Secciones
Síguenos en:
Exponen billetes colombianos de 1813 a 1923 en la Casa de la Moneda

Exponen billetes colombianos de 1813 a 1923 en la Casa de la Moneda

Conozca ejemplares únicos que encierran insólitas anécdotas en torno a la historia de los bancos en todas las regiones del país.

Francisco de Paula Santander, con su figura adusta en el billete de 2.000 pesos, no es el único que ha hecho posible que los colombianos lleven a casa el litro de la leche o este periódico. Tampoco José Asunción Silva, en su marco poético de papel moneda de 5.000 pesos, ha sido el único no político o prócer que mira las transacciones comerciales de este país.

Los dos billetes y personajes tuvieron sus predecesores, conocidos y desconocidos, unos naturales de estas tierras y otros inspirados en la mitología griega o romana.

Es lo que se ve en la exposición de la Casa de de Moneda del Banco de la República Fragmentos de historia sobre papel. Los billetes de Colombia 1813-1923, una investigación de Laura Duque, Marcela Flores y Sigrid Castañeda.

Todos son billetes anteriores a la creación de ese banco y con características que hoy resultan, por lo menos, curiosas. En copias digitales ampliadas y con una guía histórica, la muestra deja ver buena parte del pensamiento de la gente y de las situaciones sociales de cuando esos billetes se imprimieron.

Por ejemplo, había muchos bancos y cada uno expedía sus propios billetes, que solo eran válidos en la entidad o en la zona que cubrían.

Podía ocurrir que un hombre acaudalado tuviera su fortuna en el Banco de Medellín o en el de Sopetrán (Antioquia), por lo que su dinero no tenía ningún valor en el área de influencia del Banco de Tequendama. Si el primero quería comerciar con alguien que tuviera la cuenta en ese banco, tenía que conseguir billetes de esa entidad.

Eso sí, el papel moneda era tan caro como escaso y tener un billete era todo un símbolo de estatus. Cuenta Duque que mientras más dinero tenía la gente, más bonito quería el billete. Por eso, los bancos más importantes los imprimían en Estados Unidos con símbolos griegos, clásicos o hasta con la foto del dueño del establecimiento, como en el caso del Banco Márquez.

Por su parte, los más humildes preferían guardar su dinero y comerciar con billetes de bancos más parecidos a ellos, como los de la Caja de Propietarios, que mostraban una mujer trabajadora como imagen, en un papel menos elaborado y que eran impresos en Colombia.

Incluso, en épocas como la Guerra de los Mil Días se hicieron billetes en hojas de cuaderno. En otros momentos, algunos bancos, para ahorrar costos, mandaron a hacer los billetes solo por un lado.

Estas historias y diferentes aspectos gráficos se ven de manera fácil, pues la muestra ocupa tan solo dos salas pequeñas.

BIBLIOTECA LUIS ÁNGEL ARANGO, CASA DE MONEDA, SEGUNDO PISO CALLE 11 4-93 . TEL. 343 12 23. ENTRADAS GRATIS.

DIEGO GUERRERO
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.