Secciones
Síguenos en:
Venezolanos acuden a las urnas en medio de rumores para elegir Presidente

Venezolanos acuden a las urnas en medio de rumores para elegir Presidente

Una jornada en la que por primera vez el chavismo -invicto electoralmente desde el 2000- luce inquieto ante una oposición más crecida y dispuesta a vigilar hasta el último voto.

Desde la imponente marcha de cierre que protagonizó el candidato opositor Manuel Rosales en Caracas el sábado pasado, y que se repitió en ciudades como Valencia y Maracaibo esta semana, se alteró la percepción de que la candidatura del presidente Chávez obtendría el triunfo sin mayores discusiones. 

Más desafiante incluso que en los momentos previos al referéndum revocatorio del 2004, la oposición instaló en el debate público su ánimo de acudir masivamente a votar y quedarse en los centros electorales hasta el fin de la jornada, cuando se realizará una auditoría (conteo voto a voto) a 54 por ciento de las máquinas de votación. 

Un decreto del Ministerio de Interior y Justicia prohibiendo las reuniones para hoy sólo sirvió para atizar los ánimos de los seguidores de Rosales, que apelan al artículo 169 de la Ley del Sufragio: "Los actos de escrutinio serán de carácter público. Se debe permitir el acceso de las personas interesadas al local...". 
Esa actitud defensiva reforzó la disposición "a la batalla" del chavismo. La frase "vamos a ganar, pero no hemos ganado todavía", dicha decenas de veces por el candidato-presidente Chávez, elevó aún más la expectativa de "rojos" (oficialistas) y "azules" (opositores).

Es por ello que de esa auditoría "en caliente", para muchos, depende la estabilidad política y social del país. Y es que ambos contendores no sólo manejarán entonces claras proyecciones sobre quién resultó ganador, sino que tendrán la oportunidad política de detectar o denunciar alguna irregularidad en un clima aderezado por una cascada de rumores que creció en la última semana. 

A pesar de las peticiones públicas hechas por altos jerarcas de la Iglesia en Venezuela para que cesen los rumores, a través de Internet, de boca en boca -sobre todo en los últimos mítines-, sugerentes artículos de opinión y las arengas que advierten agresiones de la parte contraria, las "bolas" sólo han logrado reforzar el efecto-tensión, hasta generar incluso "compras nerviosas".

El temor se fundamenta en dos preguntas que los venezolanos verán respondidas entre hoy y mañana: ¿reconocerá alguno de los candidatos su derrota? Y en caso de que lo hagan, como lo han prometido ¿cómo reaccionarán sus seguidores? 

La presencia, aprobada por la Fuerza Armada Nacional, de más de 15.000 reservistas civiles -en su gran mayoría simpatizantes del Gobierno- para cuidar los centros de votación es otro de los factores que ha levantado suspicacias.
Consejo Nacional Electoral fortalecido

Pero sin duda las respuestas dependerán de la actitud de los candidatos frente a los resultados y en gran medida de la seriedad y rapidez que proyecte el Consejo Nacional Electoral (CNE). 

Aunque las encuestas mostraron en los últimos meses que el árbitro electoral tiene un 45 por ciento de rechazo entre la población, tanto el abanderado oficial como de la oposición intentaron, en los últimos días, darle un espaldarazo público buscando reducir al mínimo la abstención. 

En parte, esto se debe a que el CNE ha permitido 12 auditorías solicitadas por la oposición para verificar la transparencia del sistema automatizado del voto, y todas han arrojado resultados casi 100 por ciento confiables. 

Igualmente se ha tratado de bajar la crispación en torno a las máquinas "captahuellas", con las que el CNE busca detectar posibles "dobles votantes", pero que infunde temor en los empleados públicos que la perciben como una tecnología capaz de violar el secreto del voto y poner en riesgo sus puestos de trabajo.

"Las captahuellas no sirven para nada", ha dicho Manuel Rosales, "no violan el secreto del voto, sólo sirven para hacerle perder tiempo al elector".

Pantalla roja

Como institución el CNE no pudo controlar que el candidato-presidente Hugo Chávez utilizara abrumadoramente los medios del Estado (en el cine y en la televisión la proporción de propaganda era de 5 mensajes a 1), pero ganó puntos al denunciar concretamente la situación.

El rector principal Vicente Díaz, presidente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento del ente comicial, señaló que 47% de las 505 denuncias de abuso en la campaña que procesa su oficina, fueron cometidas por funcionarios públicos.

Así mismo, informó que si bien las televisoras privadas están parcializadas a favor del candidato opositor, la inclinación de la televisora estatal -Venezolana de Televisión, VTV- a favor de Chávez es muy superior.

Mientras las televisoras privadas difundieron mensajes equivalentes a 15,5 horas a favor de Rosales y 10,1 horas a favor de Chávez, VTV transmitió 86,6 horas a favor de Chávez y sólo 1,8 horas a favor del opositor durante la campaña. 

Con todos estos elementos sobre la mesa, igual se espera que la jornada rompa el récord de participación. 

La abstención "institucionalizada" en Venezuela ronda siempre entre el 40 por ciento y 50 por ciento para elecciones presidenciales, pero tal como los candidatos han planteado la contienda (la profundización de la revolución versus un modelo inclusivo de principios socialdemócratas), la apuesta es que no sean demasiados los venezolanos que esta vez se queden en casa.

Valentina Lares Martiz
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.