Asesinado comerciante luego de herir a policía en Boyacá

Asesinado comerciante luego de herir a policía en Boyacá

Durante la celebración de la confirmación de su hijo menor, Ulises Cárdenas Romero bebió más de la cuenta y convirtió la fiesta en un funeral.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Víctima del alcohol, el reconocido sastre del municipio de Paz de Río perdió el sentido y empezó a romper a puños las vitrinas en las que durante muchos años había exhibido sus mejores diseños.

Con la ayuda de la Policía lo tuvieron que llevar al centro de salud, donde le realizaron curaciones a las heridas que se hizo y luego lo llevaron nuevamente a su hogar. Sin embargo, continuó ingiriendo licor y sobre las 8:00 de la mañana, revólver en mano, empezó a amenazar con quitarse la vida.

Su esposa y sus dos hijos abandonaron la vivienda y luego de escuchar un disparo dentro del inmueble se dirigieron a la estación de Policía local para buscar la ayuda de los uniformados. También llevaron al sacerdote y a la personera del municipio, preocupados porque temían que Ulises se hubiera suicidado.

Cuando abrieron la puerta de la casa e ingresaron, Ulises disparó su arma en contra de su hijo, uno de los uniformados y el sacerdote. En medio de la confusión, el policía Julio César Romero Melo, de 38 años de edad, se desplomó luego de recibir dos impactos en el abdomen y uno en la ingle, que le atravesó el colon.

El uniformado, que lleva 16 años al servicio de la institución, reaccionó y disparó su arma de dotación en cuatro oportunidades contra su agresor, causándole la muerte.

El uniformado ha sido intervenido quirúrgicamente dos veces y permanece en cuidados intensivos en el Hospital Regional de Duitama.

Cárdenas Romero, quien tenía 45 años de edad, además de la viuda deja a una hija de 22 años, un hijo de 19 y un nieto.

Familiares del muerto aseguran que el arma que usó es un revólver calibre 38 corto y que lo había adquirido legalmente para su defensa personal, en su labor como comerciante.

Según las autoridades, Ulises tenía problemas familiares y en varias oportunidades había sido protagonista de escándalos con su esposa y sus hijos. También habría anunciado permanentemente su intención de quitarse la vida.

El comandante de la Policía del departamento de Boyacá, Jaime Alberto Suárez, dijo que el policía evitó que se presentara una tragedia de mayores proporciones. "Este tipo de casos son lamentables desde cualquier punto de vista y estamos adelantando una campaña para disminuir los casos de violencia intrafamiliar que constantemente se presentan", dijo el coronel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.