Punto de Vista / Un mundo ligth

Punto de Vista / Un mundo ligth

Por Nelson Augusto López, Magíster en Desarrollo.

09 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.
 El mundo se pone cada vez más 'light'. A primera vista, los alimentos son el objetivo predilecto de la moda 'light': leche descremada y semidescremada, leche deslactosada y semideslactosada, yogur desnatado, café descafeínado, pan integral, gelatinas, mermeladas, chocolates, helados, postres, jugos y gaseosas 'diet'. Que no adelgazan, como se cree.

En los supermercados son habituales los consumidores que buscan estos productos supuestamente más saludables y formadores de estéticas figuras. Y consumidores normales confundidos que terminan prefiriendo el sabor natural de la leche y el aroma del café puro.

¿A quién se le ocurrió deslactosar la leche y descafeinar el café? Pues a la industria de los países desarrollados para hacerlos más digestibles y tolerantes a sus consumidores, que no tienen los resistentes estómagos tercermundistas del trópico.

El café descafeínado fue invento de un comerciante alemán perfeccionado luego por los gringos para atender a sus clientes de organismos sensibles. Lo bueno del café, además de su aroma deliciosa, es la cafeína que lo hace una bebida estimulante y diurética, pero al extraerla lo deja desabrido y sin el toque excitante. Peor si es fabricado con mezclas de café de mala calidad, como suele encontrarse en los supermercados.

Pero lo más preocupante de la cultura 'light' es el consumo del conocimiento. Siendo este el factor más determinante para la transformación y el progreso de la sociedad y la economía, resulta alarmante que su aprovechamiento sea hecho de manera superficial o equivocada.

Las regiones y países que admiramos por su desarrollo exitoso, lo han logrado porque hicieron del conocimiento y la tecnología elementos fundamentales. ¿Cómo? A través de programas de educación de gran calidad. Así han formado profesionales y técnicos de altura internacional que han liderado los procesos para mejorar la producción, elevar la competitividad y estimular la creatividad de la gente.

Me parece pertinente que Unillanos haya fijado entre sus políticas los programas de estudios orientados a las reales necesidades del sector privado, articulando así al Estado, la academia y el sector productivo.

Cuánto no perdemos con programas curriculares obsoletos o en fuera de lugar. Cuánto ganaríamos si pudiéramos reorientar los ingresos por regalías a capacitar una parte de nuestro recurso humano en las mejores universidades o institutos nacionales e internacionales, para que una vez formados regresen a liderar los procesos de cambio.

Falta voluntad y decisiones sabias de sectores políticos, desprendidos de intereses particulares y del perverso prejuicio de que educar a la gente es desmontar sus reinos de poder. Ellos verán si deciden hacer política grande e impulsar la revolución educativa, o seguir siendo reyezuelos miopes y mezquinos de reinos frívolos e insostenibles. Requerimos de políticos y funcionarios despolitiquerizados, o sea, menos light, menos estéticos y obtusos, pero más éticos y cerebrales.

Cómo le parece: En el reciente Congreso de Medicina Interna, llamó la atención la conferencia de un gastroenterólogo con el tema de los insoportables gases intestinales que han ocasionado el divorcio de varias parejas. Ahora que empiezan a agitarse las candidaturas a la gobernación del Meta, pronto veremos peleas y separaciones políticas por los gases causados por la indigestión de tanta ambición de poder. Una flatulencia de egos e intereses todavía más insoportables.

"Cuánto ganaríamos si pudiéramos reorientar los ingresos por regalías a capacitar a nuestra gente".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.