Invías fue 'tomado' por investigadores de Mintransporte y Oficina Anticorrupción de Vicepresidencia

Invías fue 'tomado' por investigadores de Mintransporte y Oficina Anticorrupción de Vicepresidencia

Recopilan información sobre contratos y procedimientos administrativos supuestamente dudosos en la entidad, una de las más apetecidas por los políticos debido a los billonarios recursos que maneja.

27 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La decisión fue tomada el virnes pasado, apenas horas después de que el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, confirmó la salida del director del Instituto Nacional de Vías (Invías), Mauricio Ramírez Koppel.

La 'toma' es el último capítulo de una historia, la de la supuesta corrupción en Invías, que empezó a sonar en la Casa de Nariño hace varios meses, pero de la que hasta ahora no hay más que sospechas.

Por boca de un destacado parlamentario uribista, a Palacio llegó la versión de que los contratistas de Invías estaban siendo 'vacunados' para obtener negocios. Pero cuando llegó el momento de sostener la denuncia ante el ministro Gallego, los representantes de la firma supuestamente afectada negaron los hechos.

Eso fue en septiembre. Ya para entonces la Oficina del Zar Anticorrupción, Rodrigo Lara, venía recibiendo quejas. La mayoría de ellas se remitía a Vladimir Fernández, el ex jefe de la Oficina Jurídica.

"Decían que usaba su cargo para presionar, que amenazaba con multas y sanciones", dice una fuente cercana a la investigación. Fernández le dijo a EL TIEMPO que no conocía esas denuncias y que se retiró por voluntad propia.

Salieron las que denunciaron

Fernández salió del cargo hace algunas semanas, por presión del Gobierno. A esa situación se sumaron después las quejas contra Tatiana Ramos, la directora del Plan 2500, el megaproyecto de carreteras en el que se invertirán 1,8 billones.

El propio Ministro le pidió a Ramírez Koppel que la funcionaria fuera relevada. "Dos asesoras de Invías llegaron hasta mi despacho. Se quejaron de malos tratos y advirtieron que estaban a punto de adicionarse algunos contratos del Plan 2500 que yo había pedido suspender. Por eso pedí que saliera la doctora Ramos", explicó Gallego.

Pero ella, que es esposa de otro alto funcionario de Invías (el subdirector de la Red Nacional de Carreteras, José Ricardo Villadiego), regresó al cargo. Y hasta el viernes el Ministro no sabía que su orden no había sido cumplida.

Ramírez también desatendió a su jefe en la tarea de 'proteger' a las dos asesoras que habían hecho las denuncias.

De hecho, poco tiempo después les cancelaron sus contratos. "Cuando me enteré de eso, el jueves, se me indicó que ellas habían incumplido requisitos. Personalmente no estaré a gusto hasta que me expliquen el caso", dijo Gallego.

Las condiciones de esos retiros están entre los temas que investiga el equipo delegado por la Casa de Nariño, que también indaga en los contratos de urgencia manifiesta (sin licitación pública) entregados por Invías. Entre ellos están los de la emergencia de La Mojana, la zona de la Costa que cada año, sin falta, sufre por las oleadas invernales.

Allí, hace un año, tres firmas obtuvieron contratos de entre 2.248 millones y 2.997 millones para atender la emergencia ocasionada por el río Cauca en el municipio de San Jacinto (Bolívar).

Los tres obtuvieron prórrogas dos meses después. Y la prórroga de Luis Fernando Mesa Ballesteros incluso valió más que el negocio inicial (2.245 millones). En mayo, por otra urgencia manifiesta, Mesa tuvo otro contrato en La Mojana, por 2.099 millones. El suyo es uno de los casos investigados por el Ministerio.

"La emergencia fue enorme e Invías decidió seguir con las obras directamente", explicó uno de los contratistas.

Por el 2500 esperan 360 municipios

El Plan 2500, quizá el proyecto de infraestructura vial más ambicioso en la reciente historia del país y ensombrecido hoy por supuestas irregularidades en Invías, significa nada más y nada menos que la redención para miles de campesinos de 360 municipios.

Antes, los labriegos de Barbosa (norte de Antioquia) tenían que sacar sus cerdos a empellones y sufrir con ellos los bamboleos en el camión que los transportaba por una vía destapada que en invierno se convertía en un lodazal.

Hoy, el tramo de 4 kilómetros pavimentado entre el sitio Molino Viejo y el municipio Santo Domingo, en medio del Plan Plan 2500, ha mermado el estrés que les producía a los animales el viaje y por lo tanto el sabor de su carne ha mejorado y tiene más venta.

Isidro Muñoz, tecnólogo de la Secretaría de Agricultura local, confirma que con la vía arreglada el camino al matadero ahora es más placentero para los animales.

Sin embargo, el rezago en las obras -solo se han pavimentado 595 kilómetros de los 3.162 contratados- amenaza con empantanar los sueños de habitantes de otras regiones.

Jairo Restrepo, por ejemplo, aspiraba a que cuando estuvieran pavimentados los 21 kilómetros que hay entre Turbo y Necoclí, en el Urabá Antioqueño, los huéspedes se multiplicaran en sus cabañas.

Pero la preocupación ha comenzado porque apenas hay asfaltados 2 kilómetros desde Necoclí y han llegado noticias de que la plata solo alcanzará para 11.

Otros que no están muy optimistas son los usuarios de la vía a Cusiana, que une a Boyacá y Casanare. Aunque apenas son 15 los kilómetros críticos de los 120 que tiene la carretera, de los 14,86 contratados, el interventor Ponce de León desechó 4 por fallas geológicas y veedurías han denunciado la suspensión de obras en dos tramos.

Eso no es lo peor. Si en definitiva no se pueden pavimentar, el tramo arreglado se reduciría a solo 6,6 kilómetros y las decenas de personas que se transportan entre Boyacá y Casanare tendrán que seguir quitándose los zapatos y echándose las maletas al hombro para poder hacer trasbordo de un bus a otro.

No son los únicos líos del 2500. En Tolima apenas se han pavimentado 90 metros de un total de 99 kilómetros. En San Andrés, Cundinamarca y Chocó ya hay multas y al menos a 14 contratistas se les declarará la caducidad.

Aún así, el Invías insiste en que el Plan marcha bien y que si se pusiera en línea recta, sería como pavimentar desde el Puente de Rumichaca, en la frontera con Ecuador, hasta el Cabo de La Vela, en La Guajira.

Y asegura que estará ejecutado en un ciento por ciento en julio del 2007, tal como lo prometió el presidente Álvaro Uribe.

La defensa de Ramírez Koppel

Mauricio Ramírez Koppel se va de Invías en medio de un escándalo por supuesta corrupción y cuando se había convertido en una ficha incómoda para algunos sectores del Gobierno, por su negativa a firmar la polémica conciliación con Comsa.

¿Por qué vienen circulando versiones sobre corrupción en su despacho?

No me lo explico, pero puede ser por el gran volumen de contratación de Invías: firmamos unos 500 contratos al año y analizamos 7 mil ofertas. Queda gente lastimada y aburrida.

¿El presidente Uribe y el ministro Gallego quedan satisfechos con sus explicaciones?

Pienso que sí. Yo renuncié ante el Presidente de manera verbal hace un mes y él pidió que me quedara unos días.

¿Por qué un matrimonio -Tatiana Ramos y Ricardo Villadiego- maneja puestos tan importantes en una misma entidad?

Cuando yo llegué hace dos años y tres meses ya estaban ahí. Esos dos funcionarios me parecieron buenos. Sus calidades son excelentes. Son trabajadores y grandes ejecutores.

¿Por qué Tatiana Ramos vuelve al Plan 2500 a pesar de que el Ministro pidió su relevo?

Porque el funcionario que designé para reemplazarla pidió que lo relevara y encontré que la mejor persona que podía ocupar el cargo era ella.

REDACCIÓN NACIONAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.