Especialistas en discapacidades trabajan gratis en el Quindío

Especialistas en discapacidades trabajan gratis en el Quindío

Son 140 voluntarios que atienden a 1.120 menores del Quindío y departamentos aledaños vinculados a lAbrazar, que funciona gracias a especialistas en diversas disciplinas.

30 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Jenny Alexandra Ordóñez es especialista en fonoaudiología o terapia del lenguaje. Desde hace cuatro meses llegó al Quindío proveniente de Villeta, Cundinamarca.

En la actualidad ejerce su profesión en Calarcá pero con una particularidad. No recibe un solo peso en contraprestación.
Ella es uno de los 140 voluntarios que trabajan en Abrazar, la asociación más grande en Colombia especializada en niños discapacitados.

Cuenta también las Damas Rosadas, cuatro en total, quienes se desplazan desde la ciudad de Armenia a Calarcá para realizar trabajo voluntario.

Jenny vio en esta Fundación una oportunidad para ejercer su profesión.

"Me gustan los niños y el dinero no es impedimento para trabajar, pues por encima de todo esta el amor por mi profesión", afirma la fonaudióloga.

Desde hace 15 años, Abrazar se especializó en niños con severos problemas motores, sensoriales, mentales, síndromes, epilepsias y en general todo tipo de alteraciones y discapacidades.

Se financia con la realización de eventos, elaboración de proyectos, apoyo de la empresa privada y donaciones de personas comprometidas y confiadas en la labor que allí se realiza.

Además tiene un Plan Padrino, que recibe contribuciones mensuales de $50.000 pesos para apoyar el sostenimiento de los menores.

En sus inicio, hace 15 años la fundación trabajó programas básicos de salud, nutrición y desarrollo de artes dirigidos a personas con discapacidad.

Sus servicios inicialmente eran brindados en centros hospitalarios y educativos de la ciudad.

Desde el 2002 cuenta con una sede propia, financiada por el programa Servivienda del minuto de Dios y la comunidad Kobe Japón

A Jenny Alexandra Ordóñez a veces le impactan las condiciones económicas y los casos de violencia sexual a los que se ven expuestos los niños en algunas ocasiones, "Es triste saber que no solo sufren por sus discapacidades, sino por personas inhumanas que se aprovechan de su condición", afirma la doctora Ordóñez, quien aunque no recibe ningún dinero por su trabajo, considera suficiente contribuir al desarrollo de sus pacientes.

ARMENIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.