'Rata astronauta' volará en un cohete hecho en Villa de Leyva

'Rata astronauta' volará en un cohete hecho en Villa de Leyva

La nave deberá llegar a una altura de 80 mil metros (no alcanzará a traspasar la atmósfera). A los 20 mil metros de descenso se activaría un paracaídas. El vuelo durará unos 10 minutos.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El roedor, llamado Hermes en honor al mensajero de los dioses en la mitología griega, es preparado por un astrónomo y una estudiante de sicología, para que active un paracaídas faltando 5.000 metros para tocar tierra y aterrice sano y salvo.

El lanzamiento será en marzo de 2008. Sin embargo, desde ya, el pequeño animal, de seis meses de edad (macho), es preparado para que la misión sea un éxito.

"Ojalá que no corra la suerte de la perra Laika, que murió en plena misión cuando la lanzaron los rusos en el Sputnik (1957)", comenta entre risas Hernán Charry, un caqueteño de 55 años que combina la astronomía con la astrología, y gestor de esta idea.

En esta aventura galáctica, Charry no está solo. Lo acompaña Lina González, una estudiante de sicología, de 21 años, que abandonó su buena suerte en los reinados de belleza (fue reina del Acero, la Cebolla y la Paz), por el mágico mundo de los cohetes y las estrellas.

Juntos dirigen un centro de astronomía que realiza anualmente un encuentro de lanzamiento de cohetes artesanales, y un museo (Kosmos) con más de 200 naves y piezas aeronáuticas que Charry fundó hace 8 años y que son parte de su colección privada.

Hermes es entrenado para que se adapte a la velocidad, a la fuerza de gravedad, al casco y al uniforme de astronauta. Con este proyecto se busca hacer un aporte a la ciencia y fomentar la cohetería en Colombia.

Un vuelo hacia otro mundo

"Hermes es muy inteligente, aprende muy rápido", narra Lina González, quien desde comienzos de este año tuvo al roedor en un laboratorio de la Universidad Antonio Nariño, de Tunja, donde en poco tiempo aprendió a dominar un circuito de luces. Lo compró en la Universidad Nacional por 30 mil pesos.

El cohete donde será introducido está en plena construcción. Al contrario de otros artefactos que Hernán Charry y Lina González elaboran con cajas de whisky y botellas de gaseosa, será mucho más sofisticado.

Medirá cinco metros de alto por 30 centímetros de diámetro. Llevará una tonelada de propulsores líquidos (oxígeno y alcohol etílico). El motor, de acero, tendrá 375 kilos de fuerza. En la parte superior habrá una cabina presurizada con oxígeno y una especie de colchón de agua. Ese será el lugar desde donde el pequeño ratón 'comandará' el vuelo.

Este es el experimento más avezado de Hernán Charry. Aunque desde los 16 años elabora cohetes, nunca ha hecho uno tan sofisticado. Sin embargo, está seguro de que con su vasta experiencia logrará sacar adelante este proyecto, y que de paso pondrá a Boyacá en un sitial de honor en el campo de la ciencia.

Sin embargo, necesita apoyo. La construcción del cohete y su lanzamiento costarán unos 40 millones de pesos. Por eso, desde ya toca puertas para conseguir esos recursos. "Hermes irá al espacio, sea como sea".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.