Cambios en consumo y producción agitan el mercado mundial del vino

Cambios en consumo y producción agitan el mercado mundial del vino

Regido durante siglos por Europa, vive un 'revolcón' por la aparición de nuevos consumidores, la consolidación de los productores del 'Nuevo Mundo' (Hemisferio Sur) y hasta el calentamiento global.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La tradicional bebida se ha extendido a nuevas clientelas. En China, su consumo es generalizado entre los nuevos ricos surgidos de las reformas económicas, que consideran in posar de catadores. Otros clientes atípicos son los 'raperos' estadounidenses, promotores del champán más caro.

Se estima que Estados Unidos le quitará a Francia el primer lugar en consumo en el 2008. Durante ese año, dicen las proyecciones, los estadounidenses beberán 2.760 millones de litros. Los galos, con 2.690 millones, caerían al tercer puesto, superados por Italia.

La demanda en el Reino Unido también experimenta un crecimiento notable.

La feroz competencia de los fabricantes, acentuada por un contexto de sobreproducción, ha obligado a los vinicultores a buscar nuevos nichos de mercado y a prestar mayor atención a las expectativas de los compradores; una actitud que se da fácilmente en exportadores jóvenes, como Suráfrica, pero más complicada de adoptar para los europeos.

Fruto de los nuevos vientos, hoy se consiguen desde vinos orgánicos, a base de uvas cultivadas con abonos e insecticidas naturales, hasta 'biodinámicos', inspirados en los "ritmos cósmicos".

En cuanto a las exportaciones, las de E.U. y el Hemisferio Sur (Argentina, Australia, Chile, Nueva Zelanda y Suráfrica) no cesan de aumentar. Hoy representan más de la cuarta parte del total (25,5%), frente al exiguo 1,6 por ciento de hace 25 años, según la Organización Internacional de la Viña y del Vino (OIV).

Al mismo tiempo, las ventas al exterior de los 5 principales productores de la Unión Europea (Italia, España, Francia, Alemania y Portugal) no dejan de caer. A comienzos de la década de 1980 constituían el 75 por ciento del total, mientras que actualmente apenas superan el 62 por ciento.

El inesperado factor climático

Las exportaciones representan la tercera parte del consumo mundial de vino, casi el doble que en los años 80. Este producto mueve 100.000 millones de dólares anuales, tanto como los cosméticos pero menos que las bebidas espirituosas (150.000 millones).

Como sucede con cientos de mercancías de origen agrícola, cabe señalar el ingreso de China al grupo de los diez mayores productores (es séptimo), con 1.100 millones de litros anuales.

Para redondear toda esta revolución, el calentamiento del planeta también está modificando el mapa vitivinícola. De acuerdo con el Observatorio Francés de los Efectos del Cambio Climático, este fenómeno provocará una significativa progresión hacia el norte de las zonas de cultivo.

De hecho, los viñedos del sur de Inglaterra -que desaparecieron durante la 'pequeña era glacial', entre los siglos XVI y XIX- están reviviendo gracias al aumento de la temperatura promedio (un grado centígrado desde el año 1900). Tanto, que los encumbrados productores de la región de Champaña (Francia) ya han comprado varios centenares de hectáreas en Sussex y Kent.
Como van las cosas, no sería raro que los bebés y el mejor champán empiecen a llegar de Londres.

* berbej@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.