Denuncian irregularidades en compraventa de taxis Escolcréditos T y M Ltda.

Denuncian irregularidades en compraventa de taxis Escolcréditos T y M Ltda.

Con el rumor de liquidación de la empresa, que según varios taxistas los estafó, se incrementaron las denuncias. Vocera de la comercializadora dice que conciliará con todas las personas.

26 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

"Alguien me dijo que me iban a robar"

Desde el 29 de marzo de 2006, cuando Manuel Páez visitó la compraventa Escolcréditos T y M Ltda. (norte de Bogotá), para cambiar de taxi, empezaron sus problemas.

Páez, de 56 años, tramitó la compra de un taxi Renault Citius modelo 2006. Le recibieron su taxi Chevrolet Chevette, modelo 92, por 28 millones de pesos.

En Escolcréditos le aseguraron que el saldo (31'500.000 pesos) se lo podían financiar a través de un crédito directo.

Celebrado el contrato, al taxista le hicieron firmar ante notario unos documentos que le permitían a Escolcréditos realizarle cambio de color y pintura al Chevrolet Chevette y convertirlo en particular.

Adicionalmente, la comercializadora le anticipó a Páez 3 millones de pesos para que legalizara los papeles del automotor, pero él no lo hizo. "Alguien me dijo que me iban a robar el carro", dice.

Preocupado por las malas referencias que había escuchado sobre la compraventa, pidió que le devolvieran su vehículo inmediatamente. "Me dijeron que no se podía porque dizque incumplí el contrato".

El 5 de abril envío una carta a Radio Taxi Aeropuerto, empresa a la que estaba inscrito el Chevrolet Chevette de placas STF-140. En la misiva, Páez manifestó que no autorizaba ningún trámite sobre su carro. Sin embargo, eso no impidió que Escolcréditos vendiera el cupo de su carro.

Manuel Páez no solo perdió su taxi sino que, según él, Escocréditos le exige ahora que le pague 14 millones de pesos por daños y perjuicios, pues aseguran que ellos no han podido vender el vehículo ni el cupo. Sin embargo, EL TIEMPO averiguó que el cupo del carro de Páez lo compró Claudia Ramírez por 28 millones de pesos.

"Estoy pagando por dos préstamos"

En junio pasado, Uriel Rozo también fue hasta la comercializadora y suscribió un contrato de compraventa de un taxi Chevrolet 724, modelo 2005, por el cual dio inicialmente 1'500.000 pesos.

Cinco días después, le entregó a Escolcréditos 28 millones de pesos, conseguidos a través de un préstamo. Luego, para cancelar la totalidad de la deuda, solicitó otro préstamo por 19 millones de pesos. Rozo afirma que cuando llegó a recoger su taxi, la entidad lo había vendido.

"Hace cuatro meses quedaron de regresarme el dinero y es la hora que no he recibido nada", dice.

En dos oportunidades, Rozo afirma que se reunió en la Fiscalía con Marlén Hernández y Tatiana Palacios, representantes legales de Escolcréditos, para conciliar, pero nunca se llegó a un acuerdo. "Estoy pagando los dos préstamos", sostiene Rozo.

"Me estaban mamando gallo"

Otro caso conocido es el de Cristian Villamizar, quien manifiesta que dio su taxi usado como parte de pago y como no le daban el nuevo vehículo decidió denunciarlos ante la Fiscalía. "Primero me tocó quitarles un carro que tenían como prenda de garantía porque me estaban 'mamando gallo'".

Según autoridades policiales del sector de Suba, donde queda Escolcréditos, el negocio es así: "La entidad hace el contrato y recibe sin problema el dinero y el carro en prenda, luego se retractan, pero antes le han vendido el mismo carro a mucha gente". Esta información sale de las quejas frecuentes que reciben sobre irregularidades en los contratos de Escolcréditos.

Este diario buscó a las representantes legales de Escocréditos (Hernández y Palacios) y sólo pudo ubicar a Palacios, quien dijo que desde hace 20 días la sociedad entró en liquidación.

Pero hasta el momento, dicho proceso no sido notificado ante las autoridades competentes. Y en la Cámara de Comercio no existe ningún reporte de que Escolcréditos esté en proceso de liquidación ya que la sociedad renovó su matrícula mercantil el 31 de mayo de este año.

De otra parte, Palacios afirmó que desde que empezaron las denuncias su socia y subgerente de Escolcréditos, Marlén Hernández, desapareció y no le contesta el celular.

La representante legal asegura que su empresa responderá a todos los afectados y que en este momento están en etapa de conciliación.

Según Armado Rodríguez, abogado que ha acompañado a la compraventa en más de seis conciliaciones en la Fiscalía, los problemas se dieron porque los compradores incumplen las cláusulas. "La gente hace negocios y luego no quiere cumplir", dijo.

No se deje robar

Para no dejarse robar, la Secretaría de Tránsito de Bogotá (STT)recomienda acudir solo a comercializadoras reconocidas en el mercado. Se debe investigar antes si se trata de empresas constituidas, con solidez económica, con certificados de funcionamiento, etc.

En Bogotá solo pueden ingresar taxis nuevos vía reposición. Es decir, se chatarriza un taxi para permitir el ingreso de uno nuevo. Si se va adquirir un taxi nuevo, el interesado antes debe exigir a la comercializadora que le informe qué taxi va a reemplazar el carro nuevo. Con el número de las placas se debe dirigir al STT y solicitar un certificado de tradición donde se especifique si el cupo de ese taxi está disponible o si ya fue repuesto.

La Superintendencia de Industria y Comercio vigila la calidad de los bienes o servicios de las compraventas de vehículos.

chrpar@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.