Colombia y E.U. firmaron hoy el Tratado de Libre Comercio, en Washington

Colombia y E.U. firmaron hoy el Tratado de Libre Comercio, en Washington

La firma ocurre dos años después de iniciadas las negociaciones que todavía deben ser ratificadas por los congresos de ambos países para permitir su aplicación.

22 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Por Colombia firmó el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero y por Estados unidos el representante adjunto para el Comercio, John Veroneau.

La firma del acuerdo comercial se realizó en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Incertidumbre en Congreso estadounidense

La puerta para una eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio E.U- Colombia quedó abierta y justo en el día en que ambos países firmaban en Washington el documento que oficializa el acuerdo al que se llegó hace algunos meses.

Pese al ambiente festivo que reinó durante el evento en el BID, con aplausos, vigorosos estrechones de mano e himnos nacionales, la incertidumbre sobre el futuro del acuerdo ahora que los demócratas mandan en el Capitolio fue la nota discordante.

Especialmente tras una carta enviada por el próximo presidente del Comité de Vías y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Charles Rangel, en la que le advertía a la administración Bush que el apoyo de su bancada del TLC con Colombia y Perú dependería de modificaciones al trato que reflejen sus preocupaciones en torno a las normas laborales y protecciones al trabajador.

Rangel, que se reunió con el presidente Álvaro Uribe la semana pasada, está furioso con la Oficina del Representante Comercial y con el actual presidente republicano del Comité de Vías y Arbitrios, Bill Thomas, pues nunca atendieron sus reclamos de la minoría demócrata a lo largo de los más de 22 meses que duró la negociación. Y ahora que ha llegado al poder está comenzado a pasar la cuenta de cobró.

Reapertura de la negociación

A la salida del evento del BID se le preguntó con insistencia al Represente Comercial Diputado, John Veroneau, y al Ministro de Comercio Exterior, Jorge Humberto Botero, por la posibilidad de que esto forzara a reabrir el Tratado.

Ambos, palabras más palabras menos, admitieron que está opción estaba sobre la mesa.

"Ellos (demócratas) han expresado sus preocupaciones. Queremos sentarnos y entenderlas. No quiero prejuzgar que saldrá de eso, pero la puerta esta abierta para que se den las discusiones, y para ver qué se requiere para obtener el apoyo bipartidista. 

 Estamos interesados en obtener ese apoyo. Nos sentaremos con buena fue y mente abierta para ver qué se necesitan y qué es posible para aprobar estos acuerdos", dijo Veroneau ante una nube de periodistas cuya única pregunta era esta.

Botero, por su parte, estuvo más cauto aunque al final dijo que considerarían cualquier preocupación de los demócratas. "Hemos concluido las negociaciones con el gobierno de E.U. Fue un acuerdo equilibrado, cabal, pero cualquier inquietud del sector demócrata estamos dispuestos a analizar y considerarla", le dijo Botero a EL TIEMPO.

El ministro, no quiso precisar, argumentado que hacer ese tipo de discusiones en público traería efectos nocivos para las relaciones de ambos países. Dijo además, que en el fondo se trataba más de asunto de la política interna de E.U., un diferendo entre demócratas y republicanos, y que serían ellos los que buscarían su solución.

En todo caso, un tono muy distinto al usado por Uribe durante su vista a Washington y al del propio Botero cuando negaron tajantemente la disposición de Colombia de reabrir los textos para su renegociación.

Escenario político estadounidense

De acuerdo con una fuente que asistió a la ceremonia, esa posición inflexible obedecía a que todavía no se conocían los resultados de las elecciones legislativas de E.U. y se mantenían las esperanzas que los republicanos retendrían el control e impidieran la renegociación.

"Con el triunfo demócrata el escenario ha cambiado y eso hay que tenerlo en cuenta para el futuro si es que queremos que el Congreso ratifique el tratado", dijo la fuente.

Ambos insistieron, no obstante, que el Acuerdo ya incluía provisiones laborales muy específicas y dieron a entender que no sería necesaria la renegociación una vez se les aclara el tema a los demócratas. Botero enfatizó, también, en las normas laborales de  Colombia están en línea con las disposiciones de la OMC y de la Organización Internacional del Trabajo.

Los demócratas, no obstante, insisten en que temas como el derecho a la asociación deben quedar garantizados dentro del texto del TLC con cláusulas de obligatoriedad y si pena de multas en caso de incumplimiento. La apuesta a estas alturas, tanto del Gobierno colombiano como del USTR, es resolver estas diferencias a través de notas anexas al Tratado que no requieran su reapertura.

Pero si esto no funciona, sostiene la fuente, el único camino viable sería reabrir capítulos específicos y solo para incluir tales consideraciones.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.