Nuestro lector Jesús Antonio Parra navegó hasta Éfeso (Turquía), un lugar rico en historia

Nuestro lector Jesús Antonio Parra navegó hasta Éfeso (Turquía), un lugar rico en historia

Visitar este lugar es una experiencia emocionante dada su importancia cultural y religiosa.

07 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Nos sentimos maravillados al emprender este viaje. Partimos del puerto del Pireo en Atenas (Grecia) y tomamos el crucero 'Sea Diamond', un barco gigante de 10 pisos, a la manera de un hotel flotante, bajo un sol radiante. Comenzaba el verano.

La calidad de este barco en cuanto a servicios es excelente. Tiene a disposición de los huéspedes tres restaurantes, boutiques, discotecas, casino, bar, salones de entretenimiento y espectáculos, salas de conferencias, spa, terrazas, piscina y cinco pisos de camarotes.

Después de tres días de crucero por las islas griegas de Mykonos, famosa por sus artesanías y playas paradisíacas, Rodas, donde fue erigido en la antigüedad el famoso coloso, y Patmos, donde estuvo San Juan y escribió el Apocalipsis, se llega a Éfeso, esa región de Turquía en la costa suroccidental.

El contemplar y estar en estas ruinas de tantos años de la época del imperio romano, recorrer sus calles, el teatro, la biblioteca y conocer la casa donde vivió la Virgen María y San Juan es como transportarse a esa época de fe y regocijo.

Nos impactó, entre otras cosas, una paz y serenidad que se emanaban de lo alto, y nos quedamos embelesados por todo ese paisaje lleno de mucha vegetación, además del agua que brota de los grifos colocados allí, y que son de una pureza especial.

Su historia con San Pablo

Este lugar tiene un significado importante porque fue a los habitantes de esta ciudad a quienes el apóstol San Pablo escribió su famosa epístola, después de haberlos convertido a la fe.

Esta carta a los efesios fue escrita desde Roma, en donde San Pablo se hallaba preso con motivo de su apelación al emperador.

Su objetivo era tratar el misterio de la vocación de los gentiles, instruyéndolos en las obligaciones de la vida cristiana. Se cree que esta carta fue escrita en el año 62 de nuestra era.

La época apropiada para visitar las ruinas de esta histórica ciudad son los meses de mayo y junio, ya que después las temperaturas son muy altas.

Después de recorrer Éfeso a pie, nos dirigimos en autocar por pocos kilómetros a Kusadasi, un puerto de la costa sur de Turquía, donde hay un mercado extenso de artesanías típicas de la región. Ahí es posible encontrar cerámicas, ropa, adornos y tapices.

Finalmente emprendimos nuestro regreso al crucero pasando por el estrecho de Samos en el mar Egeo y desembarcamos en Pireo.

Si quiere participar en viajeros, envíenos una crónica corta, acompañada de una foto del destino (en la que aparezca usted), y sus datos personales como ocupación, teléfono, dirección y correo electrónico (si lo tiene) a la Avenida Eldorado No. 59 - 70, sección Viajar, o a viajar@eltiempo.com.co.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.