Álvaro Uribe tiene una responsabilidad en creación de paramilitarismo, dice César Gaviria

Álvaro Uribe tiene una responsabilidad en creación de paramilitarismo, dice César Gaviria

Esa responsabilidad, asegura el ex presidente liberal, son las Convivir de Antioquia. "Que la asuma (la responsabilidad) y que no diga que otros crearon sus Convivir; las creó él", dice.

04 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

Gaviria, jefe único del partido liberal, pide que sea la Corte Suprema de Justicia la que decida sobre acusaciones que el Presidente Uribe lanzó en un reciente consejo comunal en Pereira contra los gobiernos que lo antecedieron, sobre "la pérdida de soberanía real en amplias regiones de Colombia" y que el mismo tribunal lo escuche también sobre sus denuncias contra el Presidente.

"Yo creo -dice Gaviria- que el Presidente quiere desviar la atención de los problemas que tienen algunos de sus parlamentarios en la Corte Suprema con acusaciones vagas e imprecisas y ha propuesto una especie de juicio a gobiernos anteriores. Ese juicio no lo puede hacer nadie distinto a la Corte Suprema; no tengo ningún problema en que la Corte Suprema revise mi conducta y mi actitud frente a grupos paramilitares o a la guerrilla. Me imagino que el Presidente está dispuesto a que la Corte también examine su conducta. Propongo que acordemos a la Corte como juez supremo. Que él exponga sus dudas sobre mi gobierno y nosotros las denuncias sobre la falta de claridad del Presidente en la lucha contra el paramilitarismo".

Yamid Amat: ¿Eso supone una denuncia sobre vínculos del Presidente con el paramilitarismo?

César Gaviria: Lo que yo he dicho es que se ha advertido laxitud del gobierno ante el paramilitarismo. Afortunadamente la Corte está recogiendo evidencias sobre las vinculaciones del paramilitarismo con la política.

Se ha dicho que el Presidente aplica un espejo retrovisor. ¿Eso acaso es malo?

No, eso no tiene nada de malo, pero yo sí quisiera que nos precisara de qué nos acusa. ¿De complicidad con la guerrilla? ¿Con los 'paras'? ¿Con narcotraficantes? ¿De cuál complicidad, en qué momento y en qué circunstancia? El Presidente hace daño con sugerencias sin precisión. Sus vagas acusaciones son temerarias e irresponsables...

Dirigentes gremiales dicen que el paramilitarismo se originó en la ausencia del Estado para combatir a la guerrilla y en eso coincide el Presidente. ¿No podría ser esa una acusación contra su gobierno?

Si el Presidente tiene acusaciones concretas en ese sentido, que las haga. Yo nunca fui laxo con la guerrilla. Combatí a las Farc y ellos me consideraron su peor enemigo. Recuerde que recientemente mataron a mi hermana.

Pero las Convivir fueron creadas con base en un decreto suyo...

Por un decreto del gobierno del presidente Samper, que se amparaba en una ley, pero eran organizaciones de seguridad privada, hay personas que afirman que las Convivir se vuelven paramilitares y que ahí comienza el proceso paramilitar que vive Colombia, que el Presidente no se ponga a decir que a él lo obligaron a crear las Convivir.

¿Podría, entonces, tratarse de referencias a la ausencia del Estado con el tema de Pablo Escobar y la Catedral?

Ahí se cometieron unos errores, porque subestimamos la capacidad de soborno y de intimidación que tenía Escobar; pero son hechos sobre los cuales Colombia conoce hasta los mas mínimos detalles. Eso no es secreto. Los problemas de la Catedral se corrigieron y en mi gobierno se logró dar de baja al peor terrorista narcotraficante que ha visto el mundo.

¿Y el tema de 'Los Pepes'?

El Presidente lo repite de manera permanente. 'Los Pepes' fueron, hasta donde yo tengo conocimiento, una organización creada por el cartel de Cali contra Pablo Escobar por todos sus desafueros. Efectivamente, hubo conductas completamente inaceptables en una sociedad civilizada; la diferencia es que yo públicamente expresé la indignación que me producía ese tipo de episodios, nadie puede acusarme de que auspicié ó patrocine eso. Entiendo que había dudas sobre la conducta de algunas personas del bloque de búsqueda de la policía, pero yo no sé eso qué tiene que ver con la gigantesca presencia del paramilitarismo en nuestra vida política y su notable influjo en el Congreso.

¿No le parece que con Uribe el país ha vuelto a sentir presencia de Estado?

Eso puede ser verdad en relación con la guerrilla, pero no lo es en relación con los paramilitares. Él ha hecho una política muy enérgica contra la guerrilla y en eso lo respaldamos. En cuanto al paramilitarismo ha ocurrido lo opuesto. Ya estamos viendo cómo están matando a testigos y personas que están participando en la búsqueda de la verdad.

No debilita su posición y la del Partido Liberal contra el paramilitarismo, la aparición del senador Juan Manuel López en la cumbre de Ralito?

Él tiene una buena explicación sobre su presencia en esa reunión, que tiene que ver con una condena a muerte que le había hecho el jefe paramilitar Mancuso...

¿Por qué lo incluyó en las listas al Senado?

Porque él ha sido uno de los principales bastiones contra el paramilitarismo en la Costa Atlántica y en Córdoba...

¿Y las críticas de Horacio Serpa al retiro del senador López del liberalismo?

Son injustas porque ese retiro no fue pedido. Yo fui exactamente la persona que defendió al doctor López cuando surgió la publicación del documento de Ralito.

¿Por qué no ha atendido las crÍticas de Serpa a la manera como se organiza el próximo congreso del partido?

En primer lugar, las personas que se suponen más cercanas a él, han estado en el escenario donde se han tomado las decisiones de organización y reglamento del congreso; en segundo lugar, entendíamos que el doctor Serpa estaba marginado de la actividad política desde cuando no quiso ser parte de la dirección adjunta, hoy junta asesora.

¿Cree, como dicen columnistas, que Serpa le ha hecho daño al Partido Liberal?

No. Una cosa es que sus propuestas no hayan sido acogidas por los ciudadanos y otra pensar que haya afectado al liberalismo.

¿Cuál es el futuro del Partido?

El liberalismo es el principal partido de la política colombiana, su futuro es la recuperación del poder. Por ahora, esperamos tener un muy buen resultado en las elecciones de octubre.

¿Con la popularidad tan alta del presidente Uribe, por qué es optimista frente a las elecciones de octubre?

Porque se van a resolver temas locales, tenemos un solo tema nacional que vamos a estar ventilando: las reformas a las transferencias territoriales. Creemos que el Presidente Uribe está comprometido con una política en exceso centralista, desatendiendo necesidades locales y regionales.

¿Pero se han descubierto muchísimos casos en que las transferencias para salud y educación terminaban en manos de paramilitares?

Sí, pero eso no es un fenómeno que nació con la descentralización. Además, de todas maneras esos recursos se tienen que girar y gastar allá. Así como está concebida, la reforma es un golpe mortal a las regiones.

¿Cómo son las relaciones del liberalismo con el Polo?

Nosotros hacemos una oposición política distinta a la que hace el Polo; tenemos una actitud más constructiva. Pero tenemos muchas coincidencia y estamos trabajando con ellos en muchos aspectos. Estamos seguros de que vamos a encontrar acuerdos en muchas regiones del país para alcaldías, para gobernaciones.

¿El Partido Liberal aspira a ganar la alcaldía de Bogotá?

No, nosotros en Bogotá somos una fuerza política que no es mayoritaria. Si habrá candidato propio o hacemos una coalición, solo se decidirá después que el congreso del partido le dé a la dirección liberal o al director del partido una facultad para resolverlo.

¿En consecuencia, la única opción de triunfo es una coalición?

El partido verá en su momento que decisión debe tomar. Esperemos el congreso.

¿Las coaliciones serán con el Polo...?

Con el Polo y con la U y con Cambio Radical y con otros sectores. Hay regiones y municipios donde la política local implica coaliciones de distinta naturaleza...

Al Partido Liberal no le molesta hacer coaliciones con los sectores uribistas?

No. Germán Vargas lo sabe así, porque a él se lo hemos dicho; también así se lo señalamos al senador Carlos García.

¿Pero se trata de buscar apoyo uribista para un candidato Liberal o al revés?

Depende de las circunstancias locales. No podemos violentar lo que los ciudadanos liberales piensen en un determinado lugar.

¿Aspira a ser reelegido como Jefe único del Partido Liberal?

Estoy dispuesto a seguir en la dirección del partido si el partido lo quiere, pero si hay un sentimiento grande en contra mía, pues me voy. Yo no me considero indispensable.

¿Es la única reelección a la que aspira?

Sí, señor. De eso no tenga una sola duda.

YAMID AMAT
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
Opine en www.yamidamat.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.