Dos experimentos permitirán mejorar la producción y comercialización de alimentos

Dos experimentos permitirán mejorar la producción y comercialización de alimentos

Usos novedosos para desechos y tratamientos que evitan la pérdida de cosechas hacen parte de los hallazgos de 'Estudio de los cambios químicos y bioquímicos de alimentos frescos y procesados'.

30 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Este grupo se ha dedicado durante 35 años a cooperar directamente con agricultores, exportadores y comerciantes, para hacer estudios que coincidan con las necesidades de los gremios productores.

Algunos de los trabajos realizados durante este tiempo abordan temáticas como "Caracterización química y establecimiento de metodologías para el procesamiento de frutas de consumo popular", "Composición y procesamiento de frutas de la Región Amazónica", "Procesamiento de frutas frescas, estudio de los aromas de algunas frutas tropicales (guanábana, papayuela, pomarrosa y lulo)" y "Daño producido en las frutas tropicales durante el almacenamiento a bajas temperaturas (mora, guayaba, curaba)".

En la actualidad, uno de sus principales proyectos es la investigación "Establecimiento de tecnologías de bajo costo que permitan establecer los daños de las frutas por almacenamiento a bajas temperaturas, estudiando los cambios fisicoquímicos, sensoriales y bioquímicos de las frutas tratadas en dichas técnicas (lulo, tomate de árbol y pitaya)". Se espera que los resultados permitan disminuir las elevadas pérdidas poscosecha en frutas que actualmente se presentan en el país.

Otra muestra importante de la actividad del grupo Estudio de los cambios químicos y bioquímicos de alimentos frescos y procesados es la tesis de maestría Evaluación de la acción antioxidante de los componentes mayoritarios del líquido de la cáscara de la nuez del marañón en aceite de soya, que recibió calificación meritoria.

En esta investigación se estableció por primera vez que la mezcla de la fracción fenólica del líquido de la cáscara de la nuez del marañón (LCNM) con el antioxidante comercial G75 en proporción 1:1 tiene actividad antioxidante estadísticamente igual que la del control G75. Lo que significa que podría convertirse en una alternativa importante para la industria, en donde sustituiría, al menos en parte, el consumo de antioxidantes sintéticos y disminuir costos y toxicidad durante el proceso productivo del aceite de soya.

Este es un trabajo de utilidad para los cultivadores de marañón, pues le suma valor agregado al fruto y encuentra aplicación para un producto que suele desecharse. También lo es para la industria de grasa, porque encontró una nueva fuente de antioxidantes naturales que podrán ser aplicados a sus productos.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.