Razones en favor y en contra de la construcción de Transmilenio en Villavicencio

Razones en favor y en contra de la construcción de Transmilenio en Villavicencio

El alcalde aseguró que la ejecución del proyecto modernizará la ciudad y generará empleo directo e indirecto. El gobierno departamental dice que no hay plata.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Al gobierno de Villavicencio no le asusta el reto que le lanzó el Ejecutivo Nacional para que adopte un sistema de transporte masivo de pasajeros.

El alcalde Héctor Manuel Caamaño Chacón señaló que acepta la propuesta porque contribuye a modernizar la capital metense.

Precisó que sus asesores jurídicos analizan la figura legal que se utilizaría para comprometer vigencias futuras y colocar el dinero que le corresponda poner al municipio. A juicio de Caamaño Chacón, la figura que se use muy seguramente será similar a la que adopte el Gobierno Nacional para implementar el plan que se desarrollaría entre el 2006 y el 2010.

La propuesta del Gobierno Nacional establece, entre otras cosas, que el ente territorial financiaría el 30 por ciento de la obra, mientras que el restante 70 por ciento sería colocado por el Gobierno Nacional. Hasta el momento no se conoce una cifra exacta sobre el costo de la obra ni lo que tendría que poner Villavicencio para su ejecución.

"La propuesta nos obliga a pensar en que se requiere la ampliación de varias vías, lo que nos llevará a que mejore el espacio urbano", afirmó el alcalde capitalino.

En concepto del mandatario, la ejecución del proyecto redundará, además, en generación de empleo tanto directo como indirecto, seguridad y progreso para la ciudad.

Una vez se conoció la propuesta oficial, el gobierno de Villavicencio se reunió con los dueños de colectivas y busetas para examinar con ellos la posibilidad de que participen en el proceso de movilidad masiva de pasajeros.

Así mismo, se contrató una encuesta con la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia para adelantar un estudio sobre la situación del transporte público en Villavicencio, el cual está en ejecución.

Dadier Acosta, coordinador del grupo que adelanta el estudio, dijo que fundamentalmente se busca tener información sobre el tipo de transporte que usan los villavicenses, el tiempo que invierten en trasladarse de un sitio a otro, a dónde se desplazan y cuántas veces al día lo hacen.

El estudio comenzó a realizarse a mediados de octubre pasado y finalizará en diciembre. Su costo es de 265 millones de pesos.

Por su parte, el gobernador del Meta, Juan Manuel González Torres, dijo que la propuesta del Gobierno Nacional obedece a un plan de movilidad de transporte en Colombia y que es bien interesante porque ya es hora de ir pensando en eso.

Dijo que la Gobernación del Meta no cuenta con recursos para ello porque no fueron advertidos a tiempo por parte del Gobierno y por consiguiente no se incluyó ese proyecto dentro del plan de desarrollo que se ejecutará el año entrante.

"Lo que hay que hacer es buscar recursos por otros lados y que mientras tanto la alcaldía haga el esfuerzo presupuestal para desarrollar el proyecto", dijo González Torres.

Precisó que se requiere hacer cambios a la infraestructura vial para poner en marcha este sistema de transporte masivo para la capital del Meta, porque es necesario construir un monocarril para los buses.

"Lo primero es resolver problemas"

Ricardo Montezuma, director de la Fundación Ciudad Humana, profesor de la Universidad Nacional y una de las personas que más sabe de transporte masivo en el país, dice que lo primero que deben hacer las ciudades interesadas en asumir el reto de un sistema de transporte colectivo, es solucionar problemas básicos que aquejan actualmente la movilidad de las mismas.

"El uso indiscriminado del carro particular y de las motocicletas; acciones concretas contra la accidentalidad y una excelente semaforización, hacen parte de las respuestas que deben darse primero para iniciar el camino. Es un error hablar de transporte masivo y creo que se debe pensar en un transporte colectivo de calidad, pues el que hay actualmente es de una alta mediocridad", dijo el experto.

"Nadie discute que la propuesta es buena, el obstáculo grande que yo veo es la viabilidad económica de los proyectos. Por fortuna la idea no se lanza en una campaña electoral y eso la hace creíble", agregó.

Enfatizó que ningún municipio ha asumido con responsabilidad el tema de la movilidad urbana y que se siguen destinando grandes recursos del erario a ampliar las mallas viales para dar cabida a más vehículos particulares, sin pensar en la calidad de vida que necesita la mayoría de sus habitantes que son peatones. "Es arriesgado lanzarse a un sistema de transporte sin haber corregido bases que son fundamentales", puntualizó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.