Secciones
Síguenos en:
Escorpión/ Luces, cámara, acción...

Escorpión/ Luces, cámara, acción...

Por Tina Alarcón

Las maracas y las panderetas ya están desempolvadas. Los bombillitos de colores han quedado revisado, las ovejitas que fueron víctimas de las polillas en la caja del pesebre han sido curadas y esperamos con ilusión que se vuelvan a encender las luces del Puente de Boyacá y del Pantano de Vargas. Boyacá un pesebre, Boyacá una luz. Es la temporada grande y larga que tanto soñamos.

La primera de las grandes actividades, en nuestro departamento, de estos días festivos es en Villa de Leyva: el Festival de Luces, que este año cumple veinte años. Veinte años es mucho y más cuando se analiza con detenimiento toda el agua que ha pasado bajo los puentes coloniales del Municipio. El Festival nació en los jardines del Duruelo, pólvora artesanal, fiesta familiar que se compartía con los turistas. Como pasa siempre con las ideas buenas, rápidamente de la tradicional Noche de las Candelas de los curas se pasó al super Festival que hoy padece el pueblo.

Desde 1950, cuando Rojas Pinilla declara a Leyva Monumento Nacional, siempre se ha luchado a brazo partido por consolidar en estas calles blancas una vocación turística digna. Los festivales son importantes para la economía local y no se trata de establecer culpabilidades, lo único cierto es que tanto luces como cometas perdieron su rumbo hace rato.

Desde hace muchos años vengo diciendo que los festivales de Villa de Leyva son unos acontecimientos nacionales que demandan una atención especial de parte de la autoridades nacionales. Aquí llegan los policías bachilleres y el Ejército, hacen sus anillos de seguridad en las afueras pero a la hora del té, cuando los gomelos de toda Colombia están haciendo de las suyas, 'no hay Santa Lucía que valga'. Hoy los celulares colaboran inocentemente y los padres de familia confían; he oído conversaciones de niñas que le aseguran a su mamá que andan en el Andino cuando en realidad están en nuestra plaza mayor con una caja de aguardiente en la mano.

Este año la comunidad villaleyvana ha estado muy de acuerdo en volver a pensar en los orígenes de los festivales para quizás retomarlos. Con la programación 2006 en la mano, se ve que la municipalidad da un primer paso para recuperar un espectáculo hermoso que se viva con alegría sin esas verbenas innecesarias que se salen de todo control. La fiesta de las luces empieza el jueves 7 con excelentes polvoreros y luego con conciertos de muy buenas agrupaciones. Ojo, sólo conciertos con la duración que debe tener todo concierto respetable. Bavaria como patrocinador de la cuota musical tiene que ser muy consciente de su responsabilidad, una fiesta en un monumento nacional debe ser regida por unos parámetros que no alteren el frágil equilibro de un pueblo como Villa de Leyva. Hay además varias exposiciones de arte de primera categoría y estamos atentos a la llegada de los pendones de las obras del maestro Botero que van a engalanar las coloridas fachadas que por estos días tenemos.

En fin, todo está listo para está fiesta de luces, hay participantes del Valle, Cundinamarca Tolima y Santander y lógicamente los mejores de Boyacá. Que bueno es abrir temporada en Villa de Leyva en medio de tanta historia y bajo los cielos más lindos de toda Colombia. Aquí todo es cámara, luces y acción. ¡Los esperamos!

Por Tina Alarcón, periodista y escritora.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.