Tolima es el segundo departamento más atacado por la mordedura de serpientes y animales ponzoñosos

Tolima es el segundo departamento más atacado por la mordedura de serpientes y animales ponzoñosos

Las serpientes venenosas que más abundan son la mapaná, cuatro narices, talla X, coral y cascabel, que tienen agujeros ubicados entre los ojos y la nariz, cabeza triangular y cola corta.

30 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Tolima aparece como el departamento con más personas atacadas por estos animales después de Antioquia.

Eso se evidencia con el caso Ángel Riaño, un niño de 8 años que vivía en la zona rural de Lérida, que fue picado en la mano derecha por un alacrán y media hora después comenzó a presentar vómito, convulsiones e hinchazón en la zona afectada.

Sus padres le aplicaron hierbas, sábila y petróleo sobre la herida, pero esto no funcionó. La hinchazón creció de tamaño y las convulsiones fueron más fuertes y el menor no resistió.

"Si a este niño lo hubieran trasladado de inmediato a un hospital, no habría muerto, pero muchos padres recurren a hierbas y a otras cosas sin saber que el veneno se combate con antídotos", afirma María Adelaida Toro, médica del Instituto Mexicano Bioclon y que dirigió un taller en Ibagué sobre picaduras de animales ponzoñosos.

Ricardo Rivas, secretario de Salud del Tolima, asegura que todos los hospitales del departamento cuentan con antídotos contra serpientes y animales ponzoñosos y aclara que estos abundan en la zona cafetera y en los municipios por donde pasa el río Magdalena.

Ismael Perdomo, médico del Hospital Federico Lleras, dice que a diario el centro asistencial atiende mordeduras de serpientes y picaduras de alacranes y escorpiones y que los niños de las zonas rurales son los más afectados, aunque los de la ciudad no son ajenos.

"Una de las principales causas de este tipo de accidentes es que los niños al gatear cogen las culebras con sus manos, pero la gente se equivoca si piensa que por vivir en la ciudad no tiene riesgos", asegura el galeno.

Recomendaciones

La experta María Adelaida Toro echa por tierra todas las creencias populares que por años se han utilizado para curar a las personas mordidas por víboras y picadas por alacranes.

Su recomendación es clara: "Nada de aplicar sobre la herida petróleo, gasolina, hierbas, hielo, lodo, saliva, sábila, ni tierra. Tampoco se debe recurrir a torniquetes, incisiones en cruz, ni succionar la herida para extraer el veneno porque esto infecta y empeora la herida", asegura.

Según Toro, lo primero que se debe hacer con una persona atacada por una serpiente o cualquier animal ponzoñoso es inmovilizarla, lavar bien la herida sólo con agua y jabón y trasladarla de inmediato a un centro asistencial.

La experta destaca que la gente ha empezado a tomar conciencia de que lo mejor es no confiarse, más aún cuando el Tolima presenta una accidentalidad alta en mordeduras de serpientes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.