Un 'cuento chino', el supuesto código de signos de ladrones para robar casas en norte de Bogotá

Un 'cuento chino', el supuesto código de signos de ladrones para robar casas en norte de Bogotá

Los símbolos le han dado la vuelta a América Latina a través de Internet. En Uruguay, un diario que reveló la 'noticia' tuvo que pedir disculpas.

04 de noviembre 2006 , 12:00 a.m.

El mensaje causó gran preocupación. Peligrosas bandas de delincuentes habían creado un código de signos para comunicarse entre sí con el fin de asaltar más fácilmente las casas y apartamentos del norte de Bogotá.

La advertencia, hecha supuestamente por la Policía Nacional, llegó en un mensaje de correo electrónico a centenares de personas en la ciudad.

Los "signos son pintados con tiza o marcados con algún objeto punzante en timbres de entrada, pisos, paredes e incluso debajo del felpudo de la entrada", decía la comunicación, bajo el rótulo de informe de inteligencia SET-PNP 2006.

El correo electrónico mostraba los 19 signos. El rombo significaba 'casa deshabitada'; el triángulo, 'casa ya robada', y la escalera, que en el lugar 'solo viven mujeres'.

"Si observan alguna señal, bórrela dejando la menor huella posible", decía el mensaje.

Historia con origen en Lima

La alerta agregaba que los signos fueron hallados en vehículos de los delincuentes. Pero el mensaje no solo se centraba en mostrar los códigos del hampa, sino que también sugería mantener las puertas de las vivienda bien cerradas.

Luego añadía: "Y lo más importante, rogamos que dé la mayor difusión posible a este comunicado, preparado por la inteligencia policial, entre sus familiares, amigos, vecinos, comunidad, centros de trabajo y estudios".

Así, en las últimas semanas, más de un bogotano recibió el correo electónico o se enteró por otras personas que había que revisar que ninguno de estos signos apareciera en su residencia.

Con una copia del mensaje en la mano, el edil Orlando Amorocho, de Usaquén, denunció la situación. Y algunos medios impresos y noticieros de radio y televisión le hicieron eco.

Amorocho precisó a los medios que la zona más afectada estaba entre las calles 147 y 170, sobre el eje de la Autopista Norte.

Y varios vecinos de Cedritos salieron ante las cámaras y señalaron con sus dedos lo que para ellos eran claras marcas de la delincuencia.

Sin embargo, EL TIEMPO pudo comprobar que los códigos del hampa no son más que un 'cuento chino' que le ha dado la vuelta a América Latina, desde hace meses.

Todo comenzó en Lima, capital de Perú. Allí, el pasado 24 de septiembre, el diario 'La República' publicó el reportaje 'Los símbolos del asalto', basado en un informe completamente verídico de la la Policía Nacional del Perú (PNP).

En el artículo, el comandante de esa institución, el general Luis Montoya, afirmó: "Es una acertada investigación del modus operandi de los ladrones". Precisando que, no obstante, "cada banda delictiva tiene su estilo y manera de actuar".

Pero semanas después, los códigos del hampa peruana se regaron como pólvora por Internet. Y en varias ciudades latinoamericanas empezaron a ser asumidos como propios gracias a una multiplicación de mensajes vía Internet que fueron siendo adaptados a cada ciudad.

En Uruguay, por ejemplo, el diario 'El Observador', de Montevideo, tituló en su primera página el pasado 12 de octubre: 'Descubren un código para robar viviendas'.

El texto decía que los códigos los había descubierto la Policía de Montevideo. Pero al día siguiente, el rotativo tuvo que escribir en su primera página un titular que decía: 'Pedimos disculpas a nuestros lectores'.

Los 'blogs' analizan el caso

En Argentina, el tabloide 'Diario popular', de Buenos Aires, abrió su edición del 8 de octubre con el siguiente titular: 'Ahora marcan casas con grafitis para saquearlas'.

"La policía bonaerense detectó una flamante modalidad delictiva que viene generando una verdadera psicosis en la población", subrayaba información de este medio.

Y la misma situación se repitió en medios de Bolivia y Chile. Incluso, la leyenda ya inspiró a varios autores de blogs en Internet que hoy analizan cómo cayeron los medios en este engaño.

Uno de los que más letras le dedica al episodio es un blog denominado 'Curso para lelos, la absoluta carencia de rigor periodístico'.

En Colombia, la cadena sigue circulando. Y no solo en Bogotá -donde la Policía Metropolitana le restó credibilidad a la información- sino en varias ciudades del país.

A este diario llegaron varias de esas alertas. Una de ellas, enviada desde Cali, decía: "Es bueno recordar que lo anterior se está dando en Bucaramanga y Cúcuta, pero nada de raro que ya lo estén usando por estos lados (Cali). Verifiquen en sus casas".

Incluso, el pasado 27 de octubre, la Policía Nacional emitió un comunicado en el que desmintió que los códigos del hampa se estén usando en Barrancabermeja (Santander), luego de que varios medios difundieron allí la noticia.

"La modalidad delincuencial del 'felpudo' no ocurre en Barrancabermeja", se llamó el único comunicado que hasta ahora ha emitido la Policía Nacional en todo el país para enfrentar el efecto espuma de esta leyenda urbana latinoamericana.

La verdadera historia

En Lima (Perú), la Policía halló efectivamente estos símbolos en varias casas de barrios netamente residenciales.

Según la información publicada por el diario 'La República', esas señales fueron encontradas en los distritos de La Molina, San Isidro, Surco y Miraflores.

Pero el rotativo peruano señaló que los delincuentes no solo dejaban las marcas en las casas.

"También dejan propaganda publicitaria en las puertas de las viviendas y a los días regresan; si no las recogen es que no hay nadie", le dijo a ese diario Manuel Canales, gerente de una empresa de seguridad limeña.

De hecho, la Policía tuvo que incrementar la vigilancia sobre una vivienda donde se encontró la 'X', es decir, que los habitantes estaban de vacaciones, según la interpretación de los códigos de los delincuentes.

"Acá se trató de una información real, ventilada por todos los medios, y asumida directamente por la Policía", relató la periodista Paola Pineda García.

3.193 El número de viviendas asaltadas entre enero y septiembre en Bogotá. La cifra es inferior a la del mismo período de 2005, cuando se reportaron 3.223 casos.

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.