Desde el primero de enero, relleno sanitario Doña Juana no recibirá más basuras de Cundinamarca

Desde el primero de enero, relleno sanitario Doña Juana no recibirá más basuras de Cundinamarca

El alcalde mayor, Luis Eduardo Garzón, dijo que solo renovará hasta el 31 de diciembre los contratos que lo permitían porque se cansó de la improvisación de los municipios del departamento.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

"Somos solidarios y por eso hemos recibido las basuras. Pero lo haremos solo por un tiempo más porque ya estoy remamado de ser solidario. Las improvisaciones de Cundinamarca no las puede seguir cargando Bogotá", dijo el Alcalde.

La molestia de Garzón se debe a que una solución que el Gobierno Distrital había aceptado por ser temporal, como era la de recibir 500 toneladas diarias de basuras de 47 municipios por cuatro meses -hasta febrero de este año-, terminó extendiéndose por 12 meses y podría alargarse otro tiempo más.

Tales hechos tienen como origen la medida del Ministerio de Ambiente que ordenó el cierre de todos los botaderos del país que funcionan a campo abierto. Mondoñedo -ubicado entre Mosquera y Bojacá, en Cundinamarca- fue uno de ellos. Así, quedaron afectados 48 municipios que depositaban en este lugar las basuras, entre ellos Soacha, Cajicá, Facatativá, Tausa, Silvania, Chía, La Calera, Cota y Sesquilé.

La suspensión de Mondoñedo creó una emergencia ambiental, la cual fue declarada por la Corporación Autónoma Regional (CAR).

De ahí que el Ministerio y la Corporación le pidieron a Garzón que recibiera en Doña Juana esas nuevas basuras, mientras el relleno sanitario Nuevo Mondoñedo quedaba listo.

Desde el 4 de octubre del 2005, 47 municipios comenzaron a arrojar en Doña Juana 500 toneladas diarias de desechos, que se sumaron a las 5.600 producidas por los bogotanos.

Esas nuevas toneladas de basura han reducido, hasta ahora, la vida útil del relleno en un mes, cuando se espera que tenga espacio hasta el 2015. Según se indicó, también está afectando la operación en Doña Juana, pues el transporte de las basuras municipales es antitécnico y antiambiental; y está causando incrementos en los lixiviados producidos por descomposición de las basuras que, de continuar así, pueden terminar en el río Tunjuelo.

Sin otro lugar

El relleno Nuevo Mondoñedo, donde 48 municipios de Cundinamarca esperan depositar sus basuras, no estará listo antes de enero del 2007. Por ello, alcaldes como el de Tausa, Rodolfo Ortiz, y el asesor de la alcaldía de Soacha, Ricardo López, dijeron que el hecho de que no puedan llevar, por un tiempo más, residuos a Doña Juana, "creará una situación ambiental muy preocupante para los municipios".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.