Secciones
Síguenos en:
Línea puntual / Los retos del agro metense (IV)

Línea puntual / Los retos del agro metense (IV)

Nelsy Amanda Herrera Ariza, MVZ. Esp. Alta Gerencia y Economía Solidaria

Reitero, el agro del Meta aporta al PIB el 34.18% y el 33% de la población metense es rural. Sin embargo, los recursos destinados por el gobierno departamental para este sector a través de la historia han sido exiguos y pocos han sido los programas que han propendido mejorar la calidad de vida de los habitantes del campo.
Por décadas el presupuesto de la Secretaría de Agricultura no superó los $400 millones. En la administración anterior, logramos dejar para el 2005 cerca de $6.000 millones, cifra histórica con la que se pretendía empezar a brindar el apoyo que los productores agropecuarios no habían tenido del gobierno metense, pero, la no ejecución oportuna y eficiente de estos recursos dieron al traste con el ideal de fortalecer el sector agropecuario desde la función que le corresponde al ejecutivo y para el 2006 el presupuesto de la secretaría volvió a ser tan solo de $1.400 millones aproximadamente.

El presupuesto departamental aprobado para el 2007 es de $529.601 millones y solamente cerca de $2.800 millones serán para el sector agropecuario, o sea el 0.52% del presupuesto. ¿Acaso, este porcentaje refleja la importancia del sector para la economía metense, o por el contrario, expresa la poca relevancia que los gobernantes, diputados y funcionarios le asignan al renglón económico más fuerte de esta región?

¿Cómo pretenden que los productores afronten los retos que los TLC y los mercados abiertos imponen, si el Estado no asume con responsabilidad su papel de apoyo y facilitador de procesos? ¿Cómo podrán los productores salir avante de los riesgos e incertidumbres que se avecinan, si el gobierno continúa menospreciando el valor del sector? Este desinterés se revela en los pocos recursos asignados, proyectos poco o nada trascendentales para el proceso agroindustrial que debemos abordar, con metas -planteadas en el Plan de Desarrollo- que no reflejan las necesidades del sector y con una Secretaría de Agricultura que es una mera cuota política.

El papel de la Secretaría en el desarrollo del sector es decisivo: La coordinación de procesos y la concertación con gremios e instituciones del agro y afines es responsabilidad de ella y si no está calificada para hacerlo, todas las posibilidades de progreso se pueden ir al traste. Por eso, hay que fortalecerla si realmente se busca dinamizar este renglón. Es indispensable reestructurar esta dependencia, nombrando más y mejores profesionales: idóneos, probos, comprometidos, con conocimiento y visión del sector y de su entorno y con perfiles ajustados al rol que deben asumir para coordinar la ejecución de la agenda productiva y de la apuesta exportadora, planes que marcan el derrotero que el Meta debe emprender.

Si no hay proyectos estratégicos que incluyan modernización de la infraestructura vial y productiva, apoyo real a la economía campesina con fortalecimiento de la asociatividad, acompañamiento a los empresarios, inversión en ciencia y tecnología, recursos suficientes y oportunos y personal capaz de ejecutarlos efectivamente para hacer realidad estas apuestas, el desastre para el sector y la quiebra de los productores no se harán esperar. La responsabilidad histórica es grande. ¡Asúmala, señor Gobernador!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.