Puntos de vista / La otra pobreza

Puntos de vista / La otra pobreza

Gabriel Méndez Rojas

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.
Estuvimos en el foro organizado por la Gobernación de Boyacá, donde se presentaron los resultados del informe de Naciones Unidas sobre Desarrollo Humano en el mundo subdesarrollado, con cifras alarmantes de desnutrición y muerte por hambre de más de 11 millones de niños menores de cinco años; la muerte de más de 500 mil mujeres, durante el embarazo o posparto; de los 22 millones de colombianos que viven en pobreza, con menos de 7.500 pesos al día y más de ocho millones que sobreviven con menos de 3.000 diarios; las cifras de analfabetismo, sobretodo en el campo y las cifras de desempleo y subempleo que rondan a más del 45 por ciento de la población en edad de trabajar.

Boyacá, ante la extrañeza de todos, empezando por el señor Gobernador, obtuvo la cifra más alta de población en condiciones de pobreza, 73 por ciento, más de un millón de habitantes, por encima de Chocó con un 72 por ciento, pero con mucho menos habitantes.

Es una situación indignante, como lo expresó el director de la misión para la erradicación de la pobreza, pero a nosotros no nos extraña, pues como él mismo lo dijo, ante una de las recomendaciones del estudio, como fue la de fijar un impuesto a la tierra improductiva en el país, el Gobierno se opuso y lo consideró inviable porque afectaría a los grandes propietarios de tierras y hoy sabemos quienes son, empezando por los 'paras' y políticos.

No nos extrañan estas cifras cuando sabemos que más de 800 mi millones de pesos destinados al ICBF para programas de desnutrición y protección de la niñez desamparada, se encuentran en títulos TES y son utilizados por el gobierno para el cubrimiento del alto déficit fiscal que se ha incrementado gracias a los consejos comunitarios del Gobierno que los ha convertido en un escenario de politiquería y populismo, en contra de cualquier esquema de planificación, que tanto dice defender el Gobierno.

¿Cómo no va a haber pobreza en un país que invierte más de tres veces en guerra que en educación?

En un país que no invierte en los jóvenes, que son los que alimentan los ejércitos de la guerra, por carecer de oportunidades, como el acceso a la educación superior y capacitación
Casi la mitad de todos los desempleados son jóvenes, con tasas de desempleo tres veces mayor a la de los adultos.

¿Qué futuro puede tener el país con estos jóvenes?, ¿cómo podremos salir del rezago económico y social?

La verdadera pobreza está es en nuestros dirigentes, que nunca han tenido visión de futuro, que no han sabido administrar los pocos recursos que tenemos, que siempre han antepuesto sus intereses personales y politiqueros a los de la inversión social y programas de beneficio general.

Seguiremos siendo pobres mientras haya pobreza de verdaderos dirigentes, que es la otra pobreza y la que más nos afecta. Las próximas elecciones son una gran oportunidad para reflexionar y empezar a corregir los errores del pasado.

Gabriel Méndez Rojas, ingeniero de vías

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.