El madrugón de la Corte

El madrugón de la Corte

El fallo de la Corte Constitucional que reconoce derechos patrimoniales a parejas del mismo sexo es un gran avance en la lucha por la igualdad.

09 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

PASO A PASO, lesbianas y homosexuales ganan terreno en el camino hacia el reconocimiento de la  igualdad en materia de derechos. La semana pasada, la Corte Constitucional falló a su favor una demanda de inconstitucionalidad contra los artículos 1 y 2 de la Ley 54 de 1990 -que reglamenta la unión marital de hecho para parejas conformadas por hombre y mujer- interpuesta en junio del año pasado por la ONG Colombia Diversa, con apoyo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes. 

El fallo, que elimina del articulado las palabras "hombre y "mujer", reconoce que tanto las parejas heterosexuales como las compuestas por personas del mismo sexo, tienen derechos patrimoniales. Es decir, que los bienes y patrimonio que constituyan en sociedad pertenecen a los dos miembros de la pareja. El fallo reconoce la libre asociación y se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona humana que, no importa su orientación sexual, tiene derecho al reconocimiento y protección de sus derechos. Para que estos derechos se hagan efectivos es necesario que esas parejas  hayan convivido mínimo dos años, como ocurre con las de heterosexuales.

La decisión de la Corte fue motivo de celebración para los homosexuales -según Colombia Diversa, más 3,2 millones de personas en el país- que consideraban injusto que, en caso de muerte de uno de sus miembros, el patrimonio constituido pasara a manos de la familia del fallecido, así hubiera sido forjado en vida y durante años por la pareja.

El fallo tuvo una votación de ocho contra uno, pues el magistrado Jaime Araújo Rentería salvó el voto. Se apartó del fallo no por estar en desacuerdo con el reconocimiento de los derechos patrimoniales, sino porque, en su criterio, el alto tribunal debió ir más allá en la defensa del derecho a la igualdad y pronunciarse sobre temas como la familia y la adopción. Pero la sentencia sólo podía hacerse sobre el objeto de la demanda, según aclaró el Presidente de la Corte.

El fallo sienta un precedente para el reconocimiento de otros derechos, algunos de los cuales -pensiones y salud- hacen parte del proyecto que cursa en el Congreso,  y al que la Corte le madrugó.

Punto alto

El proyecto de ley que cursa en el Congreso busca el reconocimiento de derechos patrimoniales y seguridad social a las parejas del mismo sexo, una iniciativa impulsada  por el senador Álvaro Araújo, y a la cual le hacen falta dos debates: Comisión Séptima y Plenaria de la Cámara, pues ya fue aprobado en el Senado. El presidente de la Cámara, Alfredo Cuello Baute, y Liliana Rendón, presidenta de la Comisión Séptima, se oponen al proyecto.

Sobre la pregunta que muchos se hacen sobre si pasará o no el proyecto en el Congreso donde algunos sectores se oponen porque abre la puerta para que la población homosexual acceda a beneficios que, según ellos, "causarían serios problemas a las finanzas y a la estabilidad moral del país", Daniel Bonilla, abogado constitucionalista y director del Departamento de Interés Público de la Universidad de Los Andes, responde: "El Congreso se quedó sin argumentos constitucionales para no aprobar el proyecto de ley". En igual sentido se pronunció el presidente de la Corte, Rodrigo Escobar Gil cuando dijo que "lo que decidió la Corte puede ser regulado de manera diferente por el Congreso en dos o tres meses, siempre y cuando se respeten los derechos patrimoniales de las personas del mismo sexo".

En este orden de ideas, el proyecto que hace trámite en el Congreso se vuelve complementario de la sentencia de la Corte, pues ya reconocidos los derechos patrimoniales a las parejas homosexuales, lo que hace falta es reconocerles el derecho a la seguridad social, es decir, el derecho a afiliar al compañero a una EPS y a que éste reciba la pensión en caso de muerte.

La Iglesia Católica, férrea opositora del proyecto que cursa en el Congreso, recibió con mesura la decisión de la Corte, pero por intermedio de monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, advirtió: "Nos preocupan las motivaciones, parece que se quisiera introducir una figura matrimonial que no tiene sentido. Eso no se puede aceptar porque afecta a largo plazo a la familia, que es la célula fundamental de la sociedad".

Por su parte, monseñor Fabián Marulanda, secretario General del Episcopado, dijo que  en materia de derechos patrimoniales los homosexuales "deben disfrutar de los mismos derechos de cualquier ciudadano del país" y advirtió que "lo único que la Iglesia reclama es que eso no se llame matrimonio". 

El fallo sienta un precedente importante en la lucha de los homosexuales por el reconocimiento de la igualdad en materia de derechos. Y aunque no significa un visto bueno al matrimonio entre parejas del mismo sexo, sectores conservadores andan con los pelos de punta por la posibilidad de que el fallo sea un paso en esa dirección, que ellos consideran que atenta contra la naturaleza humana. "Con el fallo, la Corte borra la diferencia entre hombre y mujer -asegura el ex senador Carlos Corssi, del movimiento Laicos por Colombia-. Ahora hay un nuevo estado civil: el gay".

Los defensores de la causa celebran. Saben que se hace camino al andar y que ya los primeros pasos están dados, pero también están conscientes de que lo que resta está sembrado de espinas. No han ganando la guerra, pero sí la primera batalla.

 

FALLOS LIBERALES

ABORTO. Es legal en casos especiales: cuando la vida de la mamá está en peligro, cuando hay malformación congénita o cuando el embarazo es producto de una violación.

DOSIS PERSONAL. No es delito el consumo de dosis mínima de sustancias psicoactivas en un ambiente privado.

EUTANASIA. Las personas tienen el derecho a poner fin a su vida en caso de enfermedad terminal y cuando la medicina solo está en capacidad de aplicar medidas paliativas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.