Secciones
Síguenos en:
Orden de fumigación de cultivos ilícitos en la frontera vuelve a deteriorar relaciones con Ecuador

Orden de fumigación de cultivos ilícitos en la frontera vuelve a deteriorar relaciones con Ecuador

Entre el lunes y el martes pasados la Policía ya había fumigado 777 hectáreas. Canciller ecuatoriano califica el acto de hostil, mientras Colombia pide comprensión.

Se trata de una colisión sobre el punto más sensible de la agenda pública ecuatoriana. "Es un acto hostil e inamistoso", dijo el canciller de ese país, Francisco Carrión quien añadió que "Ecuador es un país pequeño pero se hará respetar y reaccionará de acuerdo a las circunstancias y en defensa de sus intereses y de los pobladores de esa zona que se ven afectados".

El diplomático anunció que el Ecuador podría arbitrar otras medidas unilaterales como la imposición de visas, la deportación de los colombianos indocumentados y no aceptar más desplazados.

Ayer no se descartaba que el embajador ecuatoriano en Bogotá fuera llamado a consultas.

"Estamos recibiendo una acto de hostilidad por parte de Colombia y nosotros estamos siendo solidarios con más de 500 mil colombianos que residen en el país" resaltó Carrión al destacar que "el Ecuador en su responsabilidad frente al Estado y a su pueblo pueda tomar medidas que signifiquen no ser solidarios en ese ámbito".

La decisión de Bogotá fue interpretada, además, como un "desconocimiento de compromisos adquiridos por Colombia", en documentos firmados por los cancilleres Carolina Barco y Francisco Carrión, el 7 de diciembre del 2005.

¿Incumplimiento?

El 7 de diciembre del 2005 los cancilleres Barco y Carrión suscribieron en Quito un documento, rotulado como la 'Agenda Positiva' de los dos países que consagró, entre otros puntos, dos cruciales que son hoy los temas de reclamo: que Colombia suspendía las fumigaciones y participaba en la preparación de los términos de referencia de un estudio prospectivo 'in situ' (en el lugar) sobre el impacto del Glifosato mezclado con Cosmoflux, en la vida de las personas, los cultivos y el medio ambiente.

"El Gobierno colombiano ha tomado debida nota del pedido que el gobierno del Ecuador ha cursado a las Naciones Unidas para llevar a cabo un estudio prospectivo sobre el tema y acordó participar en la definición de los términos de referencia del mismo. Colombia acordó igualmente analizar los resultados del estudio y evaluar la adopción de las medidas pertinentes", reza el documento, al que las autoridades ecuatorianas creen que Colombia no ha respondido.

Colombia pide comprensión

Entre tanto la canciller colombiana, María Consuelo Araújo, pidió ayer "comprensión" al gobierno y al pueblo ecuatorianos a su decisión.

Fuentes diplomáticas colombianas le dijeron ayer a EL TIEMPO que nunca hubo un pacto y que la decisión de suspender las fumigaciones fue una concesión unilateral y temporal.

El gobierno colombiano dijo que se vio obligado a reanudar la aspersión ante el "sustancial incremento" de los cultivos de coca detectados. Mediante imágenes de satélite y reconocimientos aéreos, la Dirección Antinarcóticos de la Policía colombiana detectó 3.450 hectáreas de cultivos de coca en la franja fronteriza en Nariño y 6.750 hectáreas en Putumayo.

El propio presidente Uribe constató los hechos durante un sobrevuelo que hizo a la zona el pasado 3 de diciembre.

Desacuerdos

Mientras el gobierno de Colombia insiste en que tiene soportes científicos y técnicos de la OEA que demuestran que el glifosato no es perjudicial para la salud humana ni para el medio ambiente, Ecuador asegura que tiene documentos que prueban que hay ciudadanos suyos con graves problemas de salud.

Al cierre de esta edición se esperaba una decisión del gobierno de Alfredo Palacio. Mientras tanto el presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, quien se posesionará el próximo 15 de enero, estaba de visita en Argentina.

Las autoridades diplomáticas colombianas se declararon a la expectativa de que el presidente electo, Rafael Correa, visite a Colombia este 21 de diciembre, como está previsto. Si viene, podría ser un signo positivo. Si no, indicaría que las relaciones podrían ir de mal en peor.

Nervios de colombianos en Ecuador

La tensión en las relaciones entre Ecuador y Colombia provocó inmediatas reacciones en la comunidad colombiana que reside en este país y ha establecido diversidad de vínculos en este territorio.

Cifras extraoficiales aseguran que más de 500 mil colombianos residen, legal e ilegalmente, en Ecuador y unas 200 empresas han desarrollado actividades económicas que podrían ser afectadas por una posible ruptura diplomática.

El anuncio de un posible control migratorio para deportar a los colombianos ilegales que radican en el Ecuador, cayó como un balde de agua a decenas de indocumentados que realizan trabajos informales en las calles de Quito, la capital ecuatoriana.

Bernardo Restrepo, de la Asociación de Colombianos Residentes en Ecuador, dijo que las situación es muy preocupante porque se está exacerbando el ambiente que acrecentará los focos xenofóbicos que ya se registran contra los colombianos.

"Es sorprendente que mientras la Comunidad Andina impulsa el libre tránsito de personas entre sus países, en Ecuador se esté hablando de imponer visado a los colombianos" comentó.

Andrea Suárez no tiene papeles, está casada con un ecuatoriano y está segura de que no podrá seguir trabajando para evitar que la deporten y la alejen de sus dos hijos.

"Somos pueblos hermanos y tenemos que ayudarnos mutuamente porque de estos líos entre las autoridades los únicos perjudicados somos los desplazados", señaló.

Ocho notas de protesta en un año

12 de noviembre del 2005 por la incursión aérea de ocho helicópteros colombianos y el desembarco de militares en territorio ecuatoriano que perseguían a grupos irregulares.

14 de noviembre del 2005 por el éxodo de más de mil colombianos hacia la población ecuatoriana de San Lorenzo.

30 de enero del 2006 por la incursión aérea de aviones y helicópteros colombianos y la penetración por tierra de militares.

17 de marzo del 2006 por la incursión de un avión de la Fuerza Aérea Colombiana, que abrió fuego sobre territorio ecuatoriano durante la persecución a grupos irregulares.

21 de julio del 2006 por la muerte del comerciante ecuatoriano Víctor Hugo Enríiquez, registrado en el Puente Internacional Rumichaca. Ecuador consideró que durante un control fronterizo colombiano se exageró el uso de la fuerza

25 de agosto del 2006 por el estallido de un mortero que provino del lado colombiano de y dejó tres heridos, dos vehículos destruidos y daños en una oficina en una población ecuatoriana.

20 de octubre del 2006 por la muerte de dos ecuatorianos a consecuencia de los disparos realizados por unidades militares colombianas en el río fronterizo San Miguel.

1 de noviembre del 2006 por las declaraciones del general Germán Galvis, Comandante de la VI División del Ejército colombiano en las que aseguró que guerrilleros de las FARC estarían refugiados en territorio ecuatoriano.

10 de diciembre del 2006 con el reclamo por la libertad provisional al soldado Diego Fernando Inga Cabrera, principal involucrado en la muerte del ecuatoriano Víctor Hugo Enríquez Gómez, registrada el pasado mes de julio.

Con información de MAGGY AYALA SAMANIEGO
BOGOTÁ Y QUITO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.