Así funciona el modelo

Así funciona el modelo

02 de febrero 2007 , 12:00 a.m.

- Es un modelo de cofinanciación que aporta dinero (en especie, subsidio o crédito), siempre y cuando la comunidad también aporte. Además, con el banco virtual de materiales se logra una disminución del 15 por ciento en el costo final de la vivienda.

- No gastan más de 3 por ciento del presupuesto en gastos de funcionamiento, todo lo hacen con 30 colaboradores y las labores operativas se tercerizan.

- La selección de las familias postulantes (basados en los parámetros de la ley) y el manejo y recuperación de los créditos se contratan con entidades especializadas. "Esto es un tema muy operativo que no debe mezclarse con la polìtica de vivienda pues se presta para la corrupción, como sucedió en el Inurbe...", explica Múnera.
- El crédito funciona con tasas del 1 por ciento mensual y garantía hipotecaria. Las familias tienen cuotas fijas que dependen de lo que puedan pagar y lo que varía es el tiempo (más largo a menor capacidad de pago).

Si alguien se 'cuelga', un trabajador social le hace una visita para enterarse de qué pasa y prolongarle el tiempo si es necesario. "Tenemos una cartera vencida del uno por ciento, en promedio la gente toma plazos de 73 meses, con un máximo de 120; lo que demuestra que los pobres sí son buena paga", añade.

- "Repartir papeles no tiene gracia. Cada vez que se asigna un subsidio o un crédito es porque el tema financiero está completo y la vivienda va a ser una realidad. Nada se gana con abrirle espectativas a la gente.

"Hemos hecho 17.000 casas nuevas con subsidios de la Nación o de las cajas, 10.500 con recursos propios y 63.000 mejoramientos con la ayuda de 70 contribuyentes entre empresas y fundaciones nacionales y gobiernos extranjeros. Hay 400 proyectos en construcción", indica.

- También hay subsidios complementarios a los de las cajas y la Nación. Ahora están poniendo la mitad del costo de la titulación para enfrentar la ilegalidad en la tenencia de las propiedades, que -de hecho- es otro de los grandes problemas para recibir cualquier auxilio.

Eso cuesta 300.000 pesos. Ahí lo único que se necesita es que el alcalde no cobre por los oficios de la oficina de Planeación, VIVA paga los 150.000 que valen la escrituración y el Registro.

- Hay municipios donde prácticamente todo el empleo lo ponen las obras de Viva, entonces el beneficio es de doble vía. La gente construye su casa y consigue el sustento. Aunque también estamos poniendo en marcha proyectos productivos como sustitución de cultivos ilícitos.

- Los alcaldes ponen lo que pueden: lotes, urbanismo, buscan auxilios nacionales e internacionales... "El truco es dejar que todos participen, que todos piensen... También ideamos dejar una placa en cada casa, así los alcaldes se animan a construir -como lo hacen con los estadios y los puentes-".

- Cuando hay que mejorar casa a casa, la Universidad de Antioquia hace un análisis escrito y fotográfico de las verdaderas necesidades. Para eso hay un subsidio de 1,5 millones y el resto lo pone la comunidad en materiales y mano de obra.

Las mayores carencias están en techos y pisos, aunque la gente pide que le mejoren toda la vivienda. Hay que terminar lo que empezamos y mejorar lo que hemos hecho.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.