Madres de la Candelaria reciben el Premio Nacional de Paz

Madres de la Candelaria reciben el Premio Nacional de Paz

Desde hace 7 años, se reúnen todos los miércoles en el Parque Berrío de Medellín, para marchar por los desaparecidos.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a.m.

Siempre al mediodía y sin importar el calor o la lluvia, las mujeres, que en general suman unas 50, se paran a mostrar las fotos de sus familiares. Durante media hora caminan por un estrecho pasaje.

Es una cita de dolor, pero también de esperanza. Ellas son la versión colombiana de las madres que aún se congregan en la Plaza de Mayo de Buenos Aires (Argentina) a pedir por sus hijos desaparecidos hace más de 30 años, durante la dictadura militar.

Raquel George, de 74 años, es una de ellas. Con una foto de su hija, Ángela Torres, que tenía 34 años cuando desapareció, el 14 de agosto del 2001, llega al atrio de la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria de Medellín.

Ángela fue retenida en el barrio Castilla, en el noroccidente de la ciudad, por hombres vestidos de policías.

"Al final resultaron ser paramilitares", dice doña Raquel, mientras acomoda la foto en el atrio al que alguna vez llevó también los retratos de sus hijos Jaime, de 28 años; Juan Albeiro, de 20, y de Oswaldo, de 21, asesinados por 'paras' en 1990. Además, la de John, de 38, baleado en el 2004. Todos murieron a metros de su casa de Castilla.

"Pero al menos a ellos los pude pude enterrar", afirma.

Lucha visible por la paz

Las primeras empezaron el 19 de marzo de 1999, después de una marcha por los secuestrados en poder de las Farc. Teresita Gaviria, que lidera la Asociación
, y otras madres, decidieron buscar un sitio emblemático para visibilizar a sus seres queridos.

En los primeros 'plantones' llegaron casi 200 mujeres. Pero en el 2001, cuando se produjo la liberación de policías y soldados en medio del proceso de paz con las Farc, muchas dejaron de ir.

"Quedamos como 30, pero no desistimos. Nos dijimos: así seamos dos no vamos a dejar de venir", recuerda Teresita.

El otro 'recorte' llegó en el 2003, cuando algunas de las madres fundadoras se apartaron y crearon la Corporación Madres de la Candelaria Línea Fundadora. Todo por no estar de acuerdo con la Ley de Justicia y Paz.

El hecho es que con constancia estas mujeres consiguieron la liberación de una secuestrada de 74 años y la entrega del cadáver de un joven taxista muerto en cautiverio. Pero siguen esperando por los desaparecidos.

Premio Nacional de Paz

103 iniciativas llegaron este año al Premio Nacional de Paz, que otorgan el Programa de la ONU para el Desarrollo (Pnud), la Friedrich Ebert Stiftung en Colombia (Fescol), EL TIEMPO, El Colombiano, la revista Semana, Caracol Radio y Caracol Televisión.

En el 2006, el reconocimiento fue para la Diócesis de Quibdó (Chocó) por su lucha por las comunidades negras del río Atrato.

Bogotá, la que más postuló

  • El Premio Nacional de Paz, que se entrega desde hace ocho años a personas, grupos o instituciones locales o regionales que se destacan por el esfuerzo para sobrevivir y desarrollarse en medio del conflicto armado, recibió este año 21 iniciativas de Bogotá. Le siguieron los departamentos del Valle del Cauca, con 11, y Antioquia, con 10.
  • Las propuestas de niños y jóvenes fueron las más postuladas, con 26, seguidas por iniciativas de comunidades en general, con 23, y por experiencias individuales, con 22.
  • 18 de las postulaciones son lideradas por mujeres, como La Corte de Mujeres Colombianas contra el Olvido y la Reexistencia (Valle del Cauca) y la Liga de Mujeres Desplazadas (Bolívar).
  • 20 iniciativas tenían como base la participación ciudadana; 15 el apoyo a desplazados, niños y jóvenes, 5 el trabajo con reinsertados, 19 la educación, la comunicación y cultura, y 4 el trabajo con víctimas.

Un modelo de Reinserción

"Doctor, doctor, me nombraron el empleado del mes". Más de una vez, desde hace tres años, han escuchado esa frase en el Programa de Paz y Reconciliación de la Alcaldía de Medellín de parte de hombres que antes empuñaron armas.

Ese ha sido el mejor pago para los integrantes del programa, que ha dado ejemplo al país en el trabajo para la reincorporación de los desmovilizados de las Auc y que por eso recibirá mención especial en el Premio Nacional de Paz.

Lograr que los reinsertados "vieran en la legalidad un proyecto de vida" y que empresarios privados los emplearan, es el gran orgullo de un equipo de 105 personas, hoy liderado por el secretario de Gobierno, Gustavo Villegas.

De los 4 mil desmovilizados de distintos bloques, 1.100 están empleados y 1.200 tienen hoy opción de trabajo.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.