Jóvenes crean canales de distribución estilo 'pirata' para vender videos y música originales

Jóvenes crean canales de distribución estilo 'pirata' para vender videos y música originales

Esa forma de mercadeo surgió tras no encontrar otra forma de ofrecer sus producciones y por el hecho de que en el país "estén acostumbrados a comprar así, porque es más barato".

06 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La reflexión y la idea de la venta 'pirata' es de Rafael Rodríguez, quien pretende comercializar las 500 copias que hizo artesanalmente de su corto animado 'El hachazo'.

Por eso es que en cualquier esquina del centro de la ciudad, un transúnte desprevenido se puede encontrar a un muchacho de ojeras hasta los zapatos, que estira su mano y muestra unas cajas de CD's con la pregunta "¿Quiere un hachazo?".

"Es un corto animado que hicimos con unos compañeros cuando terminamos en la Escuela de Cine Black María -explica el vendedor-. Y ahora tratamos de distribuirlo, en los andenes y aceras, como si estuviéramos vendiendo algo pirata, pero es muy legal".

La idea, dice Rodríguez, surgió de las revistas 'catorcenales' (salen cada 14 días). Comprar un cómic de estos en Colombia era muy costoso, pero hubo una época en que se conseguían todas, por ser de contrabando, a 2.500 ó 5.000 pesos.

"Asumimos que si se le daba ese aire clandestino, la gente se iba a interesar más. Así abrimos una ventana para un mercado del cómic animado", confiesa Rodríguez, que estudia Audiovisuales en la Universidad Javeriana y piensa presentar este proyecto como trabajo de grado.

"La plata que se consiga se reinvierte para hacer más cosas. Ahora estamos trabajando en un mediometraje", dice frente a la pantalla del computador entre un muñeco de Flecha Verde, otro de la Guerra de las Galaxias y muchos hachazos en su escritorio.

Su propósito es encontrar otras formas de mercadearlos. "Voy a empezar a moverlo, porque no se puede quedar ahí como muchos cortometrajes nacionales que generan expectativa pero no pasa nada", dice.

De acuerdo con este bogotano de 30 años, el objetivo es llegar a producir y vender cortos que todavía no han sido vistos de forma masiva.

Rodríguez agrega que el diseño de la tapa y del empaque lo hizo teniendo en cuenta la 'estética pirata'. De esa manera, todo está relacionado con lo que buscan como producto.

Eso sí, algo que los diferencia de los 'piratas originales' es que la calidad de la imagen es óptima. Así, durante el primer mes de estar en la calle, han vendido 100 copias.

"Cuando uno les dice a las personas que es un animé nacional, se extrañan y preguntan: ¿Cómo así?. Por ahora nos ha ido bien. Creamos algo propio y lo comercializamos, pero no queremos que lo asocien como algo ilegal", cuenta Rodríguez.

¡Música, maestro!

Pero la música bogotana también se viste de parche y pata de palo para atraer a potenciales compradores. Así lo confirma el músico David González, de 26 años, que habla sobre la creación de Discos Zombies.

Tiene el proyecto de una disquera pirata, con grupos que quieran grabar, para venderlos baratos. Esto surgió porque los canales de distribución clásicos estaban agotados y saturados por la piratería. "Así que partimos de ella misma para poner los discos en la calle. Además, el prensaje con una disquera normal es muy caro y está lejos de nuestros bolsillos", dice González.

Él y sus amigos organizan 'toques' y conciertos para recoger el dinero para los primeros CD.

Su propósito es sacar dos discos de los grupos y un compilado de otras bandas que también están en el mismo parche, a finales de noviembre, con lanzamiento y todo.

Los Compadres Recerdos, mezcla de reguetón y hardcore; Chite!!!, grupo de punk y Tamal, "de chucu-chucu pero con instrumentos de música electrónica", junto a Mugre y Chatarra Fina, son algunas de las bandas del proyecto.

Como los reproducen con los instrumentos que hacen los discos piratas, con ellos se pueden hacer prensajes de cualquier número. Solo que trabajan con quemadores más profesionales que los que se pueden tener en la casa.

La idea es sacar mil copias del compilado, que tiene más gente comprometida, y 500 de cada uno de los otros dos, para venderlos a cinco mil pesos.

En este trabajo están involucrados, además de los músicos, ingenieros de sonido, y diseñadores gráficos.

"Ahí están conjugados todos los talentos para que cada uno aporte un poco de lo que sabe -destaca David-. Hay gente que sabe grabar y lo hace gratis, yo doy la plata para la prensada, otros hacen los diseños y el premio es poder editar el disco y mover las cosas".

Según los productores de Discos Zombie, utilizar las mismas herramientas rebaja costos.

"No se trata de imprimir una carátula chambona y fea, sino que a la gente le llegue un producto bueno y bonito", finaliza González, que reconoce que es el momento de aunar fuerzas, porque como él, muchos, en distintas bandas, han prensado CD independientes.

"Algunos han vendido bien. Por eso, Discos Zombie es un cuento de acumulación natural de trabajo. Sentimos que ya era la hora de centrar toda la energía y hacerlo en un solo punto", dice.

Irónicamente, tanto los de Zombie como los de El hachazo coinciden en que el día que vean uno de sus productos en versión pirata es porque ya serán reconocidos. Aunque admiten que no sabrán qué pase cuando la gente se pregunte cuál comprar: sí el original con estética pirata o el pirata con estética original.

WÍLMAR CABRERA PINZÓN
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.