Secciones
Síguenos en:
Javier, del colegio al 'Palladium'

Javier, del colegio al 'Palladium'

Acompañado de ocho hombres, Javier Zárate, un joven de 18 años, invita a la gente a entrar al bar Palladium, en la que era conocida como la 'Zona Rosa' del sur, ubicada en el barrio Restrepo.

 Este lugar, lleno de fotos de famosos salseros y luces de neón a su alrededor, es el establecimiento en el que Zarate trabaja como 'jalador de discotecas'.

Zárate estudiaba en el IED Clemencia Holguín de Urdaneta, ubicado en la localidad Rafael Uribe Uribe. Todos los fines de semana atiende y consigue clientes para el bar, desde las siete de la noche hasta las tres de la mañana. Su labor es remunerada con quince mil pesos diarios, que son destinados a pagar los gastos de su hogar, pues vive con una mujer de 17 años y paga arriendo en el barrio Gustavo Restrepo. "A mí me toca pagar arriendo, servicios y comida. Cuando la noche es buena mi jefe me paga hasta treinta mil pesos".

Estudia en la jornada de la tarde y a las seis ya esta disponible para cambiarse y dirigirse a su trabajo. Lleva pantalón de paño negro, camisa blanca y un suéter encima. Los sábados llega a las cuatro de la tarde pues es el único que trabaja como jalador de este bar. Se ubica en la puerta y está pendiente de atrapar a cuanta persona camine por su lado. "La movida buena comienza desde las nueve y media de la noche, entran muchas personas".

Allí ya existen unos clientes establecidos por lo que su trabajo se hace un poco mas fácil, le dan buenas propinas y lo tratan bien. "Nunca he tenido problemas con la gente que entra al bar, pues es gente de plata y es amable, este sitio es sano".

El trabajo lo toma mientras está en vacaciones, pero a veces en las mañanas también labora en un supermercado en el barrio Las Colinas llamado El Porvenir.

A él no le gusta la música que ponen en el Palladium, pues todo el tiempo es salsa y ese género musical no es de sus favoritos. Esto hace que su trabajo a veces lo aburra. "Lo que menos me gusta de mi trabajo es la música, pues a mí me gusta el metal".


Otro factor negativo es tener que trasnochar y comenzar temprano sus labores. 
El único día libre que tiene es el domingo, que pasa con sus amigos en bares escuchando música.

Carolina Ocampo
Código VII

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.