Tribuna / ¡Hipocresía de la banca!

Tribuna / ¡Hipocresía de la banca!

Orlando Arciniegas Lagos, Abogado

30 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El 27 de septiembre de 2006 se llevó a cabo en el Ministerio de Hacienda y Crédito Público una reunión extraordinaria del comité de seguimiento al programa de saneamiento fiscal de Ibagué y en ella el municipio solicitó al mismo que emitiera concepto acerca del nuevo empréstito que por 25 mil millones pretende este contraer.

La posición original asumida por los bancos Bogotá, Popular, Megabanco, Bancolombia fue de apoyo condicionado a que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público conservara las garantías, a lo que el Ministerio manifestó su desacuerdo en tanto la entidad territorial se encuentre en el programa de saneamiento fiscal.

A lo cual los bancos expresaron que con la negativa de la Nación no se cumplían los condicionamientos del sí que se había dado y públicamente, inclusive ante la plenaria del concejo municipal de Ibagué, los bancos expresaron su no al empréstito.

Producto de dicha posición se escuchó al alcalde Rubén Darío Rodríguez amenazar a la banca y al propio gobierno ordenando retirar los dineros que el municipio tenía en los bancos, ante lo cual la banca, en una posición ruin e indigna, con su postura original y con el proceso descentralizador, que se encuentra tan afectado en el país por culpa de los banqueros que irresponsablemente realizaron en otrora endeudamientos a entidades territoriales que las llevó a tener que someterse a programas de saneamiento fiscal, como en el caso de Ibagué o la Gobernación del Tolima con la Ley 550, reversan su posición original e irresponsablemente deciden, sin la autorización del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y apartándose de él, emitir concepto favorable con el nuevo endeudamiento.

Me pregunto qué llevó a los señores banqueros a cambiar de postura, a lo cual se debe responder que fue, primero, que el negocio de los bancos es prestar plata y, segundo, al chantaje y el amedrentamiento que realizó el propio alcalde al ordenar retirar los dineros públicos de las referidas entidades bancarias.

Frente a este hecho, que definitivamente afectará en el futuro la estabilidad económica del municipio de Ibagué, guardan silencio los entes fiscalizadores como lo son la Contraloría Municipal, que después de habérsele desautorizado adelantar investigaciones contra ciertos funcionarios de carácter municipal no emite pronunciamiento alguno, y la propia Procuraduría General de la Nación, ente que se ha caracterizado en el Tolima por ignorar los actos ilícitos que se denuncian a diario.

No se entiende cómo si a todo servidor público le está prohibido ejercer cualquier clase de coacción sobre servidores públicos o sobre particulares a fin que se proceda en determinado sentido en decisiones que como el caso presente, inmiscuyen directamente a la entidad territorial, la Procuraduría no ejerce su poder disciplinario con el fin de clarificar las irregularidades que se han denunciado, tanto en la aprobación del Acuerdo para el empréstito, como en el trámite del mismo, así como el no acatamiento del Municipio a las directrices del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, entidad rectora y responsable del programa de saneamiento fiscal del Municipio de Ibagué.

¿Será que a los señores banqueros no les cabe responsabilidad alguna por la crisis que presentan las entidades territoriales y que hoy pretenden repetir en Ibagué?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.