Secciones
Síguenos en:
'Bogotá, cómo vamos' evaluó gobierno de Luis Eduardo Garzón

'Bogotá, cómo vamos' evaluó gobierno de Luis Eduardo Garzón

Aunque después de tres años se han dado importantes avances en algunos sectores, otros siguen siendo críticos y requieren de una especial atención en estos últimos 365 días de gestión.

El más reciente estudio de 'Bogotá, cómo vamos' -una iniciativa de la Casa Editorial EL TIEMPO, Fundación Corona y Cámara de Comercio de Bogotá-, sostiene que los temas sociales siguen siendo los de mayor avance en la actual administración.

Sin embargo, la movilidad continúa generando problemas a la calidad de vida de la gente. De allí la importancia de cumplir con las metas establecidas para la chatarrización de al menos 10 mil buses viejos, acción que también tendrá importantes consecuencias en materia de medio ambiente, otro de los lunares de este gobierno.

A ello se suma el deterioro de la malla vial y los problemas de señalización y semaforización, entre otros.

Expertos en el tema de ciudad coinciden con los resultados del estudio, y agregan que en el último año del alcalde Luis Eduardo Garzón se pondrá a prueba uno de sus mayores logros políticos: la reforma administrativa. De ella dependen la continuidad de su sello social y futuro político.

En vivienda, el balance es negativo

"El avance de la actual administración hacia las metas establecidas para el déficit de vivienda ha sido mínimo".

Así de cruda es la calificación que hace 'Bogotá, cómo vamos' de esa política del alcalde Garzón en el 2006.

La Encuesta de Percepción Ciudadana de 'Bogotá, cómo vamos' revela que, en el 2006, al igual que en el 2005, un 34% de los hogares bogotanos no tiene vivienda propia y vive en arriendo en casa o apartamento y que el 2% vive en arriendo en un cuarto.

El principal obstáculo es la falta de dinero para pagar la cuota inicial (37%), seguido por el no contar con un subsidio de vivienda (17%) y no poder acceder a un crédito (11%).

En el tema de los arriendos de vivienda, el 75 por ciento de los consultados en esa encuesta consideró que la oferta de arriendo supera su capacidad económica. Esto representa un aumento de nueve puntos porcentuales frente al 2005. El informe le hace una recomendación al alcalde Garzón: "Las soluciones al problema de déficit de vivienda no pueden estar limitadas a la generación de oferta, es necesario complementar esta acción con una estrategia que dinamice la oferta en municipios y ciudades de la región central".

Progresa gratuidad de la educación

El último cálculo disponible para el estudio (2005) indica que la Secretaría de Educación Distrital (SED) había cumplido con el 61,5 por ciento de la meta del período 2004-2008, al alcanzar una cobertura neta de 92,9 por ciento.

Además, en los primeros tres años de gobierno se incrementó el número de cupos a 134.915, cuando la meta era de 93.198. Esto se logró gracias a la construcción de 21 de los 38 colegios nuevos planteados como meta en el Plan de Desarrollo.

La calificación ciudadana del servicio educativo, en una escala de 1 a 5, se ubicó en 4,0 para el 2006. En otras palabras, el 75 por ciento de la población bogotana con niños en edad escolar calificó al servicio de educación como bueno o muy bueno, el 20 por ciento como regular, y 15 por ciento como malo o muy malo.

Para el 2007, se espera contar con gratuidad para la educación preescolar y primaria, un ejemplo que deja a Bogotá como referente nacional en esta materia.

'Bogotá, cómo vamos' señala como principales retos para la SED hacerle seguimiento a los casos de deserción escolar, para diseñar mejores estrategias que mitiguen al máximo esta problemática social, y garantizar la continuidad de las pruebas Comprender, que evalúan las competencias de la población en edad escolar de la capital y permiten mejorar los protocolos docentes en colegios.

Preocupa el alza en hurto a personas

Bogotá alcanzó este año la tasa de homicidios más baja de los últimos 21 años: 18 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Un logro del alcalde Garzón y de la Policía Metropolitana, que se reestructuró operativamente a mediados del 2005 para alcanzar este logro que la ubica como una de las ciudades latinoamericanas menos violentas.

Sin embargo, las autoridades no pudieron controlar este año el incremento del hurto a personas, que es el delito que más impacta en la percepción de inseguridad.

Según el informe de 'Bogotá, cómo vamos', e l robo a los capitalinos creció un 5 por ciento.

Entre enero y octubre del 2005, se reportaron 9.578 casos, mientras que en el mismo periodo de este año la cifra fue de 10.042.

La mayoría de estos atracos se dan en la calle y en espacios públicos como TransMilenio. El raponazo de los teléfonos celulares fue uno de los 'dolores de cabeza' para la Policía.

Los robos, según el informe, se están concentrando en Chapinero, Engativá, Usaquén y Suba.

En las dos primeras localidades, el aumento fue del 40 por ciento, lo que disparó las alarmas de los vecinos.

Parte de este problema está en el déficit del pie de fuerza de la Policía, que en Bogotá debería contar con al menos 30 mil uniformados (hoy cuenta con apenas 15 mil, incluyendo a los auxiliares bachilleres).

Igualmente, la ciudad carece de cámaras de vigilancia, lo que hace aún más difícil no solo presenciar los atracos, sino persuadir a los delincuentes y poder identificarlos.

El otro incremento se dio en las lesiones comunes, es decir, en las riñas callejeras, que crecieron un 6 por ciento.

La ciudad termina con un buen balance en reducción de hurto a vehículos, residencias, comercio y entidades bancarias.

Mejora la cobertura de salud

Según el estudio, Bogotá muestra avances en la cobertura del régimen subsidiado y la mortalidad en menores de cinco años por enfermedades diarreicas agudas (EDA), pero deja mucho que desear en términos de mortalidad materna, infantil, y de niños menores de cinco años por infecciones respiratorias agudas (IRA), asociadas a la calidad del aire que se respira en la capital.

De igual forma, no ha habido avances importantes en la cobertura de vacunación o en la tasa de fecundidad adolescente.

A 31 de julio de 2006, Bogotá contó con 1'.679.554 personas clasificadas en los niveles 1, 2, y 3 del Sisben afiliadas al régimen subsidiado en salud, representando un incremento de 1.357 nuevos afiliados durante los primeros 7 meses del 2006.

La calificación ciudadana a la calidad del servicio de salud, en una escala de 1 a 5, sufrió un descenso no despreciable en el 2006, pasando de 3,8 a 3,5.

Durante el 2006, se han venido adelantando acciones para el fortalecimiento, apoyo técnico y financiero de la infraestructura física en predios, obras y dotación para las Empresas Sociales del Estado, beneficiando, hasta la fecha, 11 hospitales.

El reto: depurar las bases de afiliados tanto al régimen subsidiado como al contributivo, y evitar la doble afiliación.  

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.