, cuando tuvo el documento, lo envió a la Corte. Todo, para afectar a la Canciller y precipitar su retiro. Él aspiraba al cargo. Se lo dijo a usted en una entrevista.

¿Y por qué el cónsul, según usted, mintió?

Porque estaba enfurecido con la Ministra de Relaciones de entonces, mi hermana María Consuelo, porque no había querido nombrar a su esposa en el consulado, como se lo prometió el Vicepresidente. Después, ante la dimensión del daño, reconoció que todo era falso y que lo había hecho en un momento de ira.

Si fue mentira, ¿por qué a Ochoa lo liberaron después de la elección de Álvaro?

El secuestro fue extorsivo, según dijeron secuestrado y secuestrador.

¿Pero qué pruebas tuvieron Corte y Fiscalía para haber ordenado las detenciones?

Esa es la pregunta que me hago. No hay más pruebas. Lo único que hay es la carta del Vicepresidente, desmentida después por el mismo cónsul en Barquisimeto, que lo dijo y luego se arrepintió.

La politóloga Claudia López asegura que su hermano Álvaro fue beneficiario de los delitos electorales patrocinados por 'Jorge 40' en el 2002...

Falso. Las cifras electorales muestran que Álvaro había sido elegido, en las dos elecciones anteriores, con guarismos muy similares.

¿Qué tipo de relaciones tuvo su familia o Álvaro Araújo con el paramilitarismo?

Ninguna. De ninguna manera; ni electoral ni de ninguna otra forma.

¿No se acordó con los paramilitares la distribución de votos?

No señor. La aritmética electoral de seis elecciones anteriores de Álvaro Araújo Noguera y Álvaro Araújo Castro desmienten eso. Algo más: en las elecciones del 2006 Álvaro Araújo mantuvo su votación y recuperó votos en municipios en donde, por amenazas, no pudo hacer campaña.

Hay una creencia de que la Costa convivía con el paramilitarismo...

El paramilitarismo en la Costa respondió a la realidad del abandono de sectores productivos del campo. El paramilitarismo reemplazó al Estado, pero se degeneró cuando, con crímenes y armas, quiso ocupar espacios de poder.

¿Y el cargo de que Álvaro hizo política con los 'paras'?

¡Por favor! Álvaro hizo política a pesar de los paramilitares. No con los paramilitares, que lo amenazaron de muerte. El caso de Álvaro es idéntico al de Juan Manuel López Cabrales.

Amenaza que suspendieron después de que 'Jorge 40' se reunió con él y llegaron a un acuerdo...

No, señor; no a un acuerdo. La reunión se hizo con el conocimiento del comisionado Luis Carlos Restrepo. Se buscó el encuentro para hablar de la animadversión de las autodefensas con Álvaro por la denuncia que hizo frente al Presidente de que los paramilitares intervenían en todos los procesos administrativos y políticos de los municipios.

¿No hubo acuerdo electoral?

¿Acuerdo de qué? La campaña había pasado hacía dos años. Álvaro asistió a una reunión con Rodrigo Tovar ('Jorge 40')para hablar sobre las amenazas que había contra él. No hubo acuerdo ni pacto, sino un diálogo franco entre dos personas, con buen nivel de educación, que enfrentan y fijan sus posiciones. Tovar lo que expresaba era que a las autodefensas y a nadie más se le debía el desarrollo sin guerrilla, del departamento en ese momento. Y que por lo tanto él consideraba que acusaciones en plaza pública, ante el Presidente y el alto mando militar, era una agresión contra una organización que según él, era benefactora del departamento.

¿Y en consecuencia uno tiene que estar al lado de los 'benefactores'?

Eso lo está diciendo usted. Eso no lo dijo él. Él dijo lo que le acabo de decir.

Pero se supone...

Usted lo supone...

Y también lo debió suponer Álvaro Araújo...

Álvaro no lo supuso. Simplemente presentó sus punto de vista...

Aparentemente sí lo supuso porque desde entonces cambió su actitud...

No, señor. Eso sucede en el 2004 mientras estaba el proceso de paz. En razón de ese proceso, y para apoyarlo, fue otra su actitud. Por promover el proceso, también han acusado a Uribe de paramilitar.

¿Y por qué las denuncias de Araújo desaparecen después del encuentro?

No desaparecieron; hubo una distensión. En el diálogo, uno expuso sus puntos de vista y el otro escuchó, y al final le dijo: "Senador, a usted no le vamos a hacer nada. Simplemente trabaje por su región".

¿Por qué su padre no se ha entregado?

Mi padre es un hombre de 74 años que ha tenido casi todas las dignidades que la democracia le puede otorgar a una persona con vocación de servicio público. No se ha presentado por razones de salud y de edad, y porque está acopiando pruebas que demostrarán su inocencia.

¿Se va a presentar?

Sí, porque su vida ha sido absolutamente honorable.

¿Por qué se esconde?

No se esconde: la Fiscalía pudo haberlo escuchado en indagatoria y no lo hizo; pudo haberlo llamado a versión libre y no le dio esa oportunidad y dictó orden de captura cuando estaba en el exterior.

¿La edad de su padre no lo libra de ir a la cárcel?

No. Eso es discrecional del fiscal. Pero confío en que la Fiscalía evaluará las pruebas y tomará una decisión sabia y justa, por el camino que yo creo que es el único posible: el camino de la verdad.

¿Es verdad que usted fue relacionista público de las autodefensas del norte?

Fui relacionista de Luis Carlos Restrepo con autorización del presidente Uribe para ayudar a que Rodrigo Tovar estuviera como está: desmovilizado.

¿Qué tanto ascendiente tenía usted con Rodrigo Tovar para haber logrado eso?

Canales de comunicación y espacios de confianza...

¿Y qué originó tanta comunicación y tanta confianza?

Rodrigo Tovar y yo nacimos en el mismo pueblo. Nos conocemos de toda la vida. Él tomó un camino y yo, otro. Después, con la gestión de Restrepo, atendió mi llamado cuando lo busqué y le dije que era una oportunidad de paz.

¿Por qué recurrió el Comisionado a usted?

Porque en algún momento le dije que tenía un canal de comunicación con él. "Si cree que es útil, úselo", le dije. Un tiempo más tarde, me pidió una mano.

¿Y cuál fue la mano?

Convencerlo de que, con el espacio que abrían la ley de Justicia y Paz y el gobierno, se podría llegar a esquemas de convivencia para rehacer su vida.

¿Es verdad que hay una foto de usted con uniforme de camuflado?

Mentira. No me lo he puesto ni para un Halloween.

¿Y los rumores de que E.U. lo iba a pedir en extradición?

Viene de la corte de 'lambones' del señor Vicepresidente, que piensan con el deseo... Y ojalá publique eso.

¿Está usted amargado?

No estoy amargado. Tengo sí una sensación que antes no tenía: mi noción de patria está marchita. La Costa ha sufrido una fractura grande y voy a pasar el resto de mi vida luchando por la autodeterminación y la autonomía costeña.

¿Eso qué quiere decir? ¿Un movimiento separatista?

No, sin romper la unión nacional que tanto necesitamos, buscaré lograr el mayor nivel de autonomía posible.

¿Esa posición suya no puede ser una manera hábil o habilidosa de colocar a la Costa contra la Corte y la Fiscalía?

Tengo la esperanza de que los magistrados evaluarán las pruebas y hallarán la verdad. No estoy contra la justicia sino contra la injusticia.

¿Tiene fe en que esto terminará bien?

El problema no es de fe; es de certeza. Nosotros no tenemos ninguna duda de que Álvaro es inocente y de que mi papá no tiene que ver nada con el delito. Esto es una pesadilla y, como toda pesadilla, terminará al despertar.

¿Habla con frecuencia con su hermano?

Sí. Él está fuerte, por la certeza de su inocencia.

¿Y cómo está su padre?

Sorprendido de que le imputen algo tan bajo.

¿Tiene usted rencor?

Trato de pedirle a Dios que borre el rencor y que me permita perdonar a todas las personas que, equivocada o mal intencionadamente, se han esmerado tanto en dañarnos. Mi padre ha sido un ejemplo gigante para nosotros, un ejemplo de moralidad, de pulcritud y de honradez.

Con una sola palabra defina la situación que está viviendo...

Ignominia.

La situación de la familia Araújo

A los miembros de la familia Araújo de Valledupar les tocó vivir una pesadilla de espanto y la están padeciendo sin saber cuándo ni cómo van a despertar. Sin saber, siquiera, si van a despertar.

Hoy, denuncian una persecución sin piedad y sienten que hasta lo más sagrado, el honor del padre -Álvaro Araújo Noguera- ha sido pisoteado. Su hijo Álvaro Araújo Castro, en la cárcel; su hija María Consuelo pasó de resplandeciente Canciller a aprendiz de un alma de dureza por el sufrimiento de su familia y el suyo propio, al verse prácticamente fusilada sin haber cometido falta alguna; su otra hija, Ana María, también cuestionada por "gestionar indebidamente contratos" (nada hay en la Fiscalía) y su hijo mayor, Sergio, blanco de múltiples acusaciones de algunos medios.

De la mala hora sólo se salva la hija menor, Sarita, porque hasta la madre de la familia, Maria Lourdes Castro, fue también acusada de no haber dado una "adecuada educación" a sus hijos. Ciertamente, una época de terror para los Araújo.

YAMID AMAT
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
Opine en www.yamidamat.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.