El mar se está tragando las playas del sur de la isla de San Andrés

El mar se está tragando las playas del sur de la isla de San Andrés

Ha invadido hasta 20 metros de litoral en la última década. En los próximos 50 años el 17 por ciento de la superficie de San Andrés estaría sometida a inundaciones.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Lenta, pero implacablemente, ceden terreno a la erosión y al aumento del nivel del mar.

Esta realidad ha disparado las alarmas de autoridades locales y ambientales y tiene en alerta a los habitantes del sector tradicional de San Luis, que tienen sus viviendas frente al mar sobre el costado sur-oriental. Varias casas típicas de la isla entraron en zona de riesgo en los últimos años.

Según un estudio del capitán Carlos Alberto Andrade, consultor oceanográfico de reconocida autoridad en Colombia, la erosión está arrancando numerosas palmeras de las playas y destruyendo casas.

También la carretera circunvalar -a cargo de Invías- ha sido alcanzada por el mar y está dañada en varios tramos. Especialmente frente al cementerio de San Luis y a las llamadas 'piscinitas' de South End (Punta Sur).

De hecho, ya ha habido accidentes automovilísticos por el deterioro del pavimento.

Los isleños saben por experiencia que la arena de origen coralino tiene vida propia; miles de millones de partículas o granitos se regeneran, se desplazan y se reacomodan al vaivén de las corrientes marinas. Sin embargo, el fenómeno actual registra un pérdida del litoral sin antecedentes conocidos.

Una foto aérea de San Andrés tomada en 1996 por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y comparada con la situación actual muestra que las playas en algunos sectores han retrocedido hasta veinte metros en la última década.

Transferir arena, ¿una solución?

El informe del capitán Andrade advierte que el presupuesto de arena en la Bahía de Sound Bay -de donde se nutre el litoral- está en déficit.

Recomienda una estabilización dura con espolones y la regeneración de playas mediante la transferencia de arena traída de algún lugar cercano. Subraya que según "la tendencia global el nivel del mar va a seguir subiendo y el calentamiento de la atmósfera producirá más días de tormentas y huracanes cada año".

Esta situación hace necesaria la construcción de elementos que estabilicen la costa.

Históricamente, la autoridad ambiental de las islas se ha opuesto a la instalación de espolones en las playas de San Andrés. La consideran una opción poco sostenible, a pesar de que en otros destinos costeros como Cartagena o Río de Janeiro funcionan bien.

Un futuro con inundaciones

La visible pérdida de playas y defensas costeras ha llevado a la Corporación Ambiental para el Desarrollo Sostenible de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina) a realizar estudios para conocer a fondo los efectos del cambio climático y las medidas necesarias para enfrentarlo. Se han gestionado recursos del Banco Mundial.

Esos efectos podrían ser dramáticos. Sin embargo, Elizabeth Taylor Jay, directora de Coralina, explica que el proyecto en desarrollo es para ver cómo "nos acomodamos y logramos sobrevivir a los cambios y no para luchar contra el mar".

Ya el sector empresarial está preocupado. "Este es un destino de sol y playa que se podría perder si no hacemos algo pronto", dijo la presidenta del Consejo Intergremial y de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo (Anato) en San Andrés, Susan Stroemer.

800 familias del sur de la isla están en el área de riesgo. Según Willie Gordon, comandante de Bomberos, tarde o temprano tendrán que ser evacuadas.

0,4 grados, en promedio, está subiendo la temperatura del país cada 15 años. Las temperaturas mínima y máxima tienen cambios aún mayores.

En el sector afectado hay tres colegios y un hotel

El costado suroriental, ubicado entre Sound Bay y South End, es también el más expuesto a los vientos, la erosión y las tormentas.

Es habitado por unas 800 familias, en su mayoría raizales. Allí existen tres iglesias, tres colegios, un gran hotel, posadas nativas y restaurantes.

Dos familias de Sound Bay, cuyas casas cedieron ante el avance del mar, fueron evacuadas recientemente. Otras deberán ser reubicadas.

EDUARDO LUNAZZI
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
SAN ANDRÉS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.