Filtración de información a narcotraficantes prende alarmas en Fiscalía

Filtración de información a narcotraficantes prende alarmas en Fiscalía

La acusación del ex presidente de Santa Fe contra un funcionario de la entidad se suma a la fuga de los cabecillas de una organización que distribuía heroína y a la de una red de 'mulas' en Bogotá.

28 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

El ex presidente del equipo de fútbol Santa Fe Eduardo Méndez -quien intenta librarse de un proceso que se le sigue en E.U. por obstrucción a la justicia- estaría insistiendo a los agentes que llevan su caso que los datos que le entregó a un tercero hace unos meses le fue suministrada por un funcionario de un organismo de control colombiano.

Méndez no estaría rindiendo explicaciones de no ser porque ese tercero resultó ser miembro de una red narca que venía siendo rastreada desde hacía casi dos años por la DEA, la Fiscalía y el DAS: el hombre decidió contar lo sucedido tras su captura en E.U.

Según dijo, luego de la alerta, la red literalmente se esfumó. Sus celulares se apagaron y los miembros de la red, que ya habían sido ubicados en Bogotá, Cali y Medellín, cambiaron de casas y de oficinas.

Por esos mismos días, Méndez terminó con una fuerte suma de dinero en sus cuentas y con un lujoso carro blindado.

Aún no se sabe quién o quiénes fueron los funcionarios que alertaron a Méndez, pero este caso se acaba de unir a otros que dejan en evidencia que hay una fuga de información privilegiada que ha beneficiado al narcotráfico.

Una segunda filtración -revelado por EL TIEMPO el domingo- permitió que cabecillas de una organización que distribuye heroína se volaran. Aunque ayer fueron capturados 12 de sus miembros, cinco líderes alcanzaron a escapar.

'Mulas' en fuga

La alerta de que sus extradiciones ya habían llegado -que según indicios habría venido de la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía- causó tal malestar, que el operativo de captura de la red lo dirigieron personalmente el jefe del DAS, Andrés Peñate; y el fiscal Mario Iguarán.

Y el caso más reciente, hasta ahora inédito, hace referencia a un grupo de 'mulas' que operaba desde el Aeropuerto de Bogotá. Al igual que en el caso Méndez, ya estaban ubicados jefes, rutas y contactos en el exterior. Pero a todos se los tragó la tierra.

Estos tres casos han suscitado reuniones de emergencia entre las cabezas de los organismos judiciales que manejan este tipo de información -Fiscalía, DAS y Policía- y aunque inicialmente todo señalaba a personal de la Fiscalía, no se descarta que haya varios boquetes de venta de datos a la mafia.

Por eso, cada institución designó a sus mejores hombres de contrainteligencia para que descubran las fugas.

Detectores de mentiras, seguimientos, registros a cuentas bancarias e interceptaciones hacen parte de los mecanismos que se están usando para desenmascarar a los mercaderes de datos.

"Han llegado a tal punto -dice un investigador- que en una de las interceptaciones, los abogados de la mafia les leen a sus clientes apartes de los expedientes o indictment que E.U. remite a Colombia".

Renuncia

Pero hay otro episodio que también ha causado malestar y que incluso suscitó la renuncia de dos altos funcionarios de la Fiscalía.

A mitad de semana, funcionarios del alto Gobierno protestaron por el inminente llamamiento a indagatoria a 69 militares, señalados de haber participado en la masacre de 8 campesinos en San José de Apartadó (Antioquia) hace más de tres años. La información fue suministrada, sin autorización, por María Fernanda Cabal, jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales, lo que desencadenó las dos renuncias. El propio Iguarán le dijo a EL TIEMPO que los renunciados son el jefe de la Unidad de Derechos Humanos, Leonardo Cabanas, y el fiscal que lleva el proceso.

También se supo que Cabal pidió 7 días que tenía de vacaciones y que una vez regrese a su cargo, Iguarán resolverá quién se va y quien se queda.

Por ahora, E.U. estudia una protesta oficial por este tipo de filtraciones.

"Han llegado a tal las filtraciones, que en una interceptación telefónica se escucha a los abogados de la mafia leyéndoles a sus clientes los expedientes que acaban de llegar a Colombia".
Dice uno de los investigadores de las filtraciones de información.

Fisuras en el manejo de datos reservados

1. Los datos suministrados por el abogado y dirigente deportivo Eduardo Méndez le habrían permitido a una red de narcotraficantes esfumarse antes de ser capturados. Méndez le habría asegurado a la justicia de E.U. que los datos salieron de un funcionario.

2. Un grupo de mulas del narcotráfico -que operaba en el Aeropuerto Eldorado- también fue alertado de que la justicia estaba a punto de echarle mano.
Jefes, correos humanos y contactos en el exterior, desaparecieron tras casi un año de seguimientos.

3. Una llamada alertando a un mafioso sobre la llegada de su extradición puso en el ojo del huracán a la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía. Su jefa, María F. Cabal, pide que indaguen en otras dependencias. Una infidencia de Cabal suscitó dos renuncias en la Fiscalía por caso de DD.HH.

'Uno de los soplones de la mafia está a punto de caer'

El hombre que en enero pasado le avisó a la mafia que -según su fuente de la Fiscalía- ya habían llegado las órdenes de extradición contra seis de los cabecillas de una red de exportadores de heroína es uno de los 12 capturados de ayer.

Así lo confirmó a EL TIEMPO uno de los agentes que participaron en el operativo. Y agregó que la mujer que recibió la llamada de alerta resultó ser la esposa de uno de los cabecillas de la organización.

"Ella fue ubicada a las 2 de la madrugada y aunque no tiene orden de captura, accedió a colaborar para que su esposo -Alex Hernández Solano- el jefe de la banda, se entregue", dijo la fuente oficial.

También manifestó que estas dos capturas permitirán establecer el nombre del soplón de la mafia que -tal como lo reveló EL TIEMPO el pasado domingo- está siendo rastreado por orden del propio fiscal general, Mario Iguarán.

La operación de ayer, realizada de manera conjunta por DAS, fiscales de la Unidad Nacional Antinarcóticos y de Interdicción de la Fiscalía (UNAIM) y DEA, también permitió dar con el paradero de otros 11 miembros de la organización.

El extraditable

Entre los retenidos está Julio Enrique Olivares, requerido por una Corte del Sur de La Florida, Estados Unidos, por el delito de narcotráfico.

Los otros capturados hacen parte de la estructura de 'mulas' que llevaban la heroína a E.U. a través de rutas que pasan por Panamá y Venezuela.

Uno de ellos, José David Cabezas Sharp, parapléjico, fue el que más 'colaboró'.

Sin percatarse, hizo más de 10 llamadas telefónicas que fueron interceptadas y que permitieron dar con otros miembros de la red.
Por su estado, la Fiscalía aceptó darle casa por cárcel.
Los otros capturados son Julio Olivares Amaris, Nazly Negrete Mora, Frank Morales, Moisés Escorcia, Arnoldo Dueñas, Katherine Ávila, Alberto Osorio Cárdenas, Carlos Arévalo, Gregorio Hasbun, Fernando Carmona, Duberney Pinzón y Nelson Vives Chadid.

Los volados

No obstante, cinco de los jefes de la red lograron huir.
De ellos, lo único que se sabe, por el momento, es que se refugian en una isla del Caribe.

"La filtración de los nombres de los narcos a los medios -hecha el viernes pasado por personal de la oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía- le hizo mucho daño a la investigación", puntualizó uno de los agentes que estuvieron en la operación.

* u.investigativa@eltiempo.com.co.

 

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.