Julián, la historia de un futbolista especial

Julián, la historia de un futbolista especial

En un partido reñido, empatado a seis, es simple que el que marque gol gana. En ese último esfuerzo, Julián habilita a su mejor amigo, Henry, para que marque el tanto del triunfo.

19 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

 Lo hace  con tal calidad que se olvide que él es diferente, que juega con cuatro piernas: dos de ellas hechas de acero.

Es usual que al final de un partido Julián  se lleve muchos reconocimientos,  por sus buenos pases, pero, sobre todo,  por  sus  esfuerzos.
 
Julián Guevara tiene 15 años, nació con hosteogenecis desde que tiene memoria ha tenido que caminar con la ayuda de dos muletas, pero eso no le ha impedido soñar con ser un gran futbolista.
  
Profesa amor al fútbol desde siempre, lo juega mejor que muchos de sus amigos, realiza gambetas propias de un volante creativo, reconoce que no hace muchos goles, pero se los coloca a sus compañeros.

Hincha del América de Cali, en Colombia, de River Plate y Barcelona en el mundo, creativo empedernido, juega cuando puede, ya sea en la cuadra al frente de su casa o en el parque ubicado a pocas cuadras, siempre rodeado de muchos amigos, Julián no pelea contra su discapacidad, sólo juega fútbol con ella.

Llegar a integrar un equipo con sus amigos fue todo un proceso de paciencia. Al principio todos  lo  miraban con incredulidad  cuando decía que quería jugar, pero sus habilidades lo fueron integrando.

La primera vez que intentó jugar fue con sus vecinos: "les pedí que me dejaran participar y aunque me miraron extraño me dejaron intentar lo  y al ver los pases que yo hacía se sorprendieron.   Yo sabía que esa era la oportunidad de mostrarme".

Han habido partidos duros, donde ha tenido que esforzarse al límite, confiesa que en ocasiones se siente mal porque lo protegen de más y no lo atacan, pero como él diría "peor para ellos, más fácil les ganamos".  

Con el tiempo se fue ganando la confianza de sus compañeros de equipo y de los propios rivales, ahora es un indiscutible titular, cuando la salud lo permite.

Henry Alturo,  su  amigo inseparable, cuenta que veces  le  da pena  con él  porque desperdicia  los goles que le pone.  " Lo cuidamos durante los partidos, para no tener accidentes", dice.  

Un día del futbolista

El día para Julián comienza a las  5  de la mañana.   Sin ninguna ayuda se levanta, recoge las muletas que deja junto a su cama y se alista para ir al  colegio, realiza los ejercicios que el  médico  le recomendó,  y medida que oye los llamados de su mamá, doña Luz Marina, apresura los movimientos.

Son las  6  de la mañana, ya está listo, lo despiden sus padres con un beso en la frente y emprende el camino para llegar a Confraternidad de San Francisco  donde cursa déciomo grado. El camino que recorre  está cubierto de rocas, como casi todo el barrio, sin esfuerzo apoya sus muletas en la tierra y en cuestión de diez minutos saluda al celador de la institución.

Hacía tres meses que no asistía a clases. Un accidente  en el colegio  lo alejó de sus amigos y profesores. "Salía del baño, el piso estaba mojado  y  al apoyar la muleta  me  resbalé. Cuando caí sentí un dolor muy grande y grité  para que me ayudarán",  cuenta.

Se fracturó el fémur y por ello lo incapacitaron por tres meses.  Tiempo que se pasó  entre la comodidad de su cama y las consultas con los médicos.

Está inesperada lesión le impidió cumplir uno de sus objetivos: participar en uno de los campeonatos más importantes  de fútbol de salón de la localidad de Ciudad Bolívar.  "Iba  a  entrar en la categoría sub 15, mis amigos ya me habían inscrito, yo sabía que iba a ser difícil pero tenía muchas ganas".

Para llegar al campeonato les  pidió a sus amigos que le dieran la oportunidad, ya eran años jugando y sobre todo demostrando la calidad de juego, merecía la oportunidad. Pero la decisión de aceptar a Julián en el torneo la tuvo  que tomar la organización del certamen. 

Aún con una lesión expuesta, juega en la cuadra, con extrema precaución y ocasionalmente, pero con  convicción dice que   jugará en un campeonato.

El reencuentro con sus profesores y compañeros lo califica como emocionante, pero la misión es recuperar el tiempo y las materias perdidas.  "Los profesores me ayudan en lo que pueden, soy un estudiante normal, no me gusta la biología es complicada".

Con una larga lista de trabajos, mucho que estudiar y la emoción del reencuentro, se acaba la jornada escolar. Las horas de la tarde las pasa con sus amigos, ocasionalmente juega billar, (una de sus pasiones), no hace ningún esfuerzo para 'tacar', sus amigos lo califican como uno de los mejores.
 
Además asiste a las actividades que le plantea entre semana, la Fundación Nueva Vida. Entidad que lo  ayuda con bonos de salud, recreación y alimentación.

"Así son mis días, realizo muchas actividades, con muchos amigos, todos me aprecian y me sobreprotegen",  dice.      

'Es especial por creer que es normal'

Julio César Guevara, padre de Julián, califica a su hijo como especial, porque a pesar de su supuesta discapacidad, él se comporta como un joven normal que sueña con el fútbol y tiene muchos amigos.

Reconoce que  no ha sido fácil, para ellos Julián sí  es diferente porque hay que cuidarle  cada paso  y debe luchar  con todas sus fuerzas con el seguro médico para que apoyen a su hijo.

Con un salario mínimo, mantiene a su familia, que además de Julián la componen dos hijos de 12 y 10 años, es operario.  "cuando algo le ocurre a Julián tengo que pedir prestado, pero lo hago con gusto, porque yo hago lo que sea por él", resalta.
 
Y él quiere hacerlo todo: terminar el colegio, estudiar administración de empresas y, por supuesto, ser futbolista y jugar. Ser campeón del fútbol y de la vida. 

William Rincón

Código de Acceso

codigoweb@eltiempo.com.co
           

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.