¡Está que arde!

¡Está que arde!

Cerca de 17.000 hectáreas han sido devoradas por los incendios forestales que irán hasta finales de marzo.

09 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

EL JUEVES 8,  a las 7:12 p.m., cuando la comisión de Prevención y Atención de Emergencias daba un parte de victoria sobre la extinción del incendio forestal de La Calera,  a 20 minutos de Bogotá, las estadísticas presentaban un reporte escalofriante: 146 incendios en 97 municipios en 2007.

Los incendios forestales se han convertido por estos días en el gran dolor de cabeza de las autoridades ambientales, que no han terminado de apagar uno cuando ya tienen el reporte de otro. Según datos oficiales, desde el 9 de enero el país empezó a padecer de incendios forestales que han generado cerca de 17.000 hectáreas quemadas con pérdidas que aún no se han podido cuantificar. "Se han quemado bosques nativos con una vasta riqueza en flora y fauna que tardarán más de un siglo en recuperarse", dice Luz Amanda Pulido, directora del Sistema de Prevención y Atención de Emergencias. 

En Sumapaz, por ejemplo, el páramo más grande del país, los incendios han causado serios estragos. El fuego en esta esponja de agua, que nutre ríos como el Orinoco, quemó musgos y frailejones que tardarán más de 100 años en crecer un metro. En Bogotá, 140 hectáreas han sido devastadas; y en los municipios de Cota y Tenjo, 450 cayeron en poder de las llamas. Según la CAR, Cundinamarca ha perdido hasta ahora vegetación de bosque andino que tardará más de 30 años en recuperarse. "La situación es crítica pero está controlada    -dice Juan Lozano, ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial-. Las medidas de restricción continúan y mantenemos todas las alertas para contrarrestar los incendios".

Estadísticas indican que entre 1986 y 2002, 400.000 hectáreas quedaron en cenizas en Colombia por los incendios forestales y que el récord negativo lo tiene 1997, cuando el fuego arrasó 167.000. Para este año, los pronósticos señalan que de enero a abril (mes en el que según el Ideam llega la temporada de lluvias) los incendios podrían destruir más de 50.000 hectáreas.

Pero más lamentable que las hectáreas arrasadas es que el 90% de los incendios es generado por descuido, negligencia, basuras, quemas no controladas o acciones criminales. Es decir, que sólo en uno de cada 10 incendios forestales no intervienen manos humanas. "Eso es lo más triste -agrega Pulido-. Los mismos colombianos estamos destruyendo las riquezas naturales del país".

Por ahora el Gobierno ha tomado medidas como prohibir las quemas agrícolas y cerrar los parques naturales para evitar que los incendios se extiendan. Al cierre de esta edición, todavía continuaban 29 incendios activos que ya estaban controlados.  

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.