San Valentín: un santo que no existió

San Valentín: un santo que no existió

La Enciclopedia Católica afirma que los datos sobre los tres supuestos mártires de nombre San Valentín carecen de valor histórico.

13 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Enamorados del mundo entero intercambiarán hoy millones de regalos, como celebración del día de san Valentín, un supuesto mártir cuyo aniversario la Iglesia católica dejó de celebrar a partir de 1969 por dudar de su identidad, e incluso de su existencia.

En las más antiguas listas de mártires, confeccionadas en los primeros siglos de la era cristiana, figuran por lo menos tres santos de nombre Valentín: dos obispos que fueron sepultados en diferentes lugares de la Vía Flaminia, de Roma, y un tercero que habría sido torturado y muerto en África.

Los autores de la Enciclopedia Católica afirman que los datos sobre estos tres supuestos mártires carecen de valor histórico por ser escasos, poco fundamentados y de fecha muy posterior al tiempo en que se presume que hayan vivido.

A lo largo de los siglos, estos tres Valentines se fueron unificando en la memoria popular, dando lugar así a un personaje, una historia y una tradición que no cesaron de enriquecerse a lo largo de los siglos, hasta constituirse en una leyenda sobre alguien que, tal como se lo recuerda en estos días, jamás existió.

Pero la fiesta de san Valentín es mucho más antigua que el propio cristianismo: se enlaza con las fiestas lupercales del Imperio Romano, rituales paganos en homenaje a Fauno Luperco (de lupus, lobo, Pan para los griegos) que protegía a los pastores y los rebaños, y que se celebraban el 15 de febrero de cada año, cinco semanas antes del comienzo de la primavera. 

Hacia fines del siglo V después de Cristo, el papa Gelasio I acogió las leyendas sobre san Valentín e instituyó su conmemoración el 14 de febrero, con el fin de apropiar para la Iglesia la tradición de las lupercales, que se extinguió.

En el decreto papal se explicaba que san Valentín era uno de aquellos cuyos nombres son venerados por los hombres, pero cuyos actos sólo Dios los conoce, admitiendo así la absoluta carencia de datos verosímiles sobre este santo.

Entre las numerosas leyendas que surgieron a lo largo de los siglos se destaca una según la cual Valentín habría sido un sacerdote cristiano que fue detenido y torturado hasta la muerte en 270 d. C. por orden del emperador romano Claudio II. 

Una cena que cuesta 50.200 dólares 

Los hoteles de lujo de Shanghai, muy a la altura del corazón económico y financiero de China donde están instalados, están compitiendo por ofrecer la cena de San Valentín más cara y lujosa posible, señala el diario oficial Shanghai Daily.

En el 2006 el récord se lo llevó la noche de enamorados que, por 188.888 yuanes (18.750 euros, 24.380 dólares), ofrecía el hotel Portman Ritz-Carlton, un complejo de cinco estrellas instalado en la zona más exclusiva de Nanjing Lu, la avenida comercial más larga del mundo, saturada de tiendas de grandes marcas del lujo.

Este año las ofertas han ido mucho más lejos, y siempre con el número ocho de la buena suerte, según la superstición china, el nuevo récord casi duplica la cifra anterior.

El Hotel Pudong Shangri-La, situado entre el bosque de rascacielos futuristas de Lujiazui, el distrito financiero, ofrece una oferta combinada: una romántica cena de lujo y una noche de amor en su suite presidencial, por 388.888 yuanes para el día de los enamorados (38.600 euros, 50.200 dólares).

"La pareja que reserve la cena especial de San Valentín puede disfrutar de la suite presidencial esa noche, y entre los regalos incluiremos un par de relojes Cartier y un traje de noche diseñado por Vera Wang", afirmó Lilian Zhang, del hotel.

Aunque muchos se han interesado por esta posibilidad, la más cara de la ciudad, pero sin que nadie llegara a reservarla por el momento, ya no queda sitio para las demás ofertas del hotel en la noche de San Valentín, con precios entre 30 a 180 euros, 39 a 240 dólares).

El portal chino Tianya lanzó una encuesta virtual el pasado otoño, con la pregunta "¿te casarías con tu novio si no tuviese casa ni automóvil?", y tras más de 19.000 respuestas, concluyó que el 58,8 por ciento de los hombres y el 51,6 por ciento de las mujeres chinas creen que hay un "precio de partida" para el matrimonio.

Entre las 10.050 mujeres que respondieron, el 47,4 por ciento dijo que tener automóvil no era importante para casarse, pero que no lo harían con un hombre que no tuviese casa, con lo que el 39,3 por ciento de los 8.962 varones encuestados se mostraron de acuerdo. 

Pagan por el invento de mentiras

Si la mayoría de estadounidenses va a celebrar San Valentín con los tradicionales chocolates, animales de peluche, flores o cenas a la luz de las velas, otros harán todo lo posible para evitar festejar el día de los enamorados gracias a, dinero por medio, una excusa creíble.

La empresa Alibi Network se especializa en la creación de situaciones para engañar al amante, la amante, el esposo o la esposa, por precios que van desde 35 hasta 1.500 dólares.

Este año por San Valentín, un cliente, poco deseoso de pasar la velada con su amante, puede arreglar una excusa como que el veterinario lo llama con urgencia para que recoja a su perro que está muy enfermo. Otro recibirá una llamada de un obrero con el pretexto de una seria reparación de plomería en su casa.

Mike DeMarco, fundador de Alibi Network, una sociedad con sede en Illinois (norte), se dice sorprendido de ver el gran número de clientes, tanto hombres como mujeres, que no quieren pasar este año San Valentín con sus esposos o amantes.

"Es un poco raro este año, porque en lugar de evitar a sus esposos y esposas, son más numerosos los clientes que quieren escapar de sus amantes", explica DeMarco. "Esto no es así para todo el mundo, pero es la tendencia este año", afirma.

El 14 de febrero, día de San Valentín, el negocio de DeMarco usualmente tiene un incremento de 30 por ciento y tanto mujeres como hombres le piden crear una coartada.

"Los hombres no saben mucho cómo hacerlo, mientras que las mujeres son mucho más organizadas, calculadoras, y tienden a preparar todo antes de decidirse", afirma. "Nos llaman y nos dicen esto es exactamente lo que quiero".

Algunos clientes buscan crear dos coartadas en San Valentín, una para pasar una parte del día con el o la amante y la otra para pasar el resto del tiempo con su pareja oficial.

"Nosotros le aseguramos el 'querida, tengo una reunión de trabajo la primera parte del día y creamos otra excusa para la segunda", explica el creador de Alibi Network, que no ofrece tarifas reducidas por las coartadas dobles. 

AFP - EFE 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.