Línea puntual / El Concejo de Cultura del Meta

Línea puntual / El Concejo de Cultura del Meta

Por: Jaime Fernández Molano

15 de febrero 2007 , 12:00 a.m.
En horabuena la próxima semana, y después de mucho tiempo, se instala el nuevo Concejo Departamental de Cultura del Meta, que, a decir verdad, no había sido convocado más que para el lleno de algunos requisitos y elecciones de su resorte interno obligatorio, pero que desde hace largo trecho no funciona, ni ha habido la voluntad política para que cumpla con sus deberes y obligaciones que por ley tiene esta importantísima instancia cultural en la región.

Y es que el Consejo Departamental de Cultura (CDC) hace parte fundamental del Sistema Nacional de Cultura y es, de acuerdo con la ley 397/97, nada menos que la instancia de concertación entre el Estado y la sociedad civil encargada de liderar y asesorar a los gobiernos territoriales en la formulación y ejecución de las políticas y la planificación de los procesos culturales.

Su espíritu es el de lograr que la sociedad civil, como parte mayoritaria de su conformación, logre, a través de mecanismos democráticos que permiten la representatividad de los diferentes sectores de ésta, participar activamente y de manera propositiva, en las decisiones que sobre el tema maneje la agenda planificadora del gobierno de turno.

En ello reside la importancia del CDC, y vale saludar la decisión del Ministerio de Cultura y del gobierno departamental, de impulsar la reactivación de este mecanismo de participación, que con esta convocatoria a su instalación abre las compuertas para que por fin se discutan a fondo cuáles son las políticas culturales del departamento, cuáles sus prioridades y, en consecuencia, qué estrategias y acciones coherentes con ello se desarrollarán en el Departamento a partir de ahora y en el futuro próximo, para así evitar que el tema siga navegando por rumbos sin brújula y sin un sentido real de las necesidades propias del sector.

Igualmente sirve para que se debata sobre el incumplimiento del Plan departamental de cultura 1999-2008, que el próximo año fenece, y que por los hechos concretos y palpables, ha sido más que todo letra muerta, y que significó un esfuerzo de gran inversión y desgaste humano y económico de la época en que se formuló.

Pero para que esta reactivación del CDC sea un hecho concreto, se requiere fundamentalmente de dos cosas: que se mantenga firme la voluntad política del gobierno departamental por mantener un diálogo abierto y sin talanqueras frente a la discusión participativa de sus decisiones en el tema, y que, igualmente, se consolide un importante bloque de la sociedad civil y de las demás fuerzas culturales del departamento representadas allí, para lograr una verdadera participación efectiva de esta instancia como ente asesor y responsable de trazar las políticas culturales, de manera concertada, con el ente territorial.

En lo que concierne a la nueva conformación de este CDC, para alivio del sector, creemos que en gran parte lo integran personas probas e idóneas, que, en general, están respaldadas por amplio trabajo en el tema cultural.

Ojalá que en esta ocasión éste retome el camino para el cual fue creado, y que sólo puede concretarse si subsisten la voluntad oficial y un duro y decidido trabajo colectivo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.