Fuerza Armada venezolana es la columna vertebral de la 'revolución bolivariana'

Fuerza Armada venezolana es la columna vertebral de la 'revolución bolivariana'

Hoy hay seis militares retirados al frente de ministerios, nueve en gobernaciones, cuatro como diputados a la Asamblea Nacional y cinco más dirigen otras oficinas públicas.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Al cabo de ocho años de gobierno de Chávez, los militares que ocupan puestos de poder se han multiplicado, mientras modifican la doctrina castrense para preparar una "guerra asimétrica" frente a Estados Unidos.

En los últimos dos años, el gobierno activó la reserva y la guardia territorial como fuerzas entrenadas para resistir una eventual invasión de Estados Unidos, que dependen directamente del presidente, y revivió el Estado Mayor Presidencial, una
instancia que había existido en Venezuela en el siglo XIX.

Una modificación de la doctrina militar venezolana considera que, debido a sus grandes reservas petroleras, podría ser víctima de ataques estadounidenses y debe por tanto preparar a sus fuerzas.

El general de división Alberto Muller Rojas, miembro del estado Mayor Presidencial, dijo a la AFP que estas nuevas instancias "son cosas que estaban ya en la Ley Orgánica del Ejército y la Armada de 1936, y lo que se ha hecho es adaptarlas a las circunstancias actuales del mundo".

"Lo que pasa es que no se cumplía porque el único escenario de guerra que tenía Venezuela (antes de la llegada de Chávez a la presidencia) era con Colombia, y se sabía que eso no lo iba a permitir Estados Unidos", explica Muller.

"Vivíamos la 'pax americana'. En cambio, ahora hay un nuevo escenario, que es la amenaza que representa Estados Unidos", añadió.

Nunca hubo tantos militares en cargos públicos

El general retirado Fernando Ochoa Antich, quien era ministro de Defensa cuando Chávez lanzó su fallido golpe contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, opina en cambio que "la doctrina de la misma conspiración planteaba una alianza cívico-militar".

Aunque en el pasado también hubo casos de militares en importantes cargos públicos, el propio Ochoa Antich fue canciller, el general sostiene que "nunca había ocurrido en las cantidades actuales".

Carlos Correa, del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica, señala que la irrupción de los militares en la vida política tiene su origen en la Constitución de 1999, en la cual pasaron de ser una institución no deliberante a tener derecho de participación política.

Correa lamenta que entonces no se tomasen previsiones para evitar "que un militar votante se pudiese convertir en una entidad intimidatoria".

Recuerda que esa Constitución brindó un privilegio a los altos jerarcas militares, al establecer que para que sean procesados por la justicia se debe demostrar antes que existen suficientes pruebas que los incriminen. También creó un régimen único de seguridad social para los oficiales.

"Si se concede participación política a los militares, ocurre una suerte de disolución simbólica entre lo que es un civil y un militar", sostiene Correa, quien opina que ha habido "una excesiva representación de militares en cargos públicos".

El investigador refiere que la emergencia militar ha sido tal, que incluso un magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (Eladio Aponte) fue nombrado a ese cargo cuando aún era oficial activo.

"Es algo inédito, porque un militar responde a una línea de mando, y un juez debe tener autonomía. El equilibrio de los poderes es fundamental en un sistema democrático", advirtió.

Caracas (Venezuela)
Con información de Afp

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.