Secciones
Síguenos en:
Buscan crédito para darle una nueva cara a Cartagena

Buscan crédito para darle una nueva cara a Cartagena

Si se logra el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las cien hectáreas que conforman el centro histórico podrían estrenar un nuevo rostro en el mediano plazo.

La próxima semana la Corporación Centro Histórico definirá el documento que le presentará al BID con miras a conseguir un préstamo que permita hacer realidad varias obras.

La finalidad es blindar el 'Corralito de Piedra' de basuras, vendedores ambulantes, indigentes, prostitutas, raponeros y el desorden vehicular.

Se trata de un ambicioso proyecto que incluirá la construcción de espacios para vendedores, parqueaderos y la recuperación de edificios públicos e históricos en la zona amurallada, conformada por 1.214 predios dispuestos en 80 manzanas, tal como se hizo para recuperar el centro de Quito.

Incluso, el plan busca que vengan a Colombia los mismos asesores internacionales que le dieron una nueva cara al centro de la capital ecuatoriana.

La idea de acabar con el caos que impera en la ciudad amurallada es un viejo sueño que se viene abrigando desde hace al menos dos décadas, cuando la Unesco declaró a Cartagena como Patrimonio de la Humanidad.

Al frente del programa está la Corporación Centro Histórico de Cartagena, que se ha unido con entidades como la Corporación de Turismo, la Cámara de Comercio y la Sociedad de Mejoras.

El plan de recuperación tuvo un espaldarazo en marzo pasado, luego de que el entonces ministro del Interior, Sabas Pretelt, firmó un convenio por 160 millones de pesos con la Corporación Centro Histórico para concebir una iniciativa integral de recuperación.

Esfuerzos aislados

Ahora, solo falta que esa cartera le dé el visto bueno a la propuesta que luego será enviada al BID.

Aunque oficialmente las obras que demandará el rescate del centro de la capital bolivarense no se conocen ni ha trascendido su monto, fuentes consultadas por este diario estiman que mínimo serán necesarios 20 millones de dólares para remozarlo.

Hoy, diversas entidades desarrollan de manera aislada programas para poner fin al caos en la zona céntrica, pero no pasan de ser soluciones momentáneas.

De hecho, por estos días, el mayor dolor de cabeza es la invasión de vehículos, debido a que hace dos meses un fallo del Consejo de Estado volvió a habilitar como vehiculares 24 calles que en el 2001 habían sido convertidas en corredores peatonales.

JAVIER FRANCO ALTAMAR
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CARTAGENA

Paños tibios

Para ponerle freno al caos que deteriora la imagen de la ciudad, se realizan varios programas.

Tricilimpios: Se puso en marcha con ocasión de las fiestas novembrinas. Urbaser, una empresa concesionaria del aseo, habilitó una 'flota' de 10 de estos vehículos rodantes empujados que llevan una caneca para recoger desperdicios.

Guardianes de Turismo: Lo impulsó la Corporación del ramo. Es un grupo de 36 muchachos que prestan servicio de orientación a los turistas en el Centro Histórico y otros puntos de la capital.

Ex 'paras' vigilantes: La Alcaldía contrató a 50 desmovilizados de las Auc para vigilar no solo el mobiliario del centro sino para alertar sobre la comisión de delitos.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.