Nota de la semana / El manejo de las basuras

Nota de la semana / El manejo de las basuras

Carlos Burgos Moyano

14 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Para la eliminación de estos residuos se han venido utilizando, con el paso de los años, distintas prácticas, desde su vertimiento en los ríos o al aire libre, sin tratamiento alguno, hasta los llamados rellenos sanitarios, pasando por las plantas incineradoras y los contenedores, para producir energía y abonos.

En el Villavicencio de la segunda década del siglo pasado, la alcaldía municipal asumió la recolección de las basuras que producían sus habitantes, escogiendo como destinación final el río Guatiquía, a donde eran transportadas utilizando una carreta de tracción animal que, con la llegada de la carretera, fue sustituida por una destartalada volqueta de platón y, posteriormente, por modernos vehículos recolectores con compactador incorporado. Pero las basuras continuaron siendo arrojadas al cauce del río, para que las arrastrara su corriente.

Tuvo que producirse una decisión judicial prohibiendo esa práctica en la última década del siglo, atendiendo a la acción popular promovida por un vecino (Jairo Miranda), para que se optara por una solución diferente: el relleno sanitario.

Se creó entonces para la prestación de este servicio, la empresa de economía mixta "Bioagrícola del Llano S.A.", asignándole como objeto el de contribuir a la solución de la crisis ecológica originada por los desechos sólidos producidos por sus habitantes y como propósito, el de de lograr un mejor manejo de la recolección, utilización, transformación, clasificación, disposición final y reciclaje de todo tipo de basuras y residuos (escritura pública No. 5.452 del 17 de agosto de 1995, de la Notaría 1ª).

Si bien la empresa logró la mira inicial, cual fue superar la crisis ambiental que para entonces padecía la ciudad, hay que aceptar que no ha cumplido a cabalidad su objeto social: La transformación y reciclaje de las basuras y residuos sólidos. Han pasado 10 años y el relleno se continúa efectuando en bruto, sin su clasificación previa y aprovechamiento económico. Esta labor ha venido siendo ejecutada por un personal de "recicladores" ajenos a la empresa, rescatando de las talegas de la basura lo utilizable, antes de su recolección por los vehículos de la empresa.

La tecnología empleada no se compadece, según los entendidos, con la concepción técnica y científica moderna, en la que se impone antes que todo el aprovechamiento económico de los materiales utilizables, a través de una clasificación y reciclaje apropiados, disminuyendo el volumen a depositar en el vertedero y aumentando la vigencia del mismo en el tiempo. De contera, contribuye a preservar el medio ambiente y la salud del personal que interviene en el proceso.

Los monopolios en los servicios públicos los repudia la ley. El alcalde tiene la oportunidad de abrir un concurso para seleccionar la propuesta que más convenga a los intereses de la comunidad, de las varias que hay sobre el tapete.

Por Carlos Burgos Moyano, burgosmoyano@hotmail.com.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.