Óscar Vanegas: un ingeniero en el corazón de la tecnología nipona

Óscar Vanegas: un ingeniero en el corazón de la tecnología nipona

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Óscar Vanegas es lo que se podría decir todo un cerebro. En Osaka, Japón, se dedica a desarrollar sofware inteligentes y en sus ratos libres trabaja en un programa de seguridad a través de de la Web.

En una sociedad tan competitiva e industrializada como la japonesa, cuna de la tecnología más avanzada del orbe, Óscar Francisco Vanegas Corredor, un bogotano de 46 años que desde hace 12 vive en este archipiélago, ha logrado registrar 10 patentes industriales en los últimos seis años. Esta, quizás, sea su mejor carta de presentación, pero sin duda, no es la única.

Porque en sus ratos libres, el ingeniero de sistemas, graduado de la Universidad Nacional de Colombia, con un doctorado en el Instituto de Tecnología de Nagoya y actual funcionario en la multinacional 'Matsushita Denko' (National Panasonic en Colombia), se ha dedicado a mejorar las capacidades nada menos que del famoso 'Aibo', el perro robot de la Sony, con el cual ocupó el segundo lugar en un concurso donde tuvo que vérselas con 21 equipos de otras tantas universidades niponas. Casi nada.

Vanegas Corredor conserva intacto el acento y la forma de hablar, siempre con el 'usted' por delante, de su Bogotá natal. Es un tipo sencillo, afable y respetuoso que dentro de una conversación no tarda en mencionar a su esposa Claudia (45) o a sus hijos Leonardo (16) y Óscar (12), con quienes ha formado un equipo para divertirse en sus ratos libres, derrotando a universidades japonesas con perros robot futbolistas, que anotan goles luego de reconocer a pelta, su posición y el arco contrario.

Nadie diría, al conversar con este ingeniero, que ocupa uno de los cargos más importantes dentro de la estructura empresarial de una firma como la 'Matsushita Denko', que fabrica desde pisos de madera hasta microchips, y que ha sido en parte la responsable de robotizar la industria nipona, así como de aplicar las ventajas de la tecnología a la vida diaria de los japoneses.

Todo comenzó por los 'kanji'

Vanegas Corredor ostenta el puesto de "investigador". En otras palabras, es de sus conocimientos, destreza, imaginación y creatividad de donde nacen los sistemas, el 'software' y las patentes que luego su empresa no sólo vende al mundo entero, sino en base a las cuales hace posible lo que muchos llaman "vida moderna".

En octubre de 1994, Vanegas Corredor llegó a la ciudad de Nagoya, becado por el gobierno nipón para realizar investigaciones sobre 'Sistemas inteligentes aplicados a los servicios públicos'. No pasó mucho tiempo antes de que creara su primer artilugio.

"Un sistema para reconocer 'kanji' (ideograma con el que se escribe el idioma japonés, de los cuales se utilizan dentro de la vida diaria un promedio de 8.000). La persona escogía un kanji y el sistema le decía cuál era. Ese fue el comienzo de todo", explica el ingeniero, que con la frase final se refiere al interés que pusieron no sólo las autoridades del Instituto en su trabajo, sino el propio gobierno.

"Cuando la beca se terminó, el gobierno me ofreció realizar una maestría y luego el doctorado. Finalmente me propusieron que me quedara a trabajar en Japón y acepté, pero solo por un tiempo, porque mi intención es regresar a Colombia para aplicar todo lo que he aprendido", aclara.

Vanegas Corredor trabaja en la sede de Osaka de la 'Matsushita Denko' desde mediados del 2,000, abocado principalmente a desarrollar software inteligentes de reconocimiento para ser aplicados en todo tipo de campos.

"Trabajo mucho con procesamiento de imágenes, para darles a las máquinas la capacidad de reconocer formas, cosas, voces, rostros, personas, caracteres, etc. Una de las patentes que desarrollé, por ejemplo, es una cámara capaz de contar cuántos objetos hay en un recipiente con sólo enfocarlo -explica-. Esto ha sido aplicado a la industria farmacéutica y no sólo ha sido patentado en Japón, sino también ante la Unión Europea, donde se ha vendido mucho, según me comentan".

Vanegas Corredor no tiene idea del movimiento y los beneficios económicos que sus inventos le han reportado a la empresa, pero con seguridad son cifras con una larga lista de ceros.

Actualmente se encuentra trabajando en un sistema para identificar los patrones de acabados y belleza para una línea de producción de pisos de madera, así como en un sistema para determinar el estado de salud de la persona a partir de imágenes tomadas de su cabello.

Lejos del aspecto laboral, en casa, el ingeniero de sistemas está perfeccionando un programa de vigilancia con cámaras beb a través de la computadora y se ha empeñado en darle a su 'Aibo' mayor precisión y velocidad a la hora de anotar goles.

"El sistema de vigilancia por cámaras web se puede utilizar en cualquier computador y se le pueden conectar cualquier tipo de cámaras web, hasta un máximo de seis", dice.

El programa está capacitado para responder a las indicaciones desde el teléfono celular, al cual envía las imágenes que capta. De esta forma la persona puede ordenarle  a una cámara girar y verificar si dejó la estufa apagada o la puerta cerrada o lo que hacen en ese momento sus hijos". Y esto, lo inventó en su tiempo libre.

Salió del país después de estudiar Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional.

Hoy es uno de los investigadores más importantes con que cuenta la empresa 'Matsushita Denko', que fabrica desde pisos de madera hasta microchips.

Un recuerdo: Colombia, a donde aspira regresar algún día para aplicar todo lo que sabe.

Por Mario Castro Ganoza
Tokio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.