Ni padres ni maestros están preparados para enfrentar a un joven adicto a las drogas

Ni padres ni maestros están preparados para enfrentar a un joven adicto a las drogas

Es la conclusión de un estudio realizado en Villavicencio (Meta) con 757 jóvenes entre 12 y 20 años. La investigación duró cinco años y se plasmó en un libro que se acaba de publicar.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El libro 'Drogadicción, familia y escuela' se ha convertido en uno de los más vendidos este año en la capital del Meta.

De acuerdo con la encuesta realizada para el trabajo y elaborada entre alumnos de todos los estratos sociales de octavo a once grado, por lo menos el 70 por ciento ha consumido alguna vez licor, mientras que el 50 por ciento ha consumido cigarrillos.

"Nos sorprendía hablar con experimentados maestros que no tenían ni idea qué hacer cuando detectaban a un alumno con problemas de drogadicción; o padres desesperados por la falta de orientación. Esto se debe a que le huimos al problema en vez de enfrentarlo. Por eso es que no se hace prevención y como resultado las estadísticas", explicó Rozo Sarmiento.

De los 757 alumnos consultados, el 10 por ciento ha consumido marihuana, 4 por ciento éxtasis, 3 por ciento inhalables y 2 por ciento cocaína, entre otras substancias.

"Mientras que algunos padres con su comportamiento están influyendo en el niño para usar drogas, algunos profesores intentan excluir a los jóvenes que ya tienen esos problemas", explicó Jesús Antonio Rozo Sarmiento, quien junto a su hijo, Ricardo Juliano Rozo Valencia, escribieron el libro.

Según Jesús Rozo, las cifras, que son de hace dos años, pueden ser hoy muy superiores porque en desarrollo de la investigación pudieron establecer que los porcentajes se incrementan cada mes.

La encuesta reveló que el 65 por ciento de los que consumen alguna droga ha iniciado antes de los 14 años, y el 14 por ciento antes de los 10 años. El 45 por ciento de la muestra consume actualmente una droga.

El libro, publicado por editorial Transversales Magisterio, también revela que a medida que avanza el siglo, es cada vez más temprana la edad del consumo de las drogas entre los habitantes de Villavicencio.

"Pese a lo que se piensa, el problema se da en todos los estratos sociales. Por eso, además de ser un libro fácil de leer, pretendemos entregar herramientas prácticas para detectar y tratar los casos en padres y profesores", indicó Rozo Sarmiento.

Los autores anunciaron que en dos meses saldrá otro libro, pero dirigido a jóvenes.

Falta de educación es un detonante

Para el psiquiatra Rafael Salamanca, el problema de la drogadicción se debe a la falta de una educación con calidad.

"A los drogadictos nadie los defiende y el trabajo de recuperación se hace con las uñas, mientras los que se lucran con el negocio son millonarios", dijo Salamanca.

Agregó que aunque no hay estadísticas recientes, el problema de adicción en los jóvenes en la capital del Meta es muy grave.

"Fundamos hace algunos años una unidad de atención para jóvenes con esta enfermedad y hoy ya no existe, lo que refleja que no existen programas serios", indicó el psiquiatra Salamanca. Valoró el esfuerzo de los investigadores por hacer un trabajo serio con el fin de convertirse en una guía práctica para profesores y padres, en un lenguaje universal.

Llano 7 días intentó buscar el concepto de la Secretaria de Salud de Villavicencio, Aleida Cañaveral Parra, para establecer los planes de prevención en drogadicción y alcoholismo, pero no fue posible contactarla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.