¿Por qué películas extranjeras llegan a Colombia con títulos que no coinciden con los originales?

¿Por qué películas extranjeras llegan a Colombia con títulos que no coinciden con los originales?

'Peligro, colombianos trabajando' es el caso más reciente de traducciones desafortunadas en la cartelera.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El original: Alguien voló sobre el nido del Cucú; el que nos tocó en Colombia: Atrapado sin salida. El original: West Side Story (La historia del lado oeste); el que nos tocó: Amor sin barreras. El original: The Sound of Music (El sonido de la música); el que nos tocó: La novicia rebelde. Como estos, son miles los nombres de películas que jamás coinciden con los títulos originales, por defecto de traducción o conveniencia de mercadeo. Lo peor, que se exhiben en nuestras salas muchas veces con nombres que rozan el ridículo.

El crítico de cine Mauricio Laurens recuerda, por ejemplo, que Easy Rider, el clásico de finales de los años 60 con Jack Nicholson, Peter Fonda y Dennis Hopper, fue titulado para Latinoamérica Busco mi destino, que no tiene nada que ver con el filme de Hopper que, utilizando a un Easy Rider (motociclista), crítica duramente a la cultura estadounidense.

"Son nombres a veces oportunistas, caprichosos o estrategias de ventas. Otras, parece que fueran puro despiste", comenta Laurens y apunta que Play it again, Sam (Tócala otra vez, Sam) por una escena de Casablanca, protagonizada y escrita por Woody Allen, fue conocida aquí como Sueños de un seductor.

Claro que hay casos más recientes. Uno que nos toca es el de Peligro, colombianos trabajando. Se trata de una película de la francesa Brigitte Rouan, en la que, primero, los colombianos no son los protagonistas de la historia y, segundo, el nombre original, en ese país, fue Los trabajos: se sabe cuando comienzan...

Carlos Llano, gerente de distribución de Cine Colombia, que trajo este filme a nuestro país, explica que en México, desde donde se distribuye la película para América Latina, el nombre del filme era Peligro, hombres trabajando. "Como tenía algunos colombianos en la historia, le cambiamos el nombre para hacerla más atractiva en nuestro país", dice Llano y agrega que generalmente los filmes llegan a nuestro país con el nombre que les pusieron para toda la región.

Otro ejemplo reciente es Nueve orgasmos, en lugar de Nueve canciones, la polémica cinta de Michael Winterbottom, en la que una pareja tiene nueve relaciones sexuales, por cada nueve canciones en concierto que aparecen en la cinta. Otro es Open season (Temporada abierta), que se estrena hoy (viernes) y que se llamará en nuestra cartelera Open Season: amigos salvajes.

Ingrid Cadavid, gerente de mercadeo en Colombia de Columbia Tri Star Pictures, dice que los títulos son puestos por un supervisor de mercadeo para América Latina, que estudia los originales en inglés y luego les solicita a los gerentes de sus territorios que den sugerencias para el nombre en español.

"Hay que tener en cuenta que muchas de estas películas, por ser estadounidenses, a veces sus nombres no tienen traducción al español o no, uno comprensible, así que tienen que acomodarse a nuestro público", explica Cadavid.

Claro que hay algunos nombres más que buenos para filmes que, de lo contrario, nadie los habría comprendido, como Escrito en el cuerpo, por The Pillow Book (El libro de almohada). Otro podría ser Contra viento y marea, para Breaking the waves (Rompiendo las olas), de Lars Von Trier.

"Otra que merecía el cambio era Un long dimanche de fiançailles (Un largo domingo de noviazgo), cinta de Audrey Tautou -opina Laurens-. Es claro que el título deja un mal sabor, ¿pero tenían que irse al básico extremo de Amor eterno?".

Otros para olvidar

Full Metal Jacket, de Stanley Kubrick, se llamó Nacido para matar. Boogie nights fue cambiada por Juegos de placer. Romancing The Stone llegó a Colombia como Dos bribones tras la esmeralda perdida. The Shaggy dog (Un papá con pocas pulgas): ninguno es bueno. Otra fue Walk the line (canción de Johnny Cash), que le dio el Oscar a Reese Whiterspoon, aquí se llamó John y June, pasión y locura, como para telenovela mexicana. Otras: Crash, (Extraños placeres); North by Northwest (frase tomada de Hamlet), de Hitchcock, se llamó Intriga internacional; Pulp Fiction (novelas sentimentales) se cambió por Tiempos violentos; Brokeback Mountain, (nombre de una montaña) por Secreto de la montaña.

JIMMY ARIAS
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.