De 99 kilómetros que Invías contrató en Tolima, Ataco solo cuenta con 90 metros pavimentados

De 99 kilómetros que Invías contrató en Tolima, Ataco solo cuenta con 90 metros pavimentados

Los 5.000 mil habitantes del municipio tenían la esperanza de terminar el año con tres kilómetros pavimentados, de los ocho contratados en la carretera a Planadas, a través del Plan 2.500.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Su sueño era reducir buena parte de los sacrificios que implica transitar por esa carretera, donde se presentan derrumbes y deslizamientos de la banca, lo que los obliga a realizar transbordos.

El proyecto tiene un valor de 1.726 millones de pesos y un plazo de 22 meses, pero con el ritmo que lleva el contratista, Ineconte, no estará concluido en noviembre de 2007, cuando se cumple el término.

"Ese proyecto es un fracaso y nos sentimos engañados", asegura Helver González Mora, alcalde de Ataco.

La misma situación de Ataco la sufren los habitantes de los municipios de Líbano, Villahermosa, Chaparral, Rioblanco, Cunday y Villarrica que se beneficiaron con ocho contratos del Plan 2.500, pero que hoy presentan entre cuatro y cinco meses de retraso.

Los tramos contratados son: Ataco-Neme, Prado-Dolores, Chaparral-Rioblanco, Cunday-Villarrica, Líbano-Villahermosa, Palocabildo-San Jerónimo, la Sierrita-Junín y Rovira-El Corazón.

Los proyectos fueron entregados inicialmente a las firmas Ineconte, que es una empresa de Pasto, y a Bernardo Miguel Elías Náder, que es una compañía de la Costa. Sin embargo, esta última, cedió en julio pasado sus contratos a la Unión Temporal Vías del Futuro, de Bogotá.

El Plan 2.500 pretende construir 99 kilómetros de vías en el Tolima por un valor de 33 mil millones de pesos.

El desastre

Para el gobernador del Tolima, Fernando Osorio, el Plan 2.500 ha sido un desastre. "Estamos a un año de haberse firmado los contratos y las obras no se ven".

El mandatario seccional asegura que ya expresó su inconformidad al Invías y solicitó ponerle "punto final" al retraso de las obras. "Necesitamos que los trabajos se inicien en serio", dice Osorio.

En el mismo sentido se refiere la mayoría de alcaldes beneficiados con los proyectos del Plan 2.500.

El único que no tiene ningún problema es el mandatario Enrique Homez, de Rovira, donde fue contratada la pavimentación del tramo Rovira-El Corazón. "Hay listos tres kilómetros para aplicar la carpeta asfáltica", asegura Homez.

Carlos Méndez, director territorial de Invías, acepta que existe un retraso en las obras en el departamento y asegura que ya el director general de Invías, Mauricio Ramírez, y el gobernador Osorio acordaron llamar a descargos a los contratistas e iniciar cancelación de contratos.

Por su parte, los representantes de las firmas contratistas Ineconte S.A., Édgar Portilla, y de la Unión Temporal Vías del Futuro, Billy Belzner, dicen que ya están trabajando en todos los frentes y que el retraso obedeció a la demora en la expedición de las licencias ambientales y al invierno.

Los contratistas también niegan que hayan abandonado las obras y que les estén debiendo dineros a los obreros y proveedores.
El Plan 2.500 surgió en el 2002 por iniciativa del presidente Álvaro Uribe y busca integrar al desarrollo social y económico de las regiones.

'Es un fraude'

Helver González Mora, alcalde de Ataco, asegura que el Plan 2500 "es un fraude".

El contratista (Ineconte) no le paga a los obreros, la maquinaria que están utilizando es obsoleta, emplean materiales de mala calidad y la obra está prácticamente abandonada".

El mandatario añade que el municipio espera un informe de sus ingenieros y del Concejo para instaurar una demanda contra el contratista.

Obras suspendidas

Laurentino Malagón Hernández, alcalde de Líbano, sostiene que los trabajos están atrasados y que tiene conocimiento que las obras están suspendidas porque el contratista (Unión Temporal Vías del Futuro) no les ha pagado a los ingenieros y a los obreros.

"Se habían comprometido a entregar el primer kilómetro pavimentado el 31 de octubre y esta es la hora que no han hecho nada para cumplir. Con esta obra se benefician 35 mil personas de Líbano y Villahermosa", dijo.

Le debe a obreros y estación

Mario Portela Sánchez, veedor del proyecto Cunday-Los Alpes-Villarrica, asegura que la obra se encuentra atrasada.

El Veedor afirma que el contratista incumplió la entrega del primer kilómetro de vía y que "como van las cosas, pasará diciembre y la pavimentación no llegara", añade Portela.

Agrega que el contratista incumplió con la entrega del primer kilómetro que estaba previsto para el 31 de octubre.

"El contratista (Ineconte) no les ha cancelado la alimentación a los obreros ni el combustible a la estación de servicio", afirma.
El Veedor anunció que la próxima semana está prevista una reunión con el gobernador del Tolima y el director de Invías para evaluar nuevamente el problema de la vía.

'No hay quejas'

Enrique Homez, alcalde de Rovira, indica que no tiene ningún reclamo contra el contratista Unión Temporal Vías del Futuro porque hasta el momento este le ha cumplido al municipio.

"Los trabajos los están desarrollando como los tenían programados. La base de la carretera Rovira-Corazón está lista para aplicar la capa asfáltica", agrega el mandatario.

Homez manifiesta que tampoco ha recibido quejas de las comunidades por supuestos atrasos en las obras y que antes de finalizar el 2006 estarán los primeros tres kilómetros pavimentados.

Contratistas son el problema

Heliófilo Mosquera Yepes, alcalde de Chaparral, dice que el Plan 2.500 es bueno y está bien concebido, pero que el problema son los contratistas, que no están cumpliendo con las obras.

"Alegando que Invías no les había cancelado un anticipo, el contratista (Ineconte) sacó la maquinaría que tenía en los sitios de trabajo en el tramo Chaparral-El Limón-Rioblanco. "Veo mucha desorganización en la administración de las obras y de los recursos", expresa Mosquera.

El mandatario hizo un llamado a Invías para que vigile y controle el cumplimiento de las obras.

'No cumplió'

Germán de Jesús Uribe, alcalde de Villahermosa, manifiesta que el contratista (Vías del Futuro) incumplió con la entrega del primer kilómetro de pavimento que estaba previsto para el 31 de octubre.

"La obra no se mueve y la comunidad está preocupada. Allí deberían existir por lo menos dos frentes de trabajo con unos 50 obreros, pero escasamente hay 10". El alcalde Uribe expresa su preocupación porque están en plena cosecha cafetera y no tienen vías.

Por Humberto Leyton

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.