El Parque Nacional de Utría, un lugar megadiverso que esconde un desborde de belleza

El Parque Nacional de Utría, un lugar megadiverso que esconde un desborde de belleza

El mar es cosa seria; siempre lo fue. Como el hombre mismo: apacible, bello, maravilloso, pero también terrible, destructor aunque inocente.

21 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

A lo largo de todos los siglos de la historia del hombre, el mar recibía todas las corrientes impuras sin mancharse, como decía Nietzsche. Pero desde hace 50 años, las cosas han cambiado, el mar no es puro, lo estamos convirtiendo en una cloaca. ¡Y pensar que en él está el futuro de la humanidad!

Pero, dejemos estos pensamientos y vayamos a él, bajemos a él.

Desde el altiplano en compañía de la oftalmóloga Alejandra Murcia viajé al Chocó. Primero en avión hasta Ciudad Mutis de Bahía Solano y luego en chiva hasta el corregimiento de El Valle. Allí nos esperaba Richard Muñoz, director del Parque Utría.

Volvía yo a este territorio, uno de los más bellos y ricos del país, luego de 10 años. El Parque Nacional Natural abarca 54.000 hectáreas terrestres y marinas en las que se concentra toda la riqueza de flora y fauna del país.

Sus tres ecosistemas así lo atestiguan: el mar y sus corales, las playas y los manglares, la selva y la cordillera del Baudó, cuyo punto de máxima altura es el Alto del Buey, ubicado dentro de los dominios del parque.

No tiene Utría la rimbombancia ni la publicidad de otros Parques como Tayrona, Islas del Rosario, Amacayacu y Gorgona, pero a todos aventaja en megabiodiversidad y belleza. El hecho de pertenecer al Chocó biogeográfico confiere a Utría toda la riqueza natural de Colombia.

Por un mar increíblemente tranquilo, porque el Pacífico es el menos pacífico de los mares, Emiro Tagle, motorista del Parque, nos llevó hasta la ensenada. Al entrar a ella el mar se convierte en un espejo, con la sabia e irrebatible fidelidad de los espejos.

La ensenada es una entrante que el mar perfora en la tierra, de varios kilómetros de longitud y apenas 800 metros de anchura. Protegen a la ensenada por todos sus costados, menos por la entrada del mar, montañas de selva densa que reúne todas las tonalidades del verde, desde el oscuro hasta el que coquetea con el amarillo.

Temporada de Ballenas

En los meses de agosto, septiembre y octubre las enormes ballenas yubarta entran por la ensenada y ejecutan ante el asombrado y emocionado viajero sus piruetas, haciendo emerger no solamente la simetría de la enorme cola sino lanzando al aire todas las toneladas de carne, vida y hermosura del manso cetáceo.

Para los 8 días que vivimos en este paraíso del Chocó establecimos una rutina: levantarnos temprano, mucho antes que el sol se asomara sobre los picos selváticos, recorrer, ya fuera en lancha o a pie, los dominios del Parque durante todo el día y por la noche sentarnos en la alta playa a escuchar la sinfonía asordinada de los animales de la selva vecina y el suave sonido de las olas que avanzan en el eterno juego a que fueron condenadas: subir a cobijar las playas para luego bajar y desnudarlas, así por los siglos de los siglos, sin cansarse.

Fuimos con Emiro a visitar los manglares, la más valiosa riqueza vegetal del Parque. Aquí hay varias especies, unos que se encaraman sobre zancos y otros que se levantan sobre una maciza raíz aérea triangular. Con Fabián Vergara, otro funcionario del Parque, nos adentrábamos por el monte buscando y fotografiando orquídeas.

Richard Muñoz, el director, nos acompañó por el que llaman Camino del Conocimiento donde encontramos la vistosa ranita roja, endémica de esta zona, terriblemente venenosa y denominada Dendrobates altobueyensis.

Otro de nuestros recorridos nos llevó hasta un poblado indígena de la etnia emberá. Los funcionarios trabajan con las comunidades indígenas y negras del Parque ayudándoles a aprovechar los recursos del mar y de la selva de manera sostenible.

TEXTO Y FOTOS DE ANDRÉS HURTADO GARCÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.