Una intoxicación por mal uso del gas natural domiciliario se produce cada semana

Una intoxicación por mal uso del gas natural domiciliario se produce cada semana

El monóxido de carbono producido por gasodomésticos como calentadores de paso y estufas instalados en sitios de la vivienda con muy poca o ninguna ventilación es una de las causas.

20 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Las alarmas en la empresa Gas Natural y el Cuerpo de Bomberos de Bogotá están disparadas debido a que las víctimas por este tipo de intoxicaciones aumentaron este año.

Y temen que las cifras sigan creciendo, teniendo en cuenta que en esta época invernal, la población, tratando de combatir el frío, tiende a taponar las rendijas de ventilación y los ductos de evacuación. Y estos son indispensables para que salga el monóxido de carbono que producen los gasodomésticos.

De acuerdo con Gas Natural, en todo el 2005 hubo 52 intoxicados, de los cuales cinco fallecieron. Mientras que en lo transcurrido de este año, hasta el 10 de noviembre, ya se han registrado 51 casos y seis muertos. Dos de las víctimas, eran menores.

En el resto del país, el Instituto de Medicina Legal no reportó intoxicaciones exclusivamente por esta causa. Según Gas Natural, este tipo de casos son más usuales en ciudades de clima frío, por cuanto las que tienen altas temperaturas suelen tener sus espacios muy bien ventilados.

Los casos más recientes

La última de las víctimas registradas en Bogotá por este tipo de intoxicación fue Alberto Riaño, un pintor de 48 años, encontrado el viernes en una casa ubicada en el barrio Bosque Izquierdo, en el centro-oriente de Bogotá.

De acuerdo con las primeras investigaciones de las autoridades, Riaño tenía un calentador para el cual le dieron el servicio de gas natural, el 20 de agosto.

Luego instaló un segundo calentador de paso en el baño, que puso a funcionar el 10 de noviembre.

Pero Riaño estrenó el calentador con su muerte, pues en el baño -según las primeras indagaciones- no había ninguna ventilación, lo cual contribuyó a que se elevara la concentración de monóxido de carbono en el lugar y el pintor falleciera.

En agosto pasado, otros dos menores de 8 y 4 años de edad fallecieron mientras dormían en un apartamento situado en el barrio Atenas, en el suroriente de Bogotá, Los pequeños murieron debido a que respiraron monóxido de carbono altamente concentrado en su apartamento, como consecuencia de una pésima instalación de un calentador de paso en la cocina.

El aparato que tenía una alta capacidad, lo habían puesto a funcionar sin que en la cocina hubiera rejillas de ventilación adecuadas, ni ducto de evacuación de gases.

La Superintendencia de Industria y Comercio estableció, en este caso, que pese a que se habían detectado esas presuntas anomalías, la empresa Gas Natural seguía suministrándole el servicio.

Por esta causa, la Supercomercio le solicitó a la Superintendencia de Servicios Públicos investigar a Gas Natural.

¿De qué depende que una persona se intoxique con monóxido de carbono y fallezca?

De acuerdo con el asesor médico de Gas Natural, Fernando Calderón, el grado de toxicidad y mortalidad depende de si el lugar donde está el gasodoméstico se encuentraestá bien o mal ventilado, de la cantidad de monóxido que se respire, de la masa corporal y edad que tenga la persona.

Se estima que en un ambiente, el máximo permitido es de 45 partes por millón (ppm).

Pero la cantidad mínima de mónoxido de carbono que puede soportar un ciudadano no fumador es hasta del 2 por ciento; y en fumadores, hasta el 4 por ciento.

La situación se agrava cuando se instala un calentador de paso, por ejemplo, en un baño: que generalmente esun espacio cerrado, sin ventilación.

Cuando se prende el calentador -explicó Calderón- el vapor de agua desplaza el oxígeno rápidamente y el gasodoméstico hace mala combustión, generando el monóxido de carbono: en estas circunstancias, la persona puede fallecer entre 10 ó 15 minutos, asegura Calderón.

¿Cómo prevenir estas intoxicaciones?

El gerente de Relaciones Externas de Gas Natural, Juan Manuel Otoya- advirtió que lo primero que se debe hacer es buscar que las instalaciones de los gasodomésticos las realicen empresas registradas ante la Superintendencia de Industria y Comercio. Hay actualmente 300 inscritas.

En segundo lugar, el usuario no puede modificar las instalaciones internas del gas ni instalar nuevos gasodomésticos, sin avisar previamente a Gas Natural. De lo contrario, se expone a accidentes e intoxicaciones.

  • 6 es el número de personas que han muerto este año (datos hasta el 15 de noviembre) por intoxicación con monóxido de carbono. En el 2005, fallecieron cinco personas.
  • 300 firmas hay registradas ante la Superintendencia de Industria y Comercio que están autorizadas para realizar las instalaciones de gasodomésticos como calentadores, estufas, etc.
  • 3487878 es el número telefónico , donde se puede verificar si la firma que instalará el gasodoméstico es legal. También es el número al que se puede llamar en caso de una emergencia.

Síntomas y alertas claves

Cuando hay mala combustión de un gasodoméstico y exceso de monóxido de carbono en un lugar cerrado, se presentan los siguientes efectos en las personas y en el ambiente:

  1. Cuando la persona está despierta -porque muchas mueren cuando están durmiendo, sin darse cuenta de nada- lo primero que se siente es un dolor de cabeza. Poco a poco la víctima va quedándose dormida y pierde reflejos. En la fase final de la intoxicación, ya cerca de la muerte, suele haber vómito y convulsiones. Si el gasodoméstico está en un baño, el fallecimiento puede ocurrir a los 10 ó 15 minutos de estar el afectado duchándose, debido a la falta de ventilación en el lugar. Los niños suelen morir más rápido, porque respiran más veces por minuto.
  2. Una señal de alerta es ver que las plantas se marchitan o pierden su color verde. Esto ocurre por efecto de la concentración del monóxido de carbono en el ambiente.
  3. También debe preocupar que el olor de un alimento dure por largo tiempo en la casa y la aparición de hollín o manchas de humo en paredes y techos de la cocina.

El monóxido de carbono: un peligroso gas

El monóxido de carbono es un gas de alta toxicidad. Las personas que lo respiran no lo sienten porque este no tiene olor ni color ni sabor.

El asesor médico Fernando Calderón explicó que el monóxido de carbono se produce cuando hay mala combustión de cualquier combustible de origen fósil (gasolina, acpm, gas natural y gas propano).

Y esto sucede cuando en el sitio donde hay un calentador o una estufa a gas no hay buena ventilación, el oxígeno escasea y el combustible no se dispersa sino que se concentra en el lugar.

Ese monóxido de carbono entra por la vía respiratoria, llega a los pulmones, pasa la sangre donde desplaza al oxígeno.

Este último empieza a faltar en las células, con lo cual afecta especialmente al cerebro y al corazón. La gente pierde el estado de conciencia y se va quedando dormida. Las funciones vitales se les disminuyen hasta que se paran las funciones del corazón y la respiración, y se produce el paro cardiorrespiratorio.

LUCEVÍN GÓMEZ E.
REDACTORA DE EL TIEMPO

España ya ha vivido varias tragedias

En abril de 2004 una colombiana y sus tres hijos murieron en el distrito madrileño de Vallecas intoxicados por el monóxido de carbono producido por la mala combustión de un calentador de gas. El marido y padre no pudo hacer nada por ellos cuando llegó a su casa del trabajo y se encontró con la terrible escena.

No es el único caso de "muerte dulce" conocido en los últimos años en España. Quizá el peor de la historia reciente es el de 18 jóvenes que murieron en febrero de 2005 tras inhalar monóxido de carbono de una estufa a gas defectuosa que prendieron para calentarse en un albergue de montaña en Castellón, a donde habían ido de fiesta.

El problema -en toda Europa- se vuelve particularmente crítico en invierno, cuando las bajas temperaturas hacen que muchas personas tapen las necesarias rejillas de ventilación de los lugares donde hay gasodomésticos, para así tratar de conservar mejor el calor dentro de sus viviendas.

Según la revista Consumer, solo en España, "en los últimos cinco años han fallecido al menos 89 personas por esta causa".

Por eso tanto las autoridades españolas como las del resto de
Europa lanzan constantes campañas para que la gente tome medidas, como no tapar las rejillas de ventilación y hacer revisar con regularidad sus gasodomésticos por técnicos especializados.

JUANITA SAMPER
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.