Secciones
Síguenos en:
Prórroga de preferencias arancelarias aumenta presión a Colombia para aprobar pronto el TLC

Prórroga de preferencias arancelarias aumenta presión a Colombia para aprobar pronto el TLC

Aunque el Congreso de E.U. aprobó la extensión del Atpdea, la iniciativa exige que el Tratado de Libre Comercio (TLC) esté aprobado antes del 1 de julio próximo.

La prórroga automática de seis meses fue aprobada por la Cámara el viernes en la madrugada y por el Senado en la madrugada del sábado.

Así culminaron varios meses en los que cundió el pánico entre empresarios y gobiernos andinos, ante la posibilidad de perder las preferencias de la ley Atpdea, que elimina aranceles para unos 6.000 productos, entre ellos flores y confecciones colombianas, que llevan 15 años disfrutando de estos beneficios.

La iniciativa contempla un segundo período de seis meses, a partir del 1 de julio y hasta el 31 de diciembre del 2007, condicionado a que los congresos en los respectivos países y en E.U. hayan ratificado el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Pero, aunque hoy se respira con cierta tranquilidad, la extensión ofrecida no despeja la incertidumbre y podría tener hasta consecuencias políticas y económicas de gran calado. Para Colombia, la condición impuesta para que el Atpdea siga vigente a partir del primero de julio -que los congresos aprueben el TLC- terminará siendo una bomba de tiempo.

El Congreso, con mayoría demócrata, que asumirá en enero ha dicho que no debatirá temas comerciales, por lo menos durante el primer trimestre. Y cuando lo haga, ha exigido que se renegocien los TLC firmados con Colombia y Perú para que se incluyan estándares laborales que hoy no están presentes. Por lo tanto, el país, si quiere seguir disfrutando de los beneficios de Atpdea, deberá acceder a las modificaciones sugeridas por los demócratas, o, al menos, estará en una posición de debilidad a la hora de renegociar.

También existe la posibilidad de que los demócratas ni siquiera quieran aprobar un nuevo TLC. Mal o bien, muchos de ellos se hicieron elegir argumentando que defenderían los intereses de la clase trabajadora de E.U. que, dicen, ha sufrido mucho con la apertura comercial que empujaron los republicanos durante sus años en el poder.

Para tal escenario, el gobierno colombiano ya tiene un plan B: mover y aprobar el TLC cuanto antes en el Congreso y luego pedir una nueva prórroga del Atpdea si es que el Congreso de E.U. sigue frenando el acuerdo. De hecho, el presidente Álvaro Uribe anunció el sábado pasado que convocará a extras al Congreso para acelerar este trámite.

Así mismo, tratar de acomodar las exigencias laborales de los demócratas en 'cartas anexas' que no impliquen modificar un tratado que ya fue presentado al Congreso.

Pero las consecuencias más difíciles podrían llegar por los lados de Bolivia y Ecuador. Dado que ninguno de los dos países tiene intención de entrar en un acuerdo comercial con E.U. (Ecuador tiene uno avanzado, pero el nuevo presidente, Rafael Correa, dice que no le interesa), a partir del primero de julio perderían las gabelas del Atpdea y comenzarían a pagar aranceles. Y eso implica que, desde la perspectiva de este Congreso, desaparece la región andina como bloque. Por 15 años, y como estrategia de compensación por la lucha contra las drogas, se les ofreció preferencias arancelarias a los cuatro países. Pero los desarrollos políticos, el ascenso de Chávez, Morales y Correa o el eje de izquierda hacen insostenible la misma aproximación. "No podemos seguir ayudando a países cuyos gobiernos nos dan un puntapié cada vez que quieren", dice una fuente del legislativo. En otras palabras, volver a la era del 'garrote', pero con poca zanahoria y avanzar en la agenda regional.

Una buena nueva

Carolina Barco, la embajadora en Washington, destacó la aprobación de la prórroga para Atpdea y aseguró que las preferencias "son de gran importancia para Colombia pues de ellas dependen unos 600 mil puestos de trabajo y muchas de nuestras empresas exportadoras. Además, es prueba de la excelente relación que existe entre ambos países y da un mensaje de confianza a inversionistas del fortalecimiento de la política comercial bilateral". Por su parte, el presidente Álvaro Uribe dijo el sábado pasado durante un Consejo Comunal que este paso -del Congreso de E.U.- es una buena noticia "para los trabajadores colombianos y para los inversionistas".

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.