300 familias perdieron cultivos y viviendas por vendaval que azotó a San Pablo de Borbur (Boyacá)

300 familias perdieron cultivos y viviendas por vendaval que azotó a San Pablo de Borbur (Boyacá)

Fue una noche apocalíptica para los habitantes de 11 veredas y una inspección de ese municipio, enclavado en la cordillera, en el occidente del departamento.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

"Parecía el fin del mundo. Pensamos que nos íbamos a morir. Nunca antes, por aquí, había caído una borrasca tan terrible", comentó asombrado Ángel María Pachón, un humilde campesino que se acerca a los 60 años.

Acompañado de su mujer y sus dos hijos, Ángel María tuvo que resguardarse debajo de su cama durante la hora que duró el vendabal, el pasado lunes, a eso de las 7 de la noche.

Los fuertes vientos se llevaron las tejas de zinc de su viejo rancho de madera, en la vereda El Consuelo, ubicada a hora y media del casco urbano del municipio y a la que sólo se llega en un vehículo de doble tracción que pueda superar los espesos y profundos barriales de las vías de la zona.

Las estructuras de su vivienda quedaron 'tembleques' y los trastes y el fogón de leña de la cocina terminaron en el suelo. Inservibles.

Lo que más le duele es haber perdido los cultivos de su 'cementera'. Así llaman en la zona rural a los sembradíos de productos de pancoger como maíz, yuca, plátano y caña, entre otros.

En su parcela tenía sembradas las esperanzas de su familia. Con la venta de la cosecha, en la que invirtió dos millones de pesos, pensaba pagar algunas deudas, comprar un buen mercado y hasta algunos regalos para la Navidad de su familia.

Sus siembras fueron arrasadas por la borrasca y ahora, asegura, no sabe cómo hará para darle de comer a su gente.

Perdieron las cosechas que les dan para vivir

El problema de los techos es el menos grave. Con donaciones, 100 de las 300 familias ya recibieron ayuda, entre ellas la de Ángel María. Los demás están en casas de sus parientes o vecinos.

La mayor preocupación del alcalde Jorge Armando Espitia es que las matas de plátano, maíz y café son irrecuperables. Fueron devastadas por el agua que caía a cántaros, que hacía crujir el suelo y que también arrancó de la tierra 20 postes de energía eléctrica, cientos de árboles de guayabas y otros maderables que también son vendidos por los campesinos.

El agro mueve las pequeñas economías de los campesinos de esta población de 11 mil habitantes y, sobre todo, les da el alimento diario.

"Si no hacemos algo urgente se nos vendrá encima una tragedia social de grandes dimensiones, esta gente va a aguantar hambre", comenta el alcalde Espitia al afirmar que unas 100 hectáreas de tierra quedaron totalmente destruidas. Las pérdidas ascienden a los 200 millones de pesos.

Hasta la escuela se destechó

Al mediodía del viernes 24 de noviembre Gloria Waldina Morales, la profesora de la escuela de la vereda El Consuelo, estaba a la espera de las tejas con las que repondría el techo que se llevó el vendaval.

A la educadora la acompañaban los padres de los niños 56 niños que estudian en el lugar, y que ayudarían con la mano de obra.

Durante los días posteriores al episodio, las clases se trasladaron a uno de los dos salones del plantel. "El otro salón quedó a la intemperie", comentó la profesora, quien durante la borrasca se resguardó, junto con su hijo, en el baño de la escuela. Allí vive.

Otras veredas afectadas son San Pedro, Palmarona, Téllez Alto y Téllez Bajo, Calcetero, San Rafael, La Mesa, Páramo Lagunas, Alto de Oso y Chanares, al igual que de la inspección de Coscuez, conocida por su producción de esmeraldas.

Por José Alberto Mojica

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.