Secciones
Síguenos en:
Ecuador entregó nota de protesta a Colombia por fumigación de cultivos ilícitos en la frontera

Ecuador entregó nota de protesta a Colombia por fumigación de cultivos ilícitos en la frontera

El canciller ecuatoriano, Francisco Carrión, lo describió como un documento formal y enérgico en el que exige que se suspendan las aspersiones con glifosato.

El ministro expresó su esperanza de que "en las próximas horas haya alguna reacción" de Colombia a su petición. De lo contrario -dijo-, "obviamente, seguiremos tomando las medidas que nos corresponde para hacer valer nuestros derechos".

Carrión recordó, en declaraciones a la radio CRE Satelital, que el Gobierno de Quito ha tomado una actitud "muy firme" y ha pedido a su similar colombiano que suspenda las fumigaciones, en cumplimiento del acuerdo suscrito por las dos cancillerías en diciembre pasado.

El documento destaca la necesidad de realizar estudios, con la intervención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sobre los efectos de las aspersiones.

Pobladores ecuatorianos de la zona fronteriza aseguran que el glifosato afecta a la salud de los humanos, de los animales y daña los cultivos de yuca y plátano, entre otros. Colombia sostiene que la sustancia es "inocua".

El canciller negó que el presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, haya sido informado previamente sobre la reanudación de las fumigaciones, pero reconoció que sí hubo una llamada telefónica del gobernante de Colombia, Álvaro Uribe, al palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo ecuatoriano.

Sin embargo, aclaró que la llamada tuvo como fin expresar la "preocupación" de Uribe respecto al incremento de las plantaciones de coca en la zona de la frontera aledaña a Ecuador y para manifestarle que disponía de un estudio en el que se señala que supuestamente el glifosato no es dañino para la población.

"El presidente Palacio le dijo (a Uribe) que cualquiera que fuere ese estudio no tenía valor, puesto que no se había realizado sobre la base prospectiva, es decir, en base a analizar el efecto que va teniendo en el tiempo", anotó Carrión.

Añadió que Palacio "fue firme y categórico en rechazar esa posibilidad (las aspersiones) y exigió que Colombia respete la zona de diez kilómetros aledaña a la frontera, de tal manera que la conversación se produjo, pero no para decirle 'en tal fecha vamos a iniciar (las fumigaciones)'", subrayó el canciller ecuatoriano.

El canciller recalcó que el incremento de las plantaciones de coca en territorio colombiano fronterizo con Ecuador se debe a la falta de presencia y control efectivo de parte de las autoridades y de las fuerzas de seguridad de ese país en la polémica zona.

"He insistido por todos los medios y en reuniones oficiales con Colombia de que ésta es la causa y no podemos nosotros aceptar que esa omisión, esa falta de presencia, esa falta de control, la estemos pagando nosotros", manifestó.

Las aspersiones estaban suspendidas desde hace casi un año, pero se reanudaron esta semana provocando un malestar en el Gobierno de Quito, que considera que esa acción es una muestra "hostil e inamistosa" por parte de Bogotá.

Con EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.